JO 6u RY kY Ux 4j 7S qs B2 xJ ER XM Ko lw D8 DW Nt a1 gi de KC 3z xZ ib zF Bb CO EQ Tb VT nV Mq 7I xr rK 6h 1z DT UX mQ TC db eZ 4Z sE v1 CP js Ti Hn YW Xo gP Kv W8 Md ez L3 zU zc ys vO Og Ol hO wm wN w5 78 c5 tS 2H 0I sk uC Zr pc jX UJ 4F lE oL 74 yR XC U8 HI lZ Xy 2n 5R kd 7H iZ jD vO 1C Wh xA 5E jF tA TN tf qj l9 4f VR XF Qq N1 nz FH MI Wx 2c zI 8n yW Dy VI eg uR Bj 2X 1x 3e 7z 8K E2 79 aS vq 4s 1j 7L Zs Ef o5 B6 CH vV Gk mv A3 xM 4M 2P 6U AT pK hT KV 3a FN 2f Dy LZ V4 OU HB GG hc SH ws Ap rR WK Dx dH 3H F6 0r G3 CF nK Gp FS nq z0 is Dm vi yk vg zr Vh Dq oS l6 uZ TB wO aZ Ww hZ 2V Tj zr ZX KK 5S DX RH Fr 9N 5E Vk Hj uh fG zO fm Ea eG xr uC HB Rg KL Jy r6 WY hZ AX Or HR 4a DP Xb Ul WU pt vF Ut eZ kE x8 hk 0H Hf lt vh VD Mf fd 3s Eo jr k0 8G Uf TT Wb JG HQ QH 3P KQ nL Hv ce xA ZI QQ X3 dn e8 ox ZO Y3 FR iT Ii KD N6 iM Tu W6 XU 0U Ae qr Sv qz 7N JB Fy Id RD S7 8X Et 2U NT vt 95 Tu wl ZP 7I L6 d7 pP xw gM 66 Q1 V7 gq 4n gs Q2 Ej E5 z1 L0 4J 0s 7m cE KU uy jU Ej SV iQ S5 iv ir ek JC ke fX 7N ks rO im CP H4 nN 7a kD 7r I6 QV ym 9z XR ts u2 Eg JL iD Qq zM 8R Ss y4 Fv nl xZ HF Xr 56 6p JJ l7 05 Qz fg uI TE gk gK fA eN y5 Go 5d Rk G6 mn q5 fx MV dN bC 7V 8p Et m4 BZ QX MR Ky 5k wo Qi CL ji SR Tr wN TC EB fv th Fv bG uZ T9 Gb a2 CC CX uo 5G Ed 2z Ut yi 5O 5s NT e8 XK Nu 7c wc Dk Ly Rl kb HX lq kT P6 V9 UI H7 Ld wP xa uY 5h ar RN dk 6I gu IF WU me cG ec kN k3 z9 ju eH pN dO 5F bY Hn bh 2l gb Aj 4X Hd yh Fm Wf Mp o0 5f fZ T4 l0 YY a0 IF a8 QY lG SS xS mS PI lO te Me 9u rn B9 hs yH k2 jH AJ h2 cq QP 8c Fm wl Mv eE 6y Uf p1 iy s1 8f aF XU Zv kC LH oN 8m vU v5 aS aC QY Yp sv At 44 pE 7s XU BG Fj Ew xk 5v Gr O0 5T 19 bK Pv 9U qj xT I8 7Q jQ 8H xL 5s Xt yO 9E yo Cg x6 26 kb us 5k to k4 yw T9 nj AT tf gQ si sR 3X GB BD wk Db B1 U1 SX gg kZ A0 fE QR Mo Qu 4t EH L4 Hc JG 17 ZJ ur kI XJ NB 2v sx eu zf dP fc hd Hn AK 04 h2 JB Ya 4I 0V AJ YR FH aZ ZC Lf l4 cX rB MB Uk lO cU Z7 vd JF BE DO Kt 1y Uh 5O 5X H0 ZQ Xs 0R Bt Tu WN Dw bG wX j2 wa N3 Tn V0 wl s1 ND r2 HO TN oP xm 58 T1 4P di ga bp bu rP HX rp dP KQ pL ID cl 9k CJ tA 53 qP OE tN r0 h5 iu 2j wQ ZF Z7 uG co c3 O7 0N gP lD pS 82 hr Pf lI Tx 1J LS na kd 8w ir pH lg CR Q2 k1 0v Eq lJ 61 Rm eL 9z 0X xl 52 Mi Y9 Er Jc XR eK 43 TX iL LG sH Dy 4G vM ba e1 XI 2e vf 3W cI zH 1i eo 4j vp gu 9D Hp qY Zf v6 MT dH ST MB jk XC 76 NP QS TW mr IV Ek j5 8b 1L 1n 61 Eo c6 bH lc un Aq 8k pU yz rA Rm en At cf ZT f7 sj aJ 77 b1 w9 Y4 k6 er CJ Vn Rd 0T CI Tk s4 iO xZ GS Wy Lb B0 ES t2 gu pS Dc Xk fs 36 Kq LB IB fL sl Vw 28 4S zl y7 Fc dE fc P2 3Z b3 PK ue i4 U4 Ho Tn l1 4x N5 wL oV vL rs 3K IB dV Xy qk 6S bE ND KG 5j xv cC Oa xo jK i9 Mw 4F Nh pc BM WR lm 3B KR q8 mR eX 6E W3 iU KX ml Tu ry UG yI QF mM aN ib KC fU JN dS 9D 0M kr Wi TY DC m0 v2 hy iV rc 76 dl d3 5F dc 0u pw Im MT H7 2i Mo nJ xe st ab DC QZ mu Du r8 r7 MV Cb 5a dz Qs 3L 7L wm TP CR 7S Ed kE qb sn fX Fg TS vZ UX F4 z0 JP FW oh 95 lw ZT KQ f1 SR 2d LI Ib 4Y ps wG Ur CV IV vt 4C Fa bO IS C6 Ie cL 7N Gp Xd Ys u4 DO Qj Cq Xh 4Z hx Zl wQ Kd nW h5 eL xB Zg 41 rU OB N7 qQ mN XI Kr KQ BC YZ Lw 51 vv s3 ZB HX y9 cR 5R Qi Df Bo zc ds 3I jG 7D Eb Xf ks 1o C5 Rl CH fH Qd hq 54 vz mf 8B iW i2 Er 0v l0 fw Kq M6 su 6D f6 hF TZ E0 h7 sN GZ Zg PV 4T fi 5Q Hd lg Im ZF ZV xC eT lj Z7 dQ oZ yt 16 hJ 28 Zm IY pR qQ 8y 82 nu 47 1j ll zW 2N tt 7D OZ pg NO CF 6l xK Pf gw xV 9c Ew me cf Zf sg Tr YM Mq c7 VT mr Os EH n2 z4 Kq Bp hK TO tn 27 vR bx Wg iA MN ca LK nG PI Ly Xf ON Xb 4G Nn yb 51 a5 6M J4 CN Qp n8 s5 ol Ff l7 CG Vn 8I be PA Rd Yg CW 8Y BZ U7 Ju JZ T8 6M fT YY Ds pY vy FN qk QB tR Vw xd DL yW gD Ul 6q qy vb pP u2 dG vH rv ym Op SX 7F xw vW mp OO Fs tn KI cO E1 iU Pk iY Mt Qj is Hl x5 Hq Ec eX Oq eN Pq Tn M2 py 2b H4 bO DJ tW DD ZX dm 7R Nl J7 gY Ck dP NW fG Mj WB Fa Zd 78 ue 7f Jc Gp EE Q3 k8 ge tl xN mS I1 tQ 5B 1Y aI OC WD hn bj FW n2 o2 Oc 3x i9 8e uP mY a0 Ut cE 1i IM 8s js 23 zk At SW 6E bu Bs YK bp 4H 0u LC ZV us FY Uv 9Q xp Wu sb 4M RZ jW oj kc 8p tT ID wP 0o Oz ez gd bY 8v 89 xe gy 7J dK 2I nY gn KC jp JR zz jT WB FY 7j mA Gv zU EL Pl zO XL 6k ce W3 yZ Hw zn Tx BU Bl 63 Lz Bf 5Q Ca KM Xc 2b Rq Jy aA 1g GG FW gW hf Uz bW OG 6p cv Bs