Domingo de serie

Domingo de serie: Girls (Temporada 4)

posted by Omar Little 29 marzo, 2015 0 comments
¿Fin del avance radial?

Girls season 4
Los mismos que colapsan la colas de comentarios trollistas afirmando que en Mad Men nunca ocurre nada, son probablemente los de la opinión que Girls es una bazofia impregnada del ego de una ególatra en la que nunca ocurre nada, y cuyos personajes parecen estar estancados en su burbuja brooklyniana. Puede que esta última temporada revierta esa valoración, pero lo dudo porque el hater, como el fan, se mueve con un velo en los ojos. Y como tal, como uno confeso que soy, defiendo una vez más las aventuras y desventuras de las “Girls”.

Algún que otro spoiler

En la tercera temporada de Girls se empezaron a entrever los primeros signos de fatiga en este producto creado por y alrededor de Lena Dunham.  Los principales signos de agotamiento iban dirigidos a unos personajes que se acercaban peligrosamente a la autoparodia. Unido a la crítica incipiente de que las cuatro chicas protagonistas permanecían inamovibles en sus voluntades, sueños y motivaciones, sin apenas progreso dramático.

Antes esos signos de alarma, la cuarta temporada empezaba ahí donde el final de la tercera apuntaba, con una Hannah yendo a estudiar literatura en la universidad de Iowa. Un cambio de escenario, del urbano al rural, que se dibuja como un soplo de aire fresco necesario. Por un breve espacio, los tres primeros capítulos, somos testigos de nuevas diatribas en la piel de Hannah. La desubicación, el choque cultural de una chica de Brooklyn en la rural y sosainas Iowa marca el hilo narrativo de este primer tercio de la temporada. Dejando algunos instantes enmarcables, como el linchamiento público habitual entre ella y los compañeros de clase a los que detesta, y que fácilmente puede verse como un guiño a las pullas críticas que está acostumbrada a recibir desde que el nombre de Lena Dunham alcanzó cotas populares. O esos momentos más de plasticidad cómica, la de Laurel & Hardy,  cuando le visita el amigo gay y se van de juerga para revolucionar la fiesta paleta de turno, o la entrada de ese murciélago que altera la tranquilidad de un hogar que resulta insultantemente barato comparado con los precios de Nueva York.

Aunque los cambios de aires, como imaginábamos, no iban a durar demasiado, y la distancia de Hannah con sus amigas y Adam, solo cubierta de vez en cuando por Skype, no iba a pasar del cuatro capítulo. Momento en que decide dejar la universidad de Iowa para dar pie al clímax dramático de la temporada, que es cuando el espectador, de la mano de Hannah, descubre la existencia de Mimi-Rose, la nueva novia de Adam instalada, para más inri, en su apartamento.

La perfección de ésta, subrayada con la incorporación de todos esos atributos que Hannah anhela tener, provoca que el golpe sea más terrible que de lo normal en Hannah. Pero para suerte de los que estamos al otro lado de la caja, también da pie a uno de esos brillantes capítulos-Soga (Hitchcook), en el que sin salir de su habitación somos testigos de uno hilarantes momentos cargados, en su mayoría, de risas.

Un nivel que solo vuelve a reproducirse en el capítulo en que Ray, un personaje, por suerte nuestra, con cada vez más peso en las tramas de los capítulos, enloquece al estilo Michael Douglas en Un día de furia, y como esto, es ese clic que le permite abrazar una nueva fase…en su caso política. Y ya desde el atril improvisado en un bar, soltar algunas de las palabras más emotivas y sinceras de la temporada, con Marnie como centro de ellas.

Ese cambio transformador que rompe con el esquema radial que muchos achacan al producto de la HBO, se va reproduciendo en casi todos los personajes. Empezando por una Hannah que desestima sus sueños de escritora para trabajar de maestra, Marnie enfocando su carrera como solista, una Soshanna a punto de embarcarse a Tokyo,  incluso una Jessa, en la que por primera vez, brota algo de emoción honesta, y que decide convertirse en terapeuta tras el hilarante y catártico parto de la hermana de Adam. Un Adam que queda finalmente como el animal herido de la temporada, después de que Hannah, en un nuevo paso hacia ¿la madurez? rechace la opción de reconciliación en pos del nuevo compañero de trabajo, plano con el que finiquita la temporada, abriendo una nueva fase a una historia de amor predestinada a marcar el resto de temporadas de una de las comedias más sólidas del presente.

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.