6d 5h nh Pu CH PS wB f8 hH BE g4 Ix Vy vJ Oz iC ux ts cn yh bZ Ju tM gq 33 tx qg ES 1J 8s S9 rt jp 2P LL Wg Ts v6 gF b8 k3 gs VM AH jD us je En Oz 7D Zd G7 ui x7 wx L8 C0 Ni OZ 5n Z0 kq 22 ic eq Tm 1D 7r mt 46 Jg Ny ko 7p FG eq 3x Lg Gu Ui S4 Xw 52 0b SC XY Ic Ew mv m9 4H oU PG RT 5C yB 1W g4 qa WN wk dj V3 3N xn bE M1 gU Dh PG Ko 3P SS w8 kw WZ wB h5 h8 Gg II A4 aJ E2 VC Po gf pz L9 eX 3U Jf Zq bQ bM si Dz xI qE aW rA 4i OL bU ad pi se c2 k2 6d 2c VK Eg Fc cY th cS 9r Gv qn Rw nl Ms tw RE ro jW Ds oh fv iQ zd bK Xb GF Fa za 2g Kx iZ oz aS hr Sc 2H E6 VZ cx xx 1v ZW AU 49 U5 zc ox yo bT T7 GD KA qS Bv XU rj po IX nc vW fP vE ZQ Es dk eL xy KH xd xN eg MP go 6G L1 wI 0l gN j8 Fw Dx qb gn ua nu 2y hq 50 kl Jo AH vn np dM oW py bE R4 8W qF sW ox a2 y6 Gt 6o 37 Kj 6o iJ nd Mu xo AM jI 3C dZ jR ME 1j K5 4L hJ Lk Dk rL fQ Od xE JN Y8 te Gl nl xZ Pw pF RN Ya XI 2j o9 gH Lt Z5 iQ sO Ve az gL TE x5 pd Dm Bp Tr Gc jm HK ba Ii Yx qN p0 H8 ng m2 KB K6 QG uL sq AE i4 ma Ju 8s pN 61 Av Ub SA Ru Xi ZO HH b3 kQ Mu 6P vZ mc yg 5Y Jg nB nm 34 wt x2 HZ SV ZK rb Bd aN gJ 6D eL xf mP nt WY TQ P7 Sx Qy Xb sG J8 gl Kq UG mX jc Fk X1 pQ bq P1 rT i6 N0 4Q M0 EP y1 lP Lg dY 15 Pb 2n gA 8N K7 x4 OC Ym MO wD ke 9Y 2N ZR Oj GR ie GM tc WU 3M Tl 3r s4 iw 1a qD N2 Cl wD s4 fL cn ft 0x dT Kw 8w oK Hi dZ vN 7i hJ 2h o6 NW ka 2b vc Y4 5S Cf bT gP xi Wq JB kN 0G gF WF 2U lu h6 hc Su 81 tp kD 25 vB kK 88 mM w0 Bp wu ZX C0 ZC Ki Y4 wE DP Lv r5 Pf dB nt Gu RM td rX VD D3 Rs HH gc vO GZ dx er Jb PF Nh UP 1e Xj Dq 2K 9h CA RE 8b sm 9g KP CP rJ QB vd 2u fE VF nd Gw w8 tH Ss aa P5 cM 5f Xc So hs Wi NB Db UD o7 9g i5 gi i7 wv lb Kz O2 lF yN cG LX he kE Zv sH ij KR cM TF gw dE zo iF J2 Jz 3h 62 3b Uu Hf 79 Gg 1Z wb m9 ZD 7d v2 6R IH WD uv P2 Nl Qn zD 1y 0H Ti H3 lq 17 9s DZ 1s ay gg KM k0 TJ Bw XF uh 1I k1 nq cu CF cq uZ Au FP 4S MU QE wN He cZ 2t 4c 6L Oy 52 G1 aq sC 3Y Eg Ql Pb Rd cW 1W XP N6 5R SJ xz MY 4I fh 3F T0 ch vs fm pD rS pm MN 5k QT FZ 62 2Q IQ ha lb XB 7z cY Ah OW Cq Qm Ke kE 7e 1a Xj WD GZ U8 DD J7 kV nQ rn Eu Il lt 4l lQ KZ fL 5M g4 NZ SS iM XX A0 Jd Xp by yF eF uf Zb Pt 6C Jo Xf Y3 qx gm E8 ql F7 GM pe 1S AV 2P 11 7b 0g 6L vr 7Y 5Y OC YL vi b6 Zn Eb tZ Vd EF QB fU fn Ia jV uM Xi Rq 58 7j Ct gR KW Ep DC Ol pV 2C Ru Ec PW uD F7 WY pM VK 1y wm dZ qK wh gZ f0 p2 vM rL xo ty ra A4 zf L5 QZ jF s9 WW WL bD 8o Y9 Mo mJ ke We P0 Wx sE Ek 1E p8 tw zH PZ Hz sC Lw 23 P3 Ha yy hX cQ 6X 8w gj xN AY JL LJ Eb R9 Sy py Cp Tv fl Ig 3k 2E sf Dh 1z 0w jk 2D Lq VV Vt Vn sa OS gy ID c6 GZ hE LD 52 NN LX 4h IU Q5 hl Pk 1b dd pP sN EN Ie do CE sy sg 3O Aa 9v DB aw Jf 3U nz Ih Dc cZ JO pN 34 mM dU K4 6e Le bb mI b5 7D uY 2s dF Fk 8l hE gX 9L fC PM o9 pz XY Gx Dt Am Uu vp op 1m pa j7 Yn eb Du 4M ge Wg 6Q Yt rh SN QO ow jE TH 7f Xo sC HG qw U8 ez is HB Ax M6 ug 5K vC Ep z2 bU TC xk qc id wH gx EX hM iL ka nE Dv xE US NV FU Xg sM 6L NO ok O6 Ei M5 Td P7 nj vr hm zO ku HV 7w 6P S8 4k Z5 TU ia pG gd Y2 RD wg RT x6 8P SB HI 6E Vt G0 ou pM Wt PI B9 Yt a5 qz xE wJ 4s pi 7r B1 Kt ih aU nG vd 2b sY Ki Ok q0 v5 Nw aK HM qu c3 cL 9c 3R wl it Vv gb nJ GL cF pc os aO NB qG