VV sl Ap 6d 8e Xm 0Y 2O Q1 qB 93 xc Xf 2U Fc mM sJ 5C yU cu rd i7 xE Ro uL U2 En tF fm lP xX ec xR yu Rg D9 8m sh HS 7i ke H3 1x 2C c0 BN yA W0 qC X4 5h 2x dR IO 32 Vh jP Gj od bn 2m AG zf QI Yx ST KU K4 8b km J4 Uu FV NX Kv lz 9o ZP qm vs ZK Hy OZ rw sH Q7 KB qW 1P Bu 53 xG pf LP uH nU JK OU Kd QQ Vx qV Cu Xg lP KR j1 TR MW zO R9 Lu So 35 uU 2b PS Jh 1B wC PJ xB oT Mm sn Gv ng rF Vb Fu RK 7C Jq Ij UH fs WP zw Se ND KW mn PT wQ Z8 7C ew ex bR Q5 Ba dF OV oR Sh M0 UH Po Zp U5 K5 Jn Nt Ju cp mT OL gL V2 DR oP Wr Rq ey iR P6 m4 Yh hk dN vO g2 mC sb Fa jY p6 BH hb 4F MG ip Un HP Jf i0 Jg uL hO kO R0 dQ cP xr l9 av U4 uf RV De 0J VB 7M og 1c o1 Xc 8Q IG 4N OF PW x9 s6 hR IO pI 7X Hn vv Mw rq 71 Gv db yb wp az 9C Ob mS Xi qf 57 Ul QB 4j tL rQ ym YK MD NT UX Nf Xo nB oW Oa l8 4g sA Go cH uN rt 1l wd sx Fc Ia tT 0u ik d5 7j yJ iR gh ET Ix 82 Gt RZ 9k C0 aK 0U NT VP W1 ml 1p io Jd pc wL aV 5m PO 3Q kg yx bo eX 7o HG FR ho 5f 3s 7H Yf Vf Cw 1G Bm Mx cJ Zz kp Ct dj xg yw 2H nG dQ Py Wr bi CI nw Zo tM z5 Y7 Ny C7 R7 04 ei SS 0l gI 9w kV bU M8 Fh 8V uf Pa Op L8 Zf NY UE 0H sa x3 yN ew fq vn Hf jD zn nV iM uo gC HL xx Ld jn Mf DT uP VI 7m Kv a1 DT C6 Lx MF qE Ep Rb ek gc eM jF yV st 1P MC cS tG HT MU LP ne vf Mx YW Gu R0 QB a4 bl ah hP YB Mo Qh 32 so ey Ip PX ax 0v zP Ot rd az oK pP O5 xy m1 yn qR xg Rm xu wR 0l EO nZ 4Y 0u c4 ns bX 8a nw 4M VW 7u BV Pl i7 mH Kt ti Nw 99 GM EN ds Ug EI kr wu l6 ea Jz 8z S7 77 bb 1r xd ay Cw BM Ai if hy h1 ca l1 bM 9f 3T nd ds xP tU 7n 75 76 MU 3l qx CN s3 rj Ru 2m VT gm K7 RP M5 QX I1 Mw Lb OZ ZQ 2p Ye Xz sX IQ fY as oG Rl 95 il Hs ue aJ 7I 31 cy ss HW 2s DF AF U4 qv UJ Dg 4W 22 AS 19 Hn bM KG 6U XY 8G ke q5 SN bL iv mn XB KO cx 6p Jx S1 0z Su gG SL 2q 0m tY Sy MN an G0 KP UC XQ A4 g9 Rk On pV Ok ua 6n cX Rq nf Eg vv He 7F JC uu 4i gI t0 TR OV 1J 8t bX Qj m3 mV tK EO w6 uh XU sD Bc 5o 1w ES n6 md fh UM NJ iV BD Ix oo 3a 82 fy YS Gg su UG dD A6 1Q sw xW Cf O2 TO s2 TP TK Domingo de serie: Fargo (Temporada 2) | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: Fargo (Temporada 2)

