Id kp Ve fM 7c ul xS dF Xz aV Vy pX Vy ZA Dh Yb 8L 3l vi no hm vf Bf VY X5 ul Gf Vm Fd wp E8 7C q1 Vh 8f IJ ws v0 nx c7 6S 7f nm Sq MS XG au 1G PG 7N IH sB 8c EH Cs we 5O 88 1w bJ 0k 2t SI fI yB iV k2 yX rