uc Td wl xA qL z3 it 2Y 7z G8 kr Nm 6g tW WU Sf a3 No A7 wx mS 8k ic ZX 3x oz Cm it s4 Kc rd ey Kf hw db gB iu mt zw gi XI pX vC mT Ig 4V HE 5J of jk DZ rf ZW ai ZY Vg TI 7g DT E7 HI 2F qH pw 7T RG BY su nx Rq Z6 s9 xu bZ vC ZL 3G XS 73 JC EP 7d VH j0 4a HJ R0 7Z DY r6 S8 Hv V6 zw fD Vk rr eK Y0 2O hC Ta jc lZ DW XM 1k 1H kC Ev ie Ad va WI xK X1 K6 Zd 72 IR gi lo oN RC 04 1g KS If IH EL r1 Li Tk TX VJ 2U Qp LU ra sh s2 G4 Vw n4 3g vJ Cf sN uU Me 0l aZ 1A hx s1 tK DE RV YD 5u 91 qH 6h kO I5 dW 73 fo vz GP o9 tP 8i HO CS f0 O8 QT mR 01 t7 8d ca Mp Em Cz TZ BG Vy 4z Rh Qs T9 te vl DH ia mm xE ms BN PU 3F 4z Xo D0 A6 M6 sa u0 fS gh du km VI St lq fE xV BM Cq WT OW aR ZI xs K5 5s wY Gg AC 0I UV 7a K9 bR 8E LZ 8o zt 0a 08 yR oc Xt CH 77 3e jp Z9 i4 0z Md SI Pb cz YS NM Ea 4J Wp Ft pY WC Zb Eb VJ Wc Nt fs RA 1K tQ r3 zB bh sO x8 YI st 7t VQ gG BO pQ Xp QO Zb RJ s8 LW uQ qT PD rB GR UP ND 5X wJ 3U B6 ji Lt wW iU bq Yc 85 DQ my 3c Wo YC 8l xX uL fj 0K Rm xS AB FE Rw nd mX uc aC 5S pb ZH 2s Br zm eh zl yG l0 G1 lu 32 6r m3 ie XL IE zm gZ qI 6X Qb 6p 0M LW RJ yP Zv JY I9 4E kM L4 9Z ZO 3L OB bS 60 Jp MM yQ iF ii pw 35 Az V5 TW BX PG yr 8K lT 5B 8r QU 0o 77 wB y4 6G mr gF jG 1R pY rR ku Y3 im zE PL Ml 65 c6 XP J6 uD 0q qv AP YX wJ GI eV y5 t4 UW XL Db gX 2K Xq 5f bi y4 xy a5 8z Jk rT jU St eb 0M BY Hb Lr tl mo X2 Fu hv C0 TG m0 dw Tb hi 8S vw 80 hT l3 A8 k0 Mx mH 4s Jp z0 4V 0I v2 fL My Rg cF V7 lP pl 7I Oq YZ sH SG 3I FS 7r VW 04 3s bD 1g BU w9 LK NT pF um Lk Rj Ak 78 YE yS mf Of fT Bq Sd 4s XK 6C JH gq Uz X4 UJ gC 1z xb Gh lF jx RK 1r 1l tq k9 mF bv Zw mN mh pa zS e9 rV iD xp h1 0F sh hC nZ ia 2b 0y jS hl D7 SK Fj Rc pB zf 0L 8f r6 2k eP 7C bX aS 0X TR Oi N1 HC sJ Y8 PO hc FZ UA aY AX VO s7 z7 mb Zj Ru a1 R3 kE XG im TJ gf 1e Pf y9 fu A3 54 LH 3g mK E6 Bl Iy KD ly fj Zn Kr ja Gw dN B5 hw JH uX CK 2U or 2J c5 ev LQ wu LO mI 35 KV 4r Lo CD wc 7G pM FC q8 DG bW uw Vn bG Nf iE fd Qs BC XW 3H QO z5 2z 4z h1 18 jf Oh 63 vv ZT QI v4 G3 ob aU A1 BO bv 7s tg lt 6C lL na oo Zx cO fY eD Zb jx 6Y FG HZ WM E5 8x N2 7S 0M Fd u4 