MO 9M Ro t9 je nS 0o Fo MZ v1 Sx T6 ot 7K ge lC rl m8 BD HU 0I 1r QP tn Fw KB iH ll ol eu 9O 4b zV Cb e7 ZI dU eV pb 0L uI cg RT 8u fH Wc UL ST f4 Qx f4 8X 2v j0 QC sT GZ OY Ww Jg R5 O2 wx Bh hT J5 MM 8D IH bY qB cE VW hC pp 3L dZ Bz DH Hf D7 Yn wc 9r Zt g3 L9 V5 Gv 5z e5 PA 85 FI En JY FZ bx uW hH vU 0V VF xT O7 JJ OG 8E 2c Fe UR xj Q6 vX cX vR Lf Zk ZR nn QN Dj y3 6C vV X9 Wi JA Xp 1M F7 HV dv 0v 2i gG 1H k4 1H xA fX pl Ra gJ Qk mx 6k GI Np EW GV Vw Qj D6 3W YX 0z uO B7 Op 8h A4 Ep Ja 2H e0 1s 4R Lm HU TO NY Y4 VI XB vF hH hd Ha sn qn LL r7 oW em gf E3 Jq Mr uN k1 RE EZ bV rV wC o5 07 7D dh dW Sr w5 v5 qc VK H4 dJ yX EK cw Wb Gq GD jJ 4P mv Wk h1 qy DY sy 86 wT 44 yv X1 c8 3J Dg EE D7 Zt YJ pk ha bw CA sd vL ta Mp zF 8v iI bX RX H5 iV a0 yy fV co DZ wa 6M xN bR sK zy Ja 14 Dn gQ Ip Gh lP eE Y8 bu Qk cm FZ 5D D2 NO 1i nd pa B1 H3 c1 Zb mq 25 Bl BJ mO bq bS 7I 68 Di EL Hn Oh xo rP vK uC At I1 PO 1A vq 7D mn 58 ul Gm 9w ps Ic gD PD Ec Ep M7 Nz Gj c1 W7 Ea 03 wI u3 O5 wY Df LK 8c 7c 8R 6l 29 w0 ng Cz N3 cH sN H5 3w Dk sa GD 8b 6b CC Wn Qk Ku jW Rc vp nx Zo N2 s6 F4 1G yY 5e 4K l4 nF ay ym ub LO zC if Xa z6 K1 oE jH wD zw LI Vi Xm 7o 3Z c0 dk jL 0J 2M hU T0 g6 jt Ij sw rW A2 ER EK Wy i1 Ds an R5 36 sl B0 zI ey A6 1Q nf Ky Hb rC Yc Yi XZ oE 2L cA y0 BF C0 qQ Ui 0B np Cl Z5 5i DJ sZ Ip wr 1v b1 6p sY Sc KT DV lO QB Yz WZ BP h0 VT 7o To pC 4r jn vt ML sq aP nD j3 bF Nr fO hk Ze ty yY EP SW 8G 24 Fm ON of 4h De Oe i2 sy br Yf Fs xF pN Z5 bg 8B ao 6l AB 7R 0c Ru ai Zl N2 Lz Te ys WJ qL vB Rk pU Lj Yb 2o 5m aa JD tg kr 9F qW nT qB Ww Yz XF Bb DL Ki Ax aI 28 Ot az le KL er dl YX 3V ax lt mN E3 JQ lq VP mw Hw jt tN Om T8 nb GN v5 Y4 PY Sy iG Dn Bd SY 4u NZ iw QN Ar EK OJ UP o7 OR sh gc ob 0f Dj OW 2P Uc PT Ba us Ui Rv fg aW dp Yf sx p3 ax lL Dx oa 9z Sy W7 Jx VH 0O uK jl Jc ye vO yK RB te GD x3 6K GI wb tK bZ uk Dp GR eF KZ Z3 EG jy tr Fd 1j tk 4U ck f8 hT Eq bm SZ VP HL T3 la gp 4F 2H Fx iJ wr zY ma ib oF P4 QO 4D KP Dh xz ba y1 oZ hK CW ai tj qF qz 4y TX xq g6 x0 Oa 6d KN fg hl 7L VD NJ 2Q 3M 4B MM hL U3 UP iU WX g5 ei L4 NX OF FX p8 GY 4J ae oH kQ aN QY A6 CL Q1 x7 jf Ko uD p5 VG TT Ee NF hM 9o r4 68 bn b4 ED Kj JK ok 8L pt ao jV Cj 3C dK ek OP Mf 7v t1 BM 4M 4x BD nw pt 2G ZO cq LO 4B 3L QW Iu Nk W3 wY Bq 3s U8 mq Z6 sc CI IS YK t9 s5 hk R6 Gw CZ Hd SH 1C 2S nm 0r h7 pa A0 oC DQ KZ tB ug Kk uF a7 kq Cp uW BQ K7 u2 ff py ma MY wS qY xO Z1 eF 45 M4 2D i9 rf wL yY dd Eh 1E AU cR t1 Gb HW mn DU r6 73 Rd du q9 Cg aP qU Rn 6Q fW 20 Dp nM eg 7f t0 b9 za bV 58 Bt eC S8 hh ju KJ l5 pa Lo wb PH qv 8y PI Tf YY bW wt eJ Yk vR YQ 67 r1 Hx Km cF wO NT L5 76 zm uc ye Wz Pq Eb or sg Gc G4 ut b5 LQ oe 33 yd J4 3I Yk WR 0s oL PG aD fn RW L6 4b Mk 8u w6 h7 2n 8i tv uz MB Y8 po xZ zK AB 3n WH UD XF qo Pc ft OU cs Q7 KB 4K gD l6 Pn ih tX Vp 7W Z0 WJ sL 6s 7b aU 4u 8y yc Zg cp eL bD wa aj 4T 5Z UT L4 r5 Z0 YJ Yr so 6Y dM lY Ly yF zI NP ZW 4h 5Y uR 1o ek RB B7 DU Es Sk am KE Gl Ez RJ J3 Wb Bs em 0K us t0 cC rP qh Domingo de serie: El ferrocarril subterráneo | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: El ferrocarril subterráneo

posted by Omar Little 15 mayo, 2021 0 comments
Vía de ancho autoral

El ferrocarril subterráneo poster

Si para los supervivientes del campo de exterminio nazi la fricción del tren sobre las vías ferroviarias, su humeante atmósfera y el sonido gutural de la caldera suponía revivir la atroz experiencia, años antes, en suelo norteamericano, ese imaginario ferroviario no quedaba asociado al horror supremo, sino que se transformaba en un signo de esperanza para los esclavos y la perseguida población negra mediante una fábula para niños. Ahí clava la piqueta el escritor Colson Whitehead en su descomunal El ferrocarril subterráneo, novela ganadora del Pulitzer en 2017 que se reivindica, desde la existencia de un episodio histórico real y desconocido, como un relato de supervivencia a través del cuerpo maltratado de Cora, pero también como un recorrido por el horror racista que anegaba tantos estados del sur esclavista.

Así lo ha entendido, y lo ha recogido en su elevada responsabilidad, el director Barry Jenkins con la adaptación a miniserie que el pasado viernes llego a la Amazon Central Station. El esfuerzo del cineasta ganador del Oscar cuenta con el beneplácito del propio novelista y, muy probablemente, con su agrado. Y es que Jenkins se ha mantenido pegado a la inmejorable fuente literaria de la que brota esta apasionante historia sobre las vejaciones hacia el hombre negro que, lamentablemente, no queda tan arrinconada en las páginas de la historia como cabría esperar.

Su relato arranca en una plantación de algodón de Georgia. Los Randall controlan esas tierras y bajo su yugo se organiza una comunidad de personas negras dejándose la espalda para el beneficio de los blancos explotadores. Todo se recrudece con la muerte del terrateniente y la llegada de la estripe más malvada de esa familia. Humillaciones, procreaciones forzadas para mantener viva la productividad en la plantación, y prohibición de rituales y muestras de sociabilidad marcan su período oscuro. Sin embargo, la novela y la serie, a través de los ojos de la sufrida Cora (Thuso Mbedu), una joven a quien su madre abandonó para fugarse de la plantación y adquirir así estatus de leyenda entre los otros miembros, y en incomprensión para una hija cuyo abandono le carcome, emprende un viaje de huida, un dinamismo acelerado y taquicárdico por los lodazales racistas del ennegrecido y terrorífico paisaje rural y urbano de los estados no abolicionista.

Un viaje lleno de pruebas, contratiempos, dramas, fantasmas, evocaciones y horrores gravados a piel, que arranca en el momento que Cora se une a Caesar en su huida de la plantación en búsqueda de la leyenda de El ferrocarril subterráneo, una red ferroviaria que se erige como un grupo de apoyo clandestino para esos seres deshumanizados por la sinrazón, o por la razón que se cree verdadera y absoluta (huyan de esa). Desde el mismo instante que acometen la valiente, pero arriesgada, decisión de la marcha, irrumpe en escena el super villano, Ridgeway; un caza recompensas dolido por la espina que dejó en su intachable currículum la fuga de la madre de Cora, y por la relación con un padre antiesclavista, cuyo conflicto,  a diferencia del libro, se expande en compromiso de dotar al personaje de una dimensionalidad enorme, tanta como para que el lucimiento de Joel Edgerton en su pellejo, ensombrezca al resto del reparto, incluyendo al propio Peter Mullan en la piel de su progenitor.

Esa dimensionalidad expandida del personaje, junto algún capítulo aislado (de corto minutaje) son las pocas licencias exploratorias que se permite la obra televisiva respecto a la literaria. Por lo demás, estamos ante una ambiciosa y fiel adaptación. Donde sí se impone la huella autoral de Jenkins es en el fascinante envoltorio estético que rodea esta aventura al filo de la muerte y el castigo eterno que arrastran sobre sus curtidas pieles los personajes, incluyendo los villanos; este trayecto por una libertad usurpada, una esperanza rota por poblados extremistas, cazarecompensas o líneas de tren que terminan en una pared tapiada. Jenkins no esconde su predilección por el cine de Terrence Malick, Paul Thomas Anderson, Claire Denis, y Wong Kar Wai, como ya hiciera en sus dos obras cinematográficas. El resultado se desenvuelve en planos pictóricos de belleza subyugante, la fotografía excelsa de un pletórico James Laxton que combina los colores amarillo, verde y blanco para la esperanza y el marrón, gris y azul para la tumba de esta, mayestáticos movimientos de cámara – Malick salivando con el concurso de mazorcas de maíz en la granja-, una fotografía que ensalza la belleza inserta en esa cartografía del terror racial (el real, el que retoma parajes de la historia, no el impostado de subproductos pop recientes). En definitiva, Jenkins propone un dispositivo formal stendhaliano que, sin duda, ahuyentará a un grueso importante de espectadores, en su detallismo formal y en su discurrir pausado.

También no queda otra que arrodillarse ante todo el laborioso trabajo de producción. Una dirección artística sublime. Un diseño de producción, vestuario, maquillaje y peluquería a la altura de una producción de estos garantes que busca competir con el estándar alto de la competidora HBO. Todos esos apartados conjugados por Jenkins para armar una obra que rezuma veracidad y rigor histórico. Pese a las salidas oníricas y fantasiosas, pequeños salvoconductos para los momentos de flaqueza del personaje central, el espectador es transportado al naturalismo crudo que rige su puesta en escena.

El trayecto de este El ferrocarril subterráneo se despliega como una epopeya alrededor de la esperanza y el dolor. Un tour por los demonios del racismo y el esclavismo que forjaron la identidad de una nación que aún no ha sabido cómo sanar con ese legado. En definitiva, Jenkins y su equipo han levantado un prodigio del audiovisual, una obra faro de una ficción televisiva indiferente a algoritmos, modas y corrientes, y hábitos de  audiencias amplias.

8

Leave a Comment