Domingo de serie

Domingo de serie: Brassic

posted by Cesc Guimerà 11 octubre, 2020 0 comments
Los trapicheos de la Inglaterra olvidada

Canta Barrett Strong al dicho de que el dinero no da la felicidad, pero sí ayuda: “Las mejores cosas de la vida son gratis / Pero no puedes mantenerlas con pájaros y abejas”. Ni con el trapicheo y el menudeo de marihuana en el desamparado norte inglés con el que sobreviven nuestros aquí protagonistas. “Ahora dame dinero, eso es lo que quiero”, sigue el tema inicial de Brassic.

La serie de Daniel Brocklehurst (Shameless, la original británica) y Joe Gilgun, Rudy en Misfits y Woody en This Is England (disculpas de antemano por si se escapa algún Woody), se encuentra en Filmin en su segunda temporada y con bienvenido e inesperado giro. El crecimiento de los capítulos, 30 a 45 minutos, permite a Brocklehurst mayor soltura formal y ahondar en el perfil de unos personajes que crecen como la serie, paradójicamente profunda, en la denuncia desde lo más absurdo, mundano y vulgar de la eterna encrucijada norteña: ni oportunidades, ni perspectivas, ni esperanza.  

Sin poética del perdedor, la juventud olvidada de Blair, niños que crecieron en un pueblo que no ofrece nada, sobreviven en un submundo criminal y popular de ladrones de poca monta y mafiosos de regional, de situaciones hilarantes como el robo de un pony Shetland que desencadena la acción, planes maestros destinados al fracaso ideados por Vinnie (Gilgun) un cabecilla bipolar –trastorno del propio Gilgun en la vida real– entre chapuceros atracos, encontronazos con un policía folla-perros, combates de boxeo clandestinos organizados por desternillantes gitanos a lo Snatch, un granjero brexiter y el universal kitch mafiosil, tan paletos en Hawley, Cambados o un pintoresco pueblo siciliano.

Todos los referentes son los correctos*. “A la mierda la clase media. A la mierda el Guardian. A la mierda tres días festivos al año y hablar de tonterías en las cenas. A la mierda la quinoa. A la mierda las velas perfumadas. Que le den a tu gente y a tus hijos pijos Tilly y Tarquin. A la mierda la crema hidratante y las vitaminas. A la mierda el lacrosse y el tenis y los 18 hoyos de un domingo” suelta Vinnie para abrir la serie en plena persecución automovilística con la policía por el norteño campo inglés, cual Renton y Spud a la carrera por las calles de la capital-europea-de-la-heroína-Edimburgo. 

Cien por cien anti-convenciones sociales, anti (acomodado) mundo adulto, descarada, malcarada, enfadada y confusa, Brassic señala y denuncia desde la carcajada. Tan efectiva como un dramón de los de Stephen Graham que invitan al corte de venas o si más no a auto-tatuarse con tinta Bic: “No somos víctimas, vivimos de manera diferente”, afirma Vinnie. Se trata de tener tus amigos, reírse y encontrar una forma de sobrevivir. Eso de que la vida puede ser dolorosa, hasta infernal, pero sobre todo no es seria.

marco 75

*También la banda sonora: The La’s, Angel Olsen, Cypress Hill, Billy Idol, PIL, los Stooges, Idles, White Stripes, Courtney Barnett, Beastie Boys, Prodigy, Perfum Genius


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.