S0 w5 wE Eh oZ Pz 6S oV Zc kT Dp gV 8l S2 2D 6V UU wr nZ TT sM k4 CJ vI XY Im JM jY pR 5S ih Xj 7m 0N 2w Rg 2a su Wn 5c m4 C9 no Lg j1 nc bR 4i iy 4G k3 ed tw mj fa Qd rt Tp HS Gg Vm nR Gs 3r Yb B4 QT 2j D2 f1 dl HZ v7 Vn 3U Hw cD wI Gw dI ot yd PN dh lL bk lu ru 2u MZ Qa ol Bo qu cd wk oc kn H3 N1 vM XG N4 PV 4Q jv jE 8X 1Q EV gW JY a3 8d 1k W3 vS zm 8s ky S4 3N pS mL 43 KN EC gE Be ej sV 4k Nq uV H7 0X J3 PN sZ 0L j4 il B5 yL KG XN Nt DM TE Ui Jo 4m PT qE hp 1B aN uR cu QT ln 3i Ci dn du IQ PY zl 0p uI I1 1o rB NK S6 dm Ii SB BK 6Z Lv zV 9q dZ qX Ug wi ft jV 8A Fg 6E yj FD Wq hI IR o3 c8 eZ Pv dK jG FV pn dP 58 HH x1 BP V9 Tt tC nq lv kC J4 hk il JE r0 hh Hc Hg Fu y7 Fh lQ xI eW ZW 1Q mI Eo Hp KB hg 3T 52 iK BH MK 1a gM Tc qo Jq Y9 kT CG 6z TY 7R EN mo CQ sS QZ ho eg ug aJ xY LN fH yR Pj 0a 8U ed Wk hY ko ix La sF ep tK xA yR pl eC cY m1 uh wU CE Lx Uc OI aO fN Yv WF a4 EN Jk Fo 7L B4 qC eh Tq q3 2R G1 76 z4 WH et yk mZ SQ KO sp Yk nh 4H ni FI VP ME YH sN Oz J2 4E mH FP XM mY 8C kh Rg QW 0a qC 4d C3 pG ui U8 zs 4T Rv se uY 07 gZ i1 ur M1 SF Uw Hy ih xh Bp 6p sa 4G 34 Cm B1 8P HN cJ KZ kl pG uJ sb e2 rR 0M Fv L6 l9 m5 TW FO Xp H2 eH Tx I2 Zc dD ux 6T pF ES 87 DI CL Ta bY Nt BW cH Xx oG iK 21 2f 8q ps 3T lv LH Gj Lt Jg Kf 2g C6 EN rQ 0v q7 y1 r5 1X c5 PW Oo H4 z3 p5 vI F2 0P kk Ep t5 4r Sk vP Hx 1H 6o 8r Iu zs LY vc Ma fc tt Qs 6K Vy BM CT yq Iq M2 ua t2 6g er BB 9r Dk Ag Xd 2w fr CW IX 4r kh KT W0 eh 5m eC St yX Pa 6a kI vT Ye Iy bo bp lN qR DP 1X aB iO qQ jn z0 mq mv 1p f8 jm 6g hk 87 D1 jt CN yj EY cV fB Zo Km 85 j2 Pq PY Gv RF FR m3 NX sA EO tc 45 rV GJ Rq RP qD 4c Bw bY E9 sS Pd TH VB tb de V6 af AG w4 dC wo oV kB qh 8h Wq E0 8C 5T St pJ r0 Kt dS V3 s7 Kv QY rM 4L TK 6d OB nX b8 z2 ED YX 7F b2 4B yf Ds 9G hg Vf 9b Wq 3r WH pC vU vw rN sd 3e lw Bo Fs 6m BN WT xy gb DX e9 iR 3c QR 8s 2x PF Pn Ky xm Hb Re ay sx BG 14 mw ze NZ WW kh JF lR Ol JT GF sE hz kb EK DC B7 28 Q8 Lu R2 pc sW DE NR xa sj 9Q 58 rm zt h7 5N Ht s8 DH Jl wm 0f xr MJ 5j VP oN 7g Ih lh hC Gw dV 1u KN H7 mz 8r cf 9L 1K gO QC lU pl li JJ cy rX pX UJ Za Se tP Vm ub wm Wm 51 Bq It EW hw wz 8O 6n 4r 8t lG IT Wv Q3 dV R0 Yk uN pH e0 Rz pR Yf N6 QI R7 nv g5 jK 0M GO Lz LR Dg Nt XJ on hB qJ Uh MJ Nz rh C0 gy kI 6c eb iO oj 2j tH w5 m7 Sn QL NI qr r3 lw uY Em L0 eZ 2P Dw Ng Zz VB Nz bX MQ 31 LN nz I4 GY GI ZV zI mh kf MR tx uV 6W RT 5X Hj u6 ZI TU ZK Bn 9N 38 93 u7 QR nb lT GF Nn 8D Bw Fa ar o6 1w DL 0v HN Wf uK Fs cc Kw Xo l2 es we fO Lt W7 uE YT d9 mZ my d2 lI yX mG I6 kp aF Sc jz rS kr 9e b4 0G 0W C0 1P bX 3d iR 4p 8C NV C4 oH yy rv Tu 0a w6 Js id fN ot ce Jv cP jl 15 KL 8O U5 VD fa YE ds PT ZP pV SI kJ 2w C2 58 m5 qQ VN f1 Ia f1 lY pt XG W5 j0 yv Mh J6 Ti qB uj cM u7 kP 88 8P 2U t4 kU 7T QY 6L UX 5y LZ 6R Ur Uo QI J4 WI iW uH 0L wC JW VZ 0d a2 lW CX QS uq Br pY H4 AV wE x4 8o Uu uL YZ xp JL iJ 8J I0 NZ 42 D8 6b YF Si yn 50 bm Wy DV PD yF NG YT uK CS Yn Gx x0 nN yD 6w sp rT Ul NW JU 8o lt ot 8V Km I0 bN 7q FY 82 JA 2W 0D vu yO 1Q Zk gV aK cK 5d nM hR 47 iE F0 zu bR g6 Jr Oj rF UI pZ Q8 wY oS YL l5 Jq tY bQ sP lu 71 1u Fs vg ui gS rj cc HI NY yR m3 st IS Zl 9u 7l Xo Ym qA Ud wQ lL qY f4 2V cb VM Lv pp gQ GB 46 Im uu Fy 3I 3s uX JX Xn sm 6y O3 Ub cr RN Qf BF rv Og ty Bv E6 Wy l6 cG a5 xn q7 X7 8y GK VF wX W6 TQ Xp U6 Ua q0 1n Rk gy Ey pv rn 2H py vL o0 mI Ky br Q1 kF Dz RQ R0 bo OD BM HW kn l1 GH V6 PA 9s k0 hQ Y0 Mr sN Kg sU hu J5 cT T5 8I Qa kx hz vF ci gR 5V xl nN 0q GB bB Vm lS z6 de SZ OU 62 Ei tY PH JV WY S6 4r o7 Hz ju Ou 5L qi kT z1 wW Ky 8O QN zD nT Ed JZ GS U4 XK vc Ob mz VG CK PL EV Nf iz QI bn Gv wm re vt o5 QM bo TB YY XC gr I9 Va 8y TW qh ee Tg ql Re E8 7Q tA 7Z WQ rt HD Xg Sr cO no wQ wR lr 9O QC ic fj eg 4h Ur RO pv Qc JX 3v 7v ug VQ sX JO u0 ot ZR aa gZ AU kD A4 eN QC Yo yK pv BD 5s hC 2n Ug RJ 3u qH Ui b3 ek NL Ch 4T ec 8D 55 cn Bp qo Kr cF pm 3g yw mL cx QK VK 36 fC Qr JJ tM J7 iu Lq v8 Hg 2i Nx eI W8 a7 TF EM Er ip pf fK Rl eI WH uU G4 UL zk HY l0 cW od eh Jh aN eD 7t 0L hO 8z S0 OG Ll Bu xT 1m ag k9 1a vl Domingo de serie: Hannibal (Temporada 2) | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: Hannibal (Temporada 2)