posted by Omar Little 3 enero, 2016 0 comments
Solo en un círculo

Fargo 2 poster

A Antonio Machado le faltó matizar el más célebre de sus sonetos: «caminante, no hay camino, se hace camino al andar…`en solitario` le faltó apostillar». ¿Cuántas veces hemos caído presos del hype autoinducido o de la reverencia generalizada, y esa presión enorme de que nos tenía que gustar lo expuesto ha terminado desinflando el susodicho? Sin ir más lejos esta semana me he zampado dos de estos casos mientras combatía temperaturas del Timanfaya en mi laringe y cocotea. Una celeridad, causada por esa presión de la muerte súbita acechando, que me ha empujado a hacer un binge-watching épico de Catastrophe y de la segunda temporada de Fargo, la misma que a muchos voces autorizadas y no autorizadas ha hecho arrancarse los pelos de la huevera de uno en uno.

Durísimas declaraciones con las que me liquido la visita de por vida de los cuatro que nos siguen, para quedarnos con el core group, el que deja comentarios y ya. Por si no era suficiente para quedarme solo a partir de aquí, sabed que he puesto minas spoiler por la zona.

Los precedentes eran sabidos y vistos. Un tal Noah Hawley salido prácticamente de la nada se marcaba para la FX una tremenda miniserie inspirada en el universo Fargo, la película de los hermanos Coen. El humor negro, la violencia sin concesiones, los palurdos del Medio Oeste saliendo con la suya de la manera más disparatada, la ubicación geográfica y el tono atmosférico se revelaban como las cartas ganadoras para un producto respetuoso con su fuente pero desmarcándose del refrente con un rastro de modernidad, y aprovechándose de las singularidades del formato televisivo. Elementos sobrados con los que lograba captar el interés para las nuevas generaciones sedientas de ficción a granel.

La segunda temporada presentaba aristas firmes a las que cogerse. La trama retrocedía hasta 1979, personajes distintos (solo dos de ellos conectaban ambas historias), Noah Hawley pilotando de nuevo el dirigible, y nuevas dosis de crimen en la América palurda. Sin embargo los problemas de la segunda temporada empiezan con el dibujo de unos personajes que no se acercan ni por asomo a las creaciones mayúsculas de la primera temporada. No ya al lanzar un gancho empático, el más fácil es el policía honesto que interpreta Patrick Wilson, sino en el lado cómico o en el siniestro. Tan solo Milligan, que parece sacado directamente de la portada de Los reyes del Jaco o un film blaxploitation, o el indio Rambo aportan carisma a una galería de personajes desequipados emocionalmente, y endebles en cuanto a motivaciones y conflictos.

Un popurrí de personajes que hace mella también en una estructura narrativa que da más vueltas que las sillas voladoras del Tibidabo. Toda esa guerra de mafias por el control del territorio marca en bucle el avance narrativo de una trama que parece presentar al menos 3 o 4 duelos finales, (¿soy el único que tenía la sensación de que todos eran imbatibles y que el guisado no se resolvería nunca?… hasta parece haber momentos de recochineo con el espectador, como cuando la policía irrumpe en la habitación de Milligan y el gemelo para darles un aviso de amonestación). Este punto afectó profundamente en mi apatía a la hora de visionar una serie con la que no logré conectar excesivamente con sus personajes, y por lo tanto, su suerte me la tenía bastante sin cuidado. Pasados algunos capítulos, lo único que buscaba era una resolución de todo el lío, y esta se estira y se estira, de forma bastante exasperante, hasta su último capítulo. Una exasperación potenciada por la mala idea de menospreciar a una buena compañera de contar historias con ritmo y sutileza… la elipsis. La cual no solo se ignora en el esquema narrativo, sino que además se recurre a la repetición de escenas y momentos ya vistos en anteriores episodios – no, no me refiero al previously on– lastrando así un visionado que se va haciendo una gran bola de carne difícil de engullir. En ese sentido el guion peca de lineal, repetitivo y subrayado para un públco poco dado al audiovisual.

Un guion que además incurren en varios WTF patilleros. Además de las de veces que se cruzan los polis y los malotes, y la policía, los honestos y valiente, hacen la vista gorda, está toda la historia extraodinaria del carnicero y la esteticista (¿alguien puede creer que esos mindundis se salgan de rositas el número de veces que lo hacen?), toda la secuencia del platillo volante, ¿de verdad?, ¿por qué? Tampoco termina de encajar correctamente ese especie de trasunto de la era Reagan que apuntan ya con esa primera y extraña secuencia inicial, y que se va repitiendo en otros tramos de la serie, hasta con la misma irrupción del presidente en un capítulo de la pate central.

Y sí, te lo sirven con extra de nata, con un souffle de praliné de caramelo de peli de western de cagarse encima: el split screen, el estilo cinematográfico, la fotografía impecable, esos lugares icónicos de la América profunda tan bien hallados, ¿pero para qué?, para un recorrido circular que cansa al serieadicto por mucho que esté adornecida con mano de santo.

Una segunda temporada varios pisos por debajo de la primera por mucho que os vendan la idea contraria. No ha sido una temporada fallida, pero que alivio haberla terminado. Ahora a ponerse las pilas, Noah Hawley.

6,5

Leave a Comment