Domingo de serie

Domingo de serie: Girls (Temporada 1)

posted by Omar Little 11 noviembre, 2012 0 comments
Diarios de la vagina neoyorquina

Girls

Un doble, y extraño, sentimiento de culpabilidad me ha acompañado durante todo el trayecto. Seis días con la compañía de Girls, y con ello,  la sensación creciente de ser arrastrado hacía las intimidades femeninas más impenetrables, esas a las que uno solo logra entrar en una de esas reuniones exclusivas de féminas, de la que si eres del sexo opuesto, y no eres gay, no se te deja salir de una pieza entera. De ahí ese extraño placer culpable, no solo por haber sobrevivido al percance, sino de haberlo hecho disfrutando, y manteniendo una inclinación hetero en la vida.

Este dramedy de la HBO resigue la vida un grupo de cuatro amigas situadas en los veinte y tantos que (mal)viven en Nueva York. La ficción centra su foco en el personaje de Hannah, interpretada por la actriz, y también creadora, Lena Dunham, quien vuelca buena parte de sus experiencias y vivencias emocionales. Ya solo arrancar se la ve en una cena con sus padres, en la que éstos le comunican que le cierran el grifo, que a partir de ahora deberá ganarse el pan por su cuenta. Pocas escenas después, volvemos a Hannah, esta vez revolcándose en la cama con Adam, un chico raro al que pocos padres querrían de novio para sus hijas. En lo que viene a ser una escena de sexo sin tapujos, sin colchones puestos de manera estratégica, y con diálogos aún más cortantes, y hasta crudos, de lo que explícitamente muestran sus imágenes.

Sexo duro con el que dejar bien claro la distancia insalvable que les separa de Sexo en Nueva York, el referente al que se suele recurrir para hablar de este producto televisivo. Sí, son cuatro pijas de New York, pero no viven un cuento de hadas en el Upper East Side, ni van de compras a Tiffany. Las Girls viven al otro lado del río, en Greenpoint (Brooklyn). No son It girls, más bien mujeres imperfectas. Conviven con bohemios (hay coqueteos con la movida hipster) y se sienten atraídas por el mundillo del arte (Hannah es una escritora frustrada). Crecieron viendo a Carrie, Miranda y compañías, pero son hijas de la debacle financiera, y sufren en su propia piel la precariedad laboral.

Pero lo que resulta aún más interesante, gracias al artífice de la serie, y a través del personaje que ésta interpreta, es la exploración de las dudas, las neurosis, las preocupaciones, las necesidades afectivas, y los líos sexuales, de un grupo de chicas representativas de las jóvenes generaciones de hoy en día.

Lunham se reivindica en un papel de psicoanalista de su propia generación, y con solo 26 años a sus espaldas, se ha ganado comparaciones con el mismismo Woody Allen. Pero quizás resulte más acertado adscribirla en la generación Apatow ( no debe ser casualidad que éste firme como productor de la serie), a esos jóvenes cómicos que han transformado la comedia americana a través de textos picantes y atrevidos pero con ese poso amargo y desolado.

En ese sentido, Girls supone una radiografía agridulce, repleta de momento cómicos y tiernos, pero también de escenas amargas, que dibujan una realidad palpable para el espectador que no sobrepase los 40. Es de ese tipo de serie que te dibuja constantemente sonrisas, más que llevarte a la carcajada (todo y que tiene también sus momentos, como todo el capítulo de la warehouse party o la secuencia del intento de trío).

Girls no es solo una serie para ellas, es también para ellos. Es un retrato generacional próximo, divertido, alejado de clichés y estereotipos ( a pesar de los arquetipos presentes en el dibujo de las cuatro protagonistas), y sin filtros, sin esconderse, más bien potenciando la parte cruda, bestia y triste de todo el asunto. De ahí que la HBO tenga una golosina tan autentica, picante y brillante.

marco 75

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.