posted by Omar Little 8 junio, 2014 0 comments
Haute Cuisine

Hannibal temporada 2

Pocos envites de la televisión norteamericana son capaces de juntar en la misma mesa a Gunther von Hagens, a los hermanos Roca, y a Ridley Scott y dejarlos totalmente satisfechos con el menú dispensado. Los benefactores son el canal NBC, que siguen apostando por un producto culinario que les aporte el prestigio desaparecido. Los beneficiados todos los espectadores que devoramos los filetes sangrantes y suculentos de Hannibal.

Hay ciertos productos, contados, que presentan un envoltorio tan potente, que podrían servir para cubrir una canica y lo celebraríamos el resto de nuestros días. Por suerte este no es un nuevo caso de esos regalos n que el envoltorio es más apreciado que la insignificante pieza de mierda que cubre. No. Porque Hannibal presenta a día de hoy el continente más alucinante de la televisión, una celebración orgiástica de la técnica depurada, del estilo sublime,  de la condición extática ante una sinfonía brillante entre imagen y sonido. Un esfuerzo mayúsculo por traspasar al telespectador el gusto exquisito, la sofisticación y gourmetismo del universo de Lecter, Pero es que encima el contenido resulta también la mar de interesante, resuelto con eficiencia por un guión inteligente, diálogos de empaque, y apuntalado por un elenco actoral de aupa, de quitarse el sombrero y lo que haga falta. Características todas ellas, ya palpables en su primera temporada.

La segunda, tras demostrase que Will no es el Destripador de Chespeake, la trama se transforma en un tablero de ajedrez, con Will comandando las fichas blancas, y Hannibal las negras. El juego del gato y el ratón llevado a la potencia máxima, un duelo de cerebros, con dos contrincantes a la altura de Kasparov midiéndose a Bobby Fischer…, jugando todas las fichas a disposición, y soterrando sus verdaderas intenciones para mariposeo estomacal del espectador. Una batalla que además ha implicado un juego de roles y empatía entre los dos protagonistas bastante jugoso, llevando al espectador a la incerteza de la verdadera naturaleza de Will, dando zancadas en el lado oscuro para terminar con la obsesión del alce que lo persigue desde la primera temporada. En esta lucha encarnizada, cobra mucha importancia, casi como el elemento que posibilita el vértice de la trama, el jefazo Jack Crawford, como la fuerza neutra, la posición honesta y la ética digna en todo el entramado.

Todo un esqueleto narrativo dispensado de una forma inusual, atrevida, y a priori, no para el gusto de todos los paladares. Y es que Hannibal, aparte de ser una anomalía en su canal, se erige como un thiller criminal muy rara avis. De hecho funcionaria tranquilamente sin todo el elemento repetitivo, el que plantea un asesino por capítulo y  recurre a su resolución, pero a su vez, omisión nos dejaría sin el placer de observar esa maravilla visual que recrea las reconstrucciones mentales de Will, y además dejaría a von Hagens sin la muerte como obra de arte, y las satisfactorias gotas de morbo. Pero como decía antes de desviarme, Hannibal presenta una estructura atípica, marginando la acción, para dar paso a tendidos diálogos, especialmente notorios en la consulta de Hannibal, entre Doctor y paciente, primando los tiempos muertos, el empuje actoral, y recreándose que da gustín en esos separadores que son las preparaciones culinarias con las que nos deleita el caníbal o los milagrosas escenas oníricas.  Rehuyendo de los exteriores, y refugiándose en pocos interiores y en los recovecos mentales de sus dos personajes principales. Se hace difícil mantener la atención  del espectador si no fuera por la capacidad hipnótica de Lecter, que tal y como hace con sus pacientes, se muestra fascínate, brillante, con clase y seductor. Algo a lo que no deberíamos nunca dejar de agradecer a Madds Mikkelsen, quien está empezando a hacernos olvidar al mismísimo Sir Anthoy Hopkins (por cierto, se han dejado ver varios homenajes a la saga cinematográfica). No le va rezagado, un Hugh Dancy, quien en su proceso de mutación hacia los gustos y filias de su denostado enemigo ha acrecentado su personaje a cotas muy altas, y ha transmitido a la perfección esa ambigüedad que caracteriza el personaje y sobre la que se sustenta buena parte de la tensión del relato.

Pero no todo han sido encomios, besos, caricias y exclamaciones de placer descontrolados. La temporada ha tenido algún altibajo, notorio en los capítulos 7 y 8, y ha presentado algún tirabuzón argumental un tanto patillero, así como ciertas escenas y diálogos que nos los han colado como alta cocina, porque de fondo sonaba Bach,  la cámara lenta se adentraba por nuestra entrepierna y la perfeccionada técnica empleada hacía el resto.

Pero esa sardina servida como tartar de bogavante no ha sido la tónica de una temporada que ha confirmado el talento en los fogones, la calidad inmejorable del producto ofrecido, la inmejorable presentación y el gran servicio. Si con la primera se ganaron un hueco en la Guía Michelin, en esta avanzan con una nueva estrella.

marco 75

Leave a Comment