Domingo de serie

Domingo de serie: Bojack Horseman (Temporada 1)

posted by Omar Little 29 noviembre, 2015 0 comments
Caballo perdedor, justo ganador

Bojack horseman temporada 1

El mes gratuito de Netflix ha reportado cuantiosas ingestas de ficción, unos binge-watching de madrugada que ni las after party en la roulotte de Pocholo. Entre los productos llevados a la vena se ha saldado una vieja deuda con Bojack Horseman, ese caballo al que lo expertos señalaban como un pura sangre y que uno no había tenido la oportunidad de montar hasta hace escasos días.

La animación adulta norteamericana es un campo de tiro tejano donde uno entra entero pero nadie le asegura volver de una pieza. La libertad que permite el formato, no solo da alas para los argumentos más surrealista e inesperados sin que por ello haya que optar por un despliegue de medios y presupuesto mayor – imbatible por ejemplo el capítulo que recrea un ciego de pastillas tomadas para escribir las memorias de Bojack en tiempo récord -, sino que a la vez da fuelle para saltarse las normas, e instalarse sin miedo a penalizaciones en lo políticamente incorrecto. Una irreverencia, canalizada a través de una lengua mordaz y ácida, y una mente perversa, que es casi inherente a la animación adulta más gamberra de yanquilandia. Padre de familia, South Park, Beavis and Butthead, son claros ejemplos.

Bojack Horseman encaja en esta animación adulta. Concebida como una sitcom por Raphael Bob-Waksberg, la serie sigue los avatares de Bojack Horseman, un caballo que saltó a la fama en los 90’s gracias a una sitcom familiar y que ahora vive olvidado en Hollywood, como un actor de pacotilla al que la gente confunde con su personaje del serial que interpretó años atrás.  A su alrededor varios personajes que confirman su estatus como estrella caída en el patetismo. Una escritora negra (a quine pone voz Alison Brie) escribiendo sus memorias y a quien Bojack no consigue que se enamore de él, un piltrafas parásito viviendo en el sofá de su chalet (Aaron Paul), un odioso compañero de profesión que se liga a la primera, una gata exnovia y agente. Algunos representados en forma humana, otro como animales que simbolizan esta fauna singular e incomparable asentada en Los Angeles alrededor del mundo del show business.

Porque ahí es donde van dirigidos la mayoría de dardos de esta serie cómica, porque por mucho que el protagonista, a quien presta su voz Will Arnett, sea un caballo, aflora bastante verdad en ese dibujo satírico y cargado de estereotipos  de la vida de una pseudo estrella hollywoodiense. No falta cierta mirada afilada al mundillo de Los Angeles, ni tampoco el coctel de sexo vacuo, drogas y alcohol que subraya la forma antihéroe de este protagonista que padece, se mal comporta, y se pavonea como muchas estrellas reales. Un personaje que parece una reencarnación animada de Charlie Sheen.

Como éste, un representante, más que nunca, de la tragicomedia que se esconde en las bambalinas del Hollywood más terrorífico, porque como expone este producto, es un mundo de bajezas morales, despiadado, carnívoro y cruel, y todos esos golpes se los lleva este protagonista del que se siente lástima, más que cualquier otro sentimiento.

Y ahí radica la virtud de esta serie que proporciona. más allá de las carcajadas, notas crueles, simpáticas, verídicas, dramáticas y entrañables alrededor de un personaje atrapado por la maquinaria hollywoodiense. Una comedia revestida por una crueldad dramática muy de carne y hueso.

7

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.