Domingo de serie

Domingo de serie: Fosse/Verdon

posted by Paloma Méndez Pérez 2 febrero, 2020 0 comments
Cine 1, Familia 0

Fosse/Verdon es una propuesta de FX que a España ha traído HBO a la que la que expertos y compañeros han premiado con galardones y buenas críticas. Quizá sean conscientes de la verdad tras una creación que sorprende por sus interpretaciones y su buen hacer en mezclar grandeza con la más absoluta miseria personal. Fosse o Verdon dan para una serie cada uno y juntos para una película de Bergman. Menos mal que se dedicaron al musical porque las luces y las coreografías ponen belleza a unas vidas que si bien eran extraordinarias en lo profesional padecían de las sombras en lo personal.

Dicho esto, basta comentar que el visionado de este regalo de HBO concuerda con otras creaciones como The Meyerowitz Stories de Noah Baumbach en las que la creatividad viene acompañada de una actitud extremadamente egoísta para cualquier cosa ajena al torrente artístico. Ambas creaciones por cierto tienen a Dustin Hoffman en común, el protagoniza la historia de Netflix y fue él quien dio vida a Lenny en la película de Bob Fosse cuyo rodaje se recrea en la serie.

Sin embargo hay algo que difiere de ambas historias. Si bien el personaje de Harold profesor de arte y escultor, podía permitirse ser artísticamente un avaro y estar fuera de juego como padre. A Bob Fosse se le puede perdonar lo segundo, pero lo primero es difícil dedicándose al cine y al espectáculo. Más sabiendo su gusto por la teatralidad y lo aparatoso. Eso significa gente y dinero y eso solo trae productores, auditores y más gente a la que agradar. Eso un hombre al que las carencias afectivas se le ven a un kilómetro.

Otro caso de libro es Gwen Verdon, su pareja sentimental quien hizo un nombre en Broadway, ganó dos premios Tony y protagonizó Chicago y Children Children. En el cine quedó para curiosidad como una de las viejitas de Cocoon. Al igual que su marido, pero con algo más de apego emocional a amigos y familia Gwen Verdon es una figura exitosa y dramática, un espíritu bondadoso que se deja arrastrar por un marido quien la chantajea de todas las maneras posibles. Llamémoslo maltrato profesional el que emplea un descontrolado Bob Fosse a quien la gente deslumbraba por su genialidad. Le dan cariño, le cuidan a la niña y hasta le acomodan en una clínica psiquiátrica. Lo que sea por un poco de atención del gran hombre.

Gwen Verdon la mujer detrás del mito aunque sea solo por el impacto de la personalidad de Bob Fosse. Dejemos impacto por no poner disgusto. Gran mujer, excelente bailarina con una carrera larga en la que supo adaptarse a los distintos requisitos de la industria.

El beneplácito de Nicole Fosse, productora ejecutiva de la serie, e hija de ambos Gwen y Bob, es la confirmación que necesitábamos para entender que lo aquí se nos cuenta no son ganas de poner verde a estrellas que no se pueden defender y que si esto es lo que sale de tus propia hija o es muy honesta o la terapia es buena de verdad.

El casting de la serie es un acierto absoluto y la lluvia de premios que les ha caído no hace más que corroborarlo. Michelle Williams llora, baila y canta como si lo hubiera hecho desde pequeña y Sam Rockwell como Bob Fosse pone otro nivel en una carrera que ya le ha colocado donde los elegidos. Ambos con una dirección artística detrás que nos conduce con precisión y detalle de la America de la posguerra a Alemania en los 70 y hasta que la historia de ambos dice adiós.

La síntesis de una vida con múltiples escenarios y puntos comunes con la cultura cinematográfica desde los 70, puede ser una labor compleja. Establecer un punto biográfico desde el cual la historia se va narrando a veces en el presente del momento a veces contando episodios anteriores, es una manera mantener el interés en una historia que en algunos momentos de excepcional se repite.

8


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.