Domingo de serie

Domingo de serie: Black Earth Rising (BBC 2 y Netflix)

posted by Omar Little 17 febrero, 2019 0 comments
Vergüenzas de estado

Black Earth Rising

Hugo Blick ingresó en los altares de la ficción televisiva británica tras proporcionar The Shadow Line, un fogonazo noir más oscuro y turbio que un almuerzo con el comisario Villarejo . Años después volvería a la palestra con The Honourable Woman, una miniserie que anticipaba su nueva criatura, este Black Earth Rising que lo vuelve a entronizar entre las grandes molleras de la tele inglesa actual.

Un trabajo que  pone el foco dramático en una joven superviviente del genocidio hutu, criada en la Gran Bretaña, quien removerá su trágico pasado cuando su madre adoptiva, una eminente juez, decida procesar a un héroe nacional de la causa tutsi. A partir de este instante, y siempre bajo la mirada combativa, idealista y terca de esta joven, y a través de sus ocho capítulos, la trama irá desentrañando las heridas abiertas y latentes del genocidio ruandés desde despachos, tribunales, gabinetes y salas de juntas. Un minucioso y ambicioso recorrido por todos los estamentos enfangados en las vergüenzas de ese genocidio y en los hilos de poder que intentan mantenerlas fuera del ruedo público.

Tal entramado de intrigas, poder y corruptelas se aviva mediante un fornido ejercicio de thriller político y judicial. Black Earth Rising aúna la densidad explicativa de lo que secuestra el núcleo narrativo de su historia, con una apasionante capa melodramática personal y familiar alrededor de los secretos que va desvelando esta chica, y una no menos absorbente telaraña noir (con algunos estruendos que la emparentan con la obra seminal de Blick) adhiriéndose a los nobles héroes que intentan volcar luz, verdad y justicia a los infames acontecimientos que configuraron esa tragedia nacional y que, años después, siguen cobrándose víctimas en el escenario presente.

Pese a la densidad con la que Blick decide escarbar en las fosas comunes de crimen y vergüenza, sostenidas por parte de la comunidad internacional, el producto sobresale por una clarividencia expositiva brillante. Sus elocuentes e inteligentes diálogos evidencian la clase de su showrunner a la hora de diseñar unos guiones que, pese a lo intrincado, terminan guiados por una luz de cierta claridad (no digo que no conlleve algún esfuerzo seguir la historia), apoyadas por un cadencia rítmica encomiable y un trabajo actoral de genuflexión, especialmente con ese descubrimiento que es Michaela Coel (AKA Nina Smone de la causa tutsi) y el siempre irreprochable John Goodman, como un Atticus Finch de la justicia internacional.

En este laborioso laberinto por los actores, los verdugos y las victimas de una atrocidad con capas de negrura y sin esclarecer, Blick no duda en repartir pullas a uno y otro lado, incluyendo ex imperios colonialistas y su prepotencia moral y judicial arrastrada de esos tiempos. En ese sentido, Black Earth Rising no esquiva ni un estamento, ni una rama, ni un agente a la hora de desnudar las vergüenzas en el continente africano, en concreto, las acontecidas en pasado y presente en Ruanda y la República del Congo. Es como si se hubiera reencarnado en David Simon para reseñar las operaciones judiciales, económicas, políticas y morales en el país del coltán, y lo hiciera, además sin perderse en sus quiebros (a veces algo forzados, también hay que alertarlo), laberintos, callejones oscuros que pueblan su guion. Por si aún no quedaba claro….sí,  estamos ante la primera satisfacción notable de la temporada.

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.