Domingo de serie

Domingo de serie: Catastrophe (temporada 4)

posted by Omar Little 28 abril, 2019 0 comments
Sacrificios conyugales

Catastrophe season 4

Una comedia romántica solo necesita de un par de ingredientes para transformarse en un producto apreciable. Eso sí, bien licuados y cocidos, como ocurre con Catastrophe, esa pequeña gran serie que disfruta menos gente de lo que se merecería (afirmación basada en las estadísticas perceptivas de un servidor). Y es que la ficción liderada por Rob Delaney y Sharon Horgan ( pareja en la vida real y protagonistas de la ficción que escriben y manejan ) llevan ya cuatro temporadas encaramada en la primera línea de este tipo de producto con una fórmula a la que resulta difícil dar réplica: una química hilarante entre esta pareja que expone en pantalla las vicisitudes internas, y poco románticas, de la vida en pareja.

Un serial que arrancó con ese encuentro sexual de alto voltaje entre un empresario de Boston y una chica irlandesa bajo el signo inesperado de un predictor malavenido, lo que obligaba a ambos a replantear sus vidas y juntar caminos en la ciudad del Thamesis. En esa cuarta (y última…snif) entrega, la pareja, ya padres de dos criaturas, siguen expuestos a las verdades risibles de la vida conyugal a través de ese ingenio que los lanza a zambullirse en situaciones absurdas y embarazosas. Aunque si por algo se distingue esta comedia anti romántica es por el reclamo realista que trasluce bajo ese fulgor cómico. Las interioridades de cama, mayormente discursivas, de este matrimonio fuera y entro de la pantalla rezuman veracidad sin perder ritmo, e, incluso, resaltadas bajo apuntes agrios y ácidos.

Una característica que la hace resaltar sobre el resto. Aquí el romanticismo queda sepultado por la ordinariez de lo cotidiano, por los conflictos de trazo humano que hacen que sus pareja protagonista resulte tan próxima.

La temporada en sí arranca algo dubitativa, desacoplándose del hilo de la anterior, para ajustarse, poco a poco, a los nuevos conflictos de la pareja: el alcoholismo, el mal entendimiento con otros familiares, la vejez , la percepción de la mortalidad, unidos a los troncales de otras temporadas: las distancias culturales, la madurez mal afrontada, sus fuertes personalidades chocando, la pérdida de apetito sexual, los ajustes entre vida laboral y personal en tiempos de igualdad. Unos apuntes que encuentran su cúspide, y el mejor reflejo de lo que define este producto, en un brillante capítulo final, marcado de nuevo por una tragedia inesperada (que a su vez sirve de oportuno homenaje a otra pérdida: la real, la del mundo real) que siembra esas notas de incertidumbre, angustia y acidez impropias del molde en que se formulan este tipo de comedias (anti)románticas.

Catastrophe se va así en lo alto de la producción cómica, inagotable en esa complicidad hilarante de una pareja que ha sabido filtrar sus vivencias íntimas en un producto sincero, fiable, gamberro, atrevido, estable y hasta conciliador ante los sacrificios que supone la vida al lado de otro. Una ficción de las que te arrancan sonrisas y carcajadas y de las que apena despedirse de sus personajes.

7


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.