Domingo de serie

Domingo de serie: En Casa

posted by Omar Little 14 junio, 2020 0 comments
Hacia una narrativa confinada exprés

En pleno pico de la pandemia, cuando la zozobra y la angustia era tan epidérmica que ir al supermercado era similar a jugar a la ruleta rusa con Christopher Walken en un antro clandestino de Vietnam, se avistó un riesgo de desabastecimiento en el mercado del streaming. Con tal de paliar ese vacío, que en las próximas semanas se intensificará, HBO España reaccionó rápido aprobando este serial antológico ideado y planchado en tiempos de pandemia y confinamiento. Para llevarlo a cabo decidieron reclutar a cinco directores jóvenes y lustrosos del panorama español actual: Rodrigo Sorogoyen, Leticia Dolera, Carlos Marqués-Marcet, Elena Martín y Paula Ortiz.

El primer requisito marcado por los capos de En casa es que la serie se rodase con un móvil, sin equipo técnico, ni personal de apoyo, y sin saltarse el estado de alarma ni sus restrictivas normas. O sea, tirar adelante un relato con los medios a disposición y sin salir del hogar. El apremio con el que se desarrolló el proyecto, y lo limitado en tiempo y recursos con el que los directores seleccionados parieron y plancharon sus artefactos, es algo que se nota sobre manera en el resultado final. Una capa de irregularidad prácticamente inherente en cualquier proyecto episódico. Y este no ha sido la excepción.

Algo que queda muy visible en el primer cartucho: “Una situación extraordinaria”. Rodrigo Sorogoyen, uno de los directores más perseguidos y atractivos del actual panorama del cine español, abraza el fantástico en este fallida composición de un romance doméstico marcado por el recelo y el desconcierto en el momento que irrumpe un elemento fantástico El propio director y su pareja Marta Nieto se prestan a este juego de doppelgängers que parece mirar a Vigalondo y a “Coherence” (James Ward Byrkit, 2014) pero sin los resultados deseados. Por primera vez en su carrera, la tremenda versatilidad de su autor se ve cuestionada.

Es sin embargo la siguiente, “Mira este vídeo de gatitos”, la mejor muestra de los cinco relatos agrupados para este producto. Elena Martín pone su sensibilidad al servicio de esta bitácora visual alrededor de su confinamiento al lado de su novio y otros compañeros  en una especie de taller/comuna de algún barrio en la periferia de Barcelona. Lo que al principio parece un retrato de una bohemia de limitado interés, pronto el tacto y la agudeza emocional de Martín se imponen, edificando un relato que expone, con ternura y clarividencia, las interconexiones entre estos compañeros de piso y la extraña y mansa realidad confinada que comparten en un tiempo que parece congelado.

Lo de la Leticia Dolera raya la tomadura de pelo. “Mi Jaula” es un trillado y flaco relato de una relación tóxica a distancia en la que la actriz y directora interpreta a una joven encerrada que descubre los celos obsesivos y tóxicos de su pareja gracias a las pantallas y al distanciamiento durante la cuarentena. Tímidos flirteos con el terror en este corto anodino.

Por su parte, Marqués-Marcet eleva de nuevo la propuesta con un mosaico casi abstracto de imágenes domésticas confinadas y pre-confinamiento. Su adaptación sui generis de la novela “Viaje alrededor de mi cuarto” de Xavier de Maistre consigue acumular interés gracias a ciertas atmósferas y percepciones ambientales que se alejan, curiosamente, del estilo empleado en sus tres largometrajes.

Paula Ortiz termina con un aprobado justo con “Así de fácil”. Una comedia en blanco y negro que parte de la llegada inesperada de una amiga a casa de la directora y actriz por culpa de la ruptura con su  novio en pleno estado de alarma. A través de capítulos que manifiestan las fases de la ruptura (homologables, a su vez, a la fases mentales por las que pasamos muchos durante la cuarentena), Ortiz traza una a ratos divertida y desinhibida comedia con un final inesperado.

Recientemente, hablando alrededor de la ficción en la era del Covid-19 con uno de los directores involucrados, el autor de Els dies que vindran hizo hincapié en la necesidad de dejar discurrir cierto tiempo para medir el impacto de esta pandemia en los resortes dramáticos y los terrenos de la ficción. Si bien En casa se incrusta directamente en esta “nueva ficción”, no hay ninguno de los trabajos que resuelvan los sentimientos humanos en el nuevo marco (quizá Martin sea quien más se aproxime). Así, la ficción de la HBO España prevalecerá como un experimento específico de un momento histórico – con cierto interés extra para los cotillas que quieran descubrir los domicilios de sus autores-, más que como el traspase de esa situación a una nueva gramática audiovisual. Como dijo Marcet, hay que dejar pasar el tiempo para entender como el audiovisual recoge toda esta situación.

4 marco

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.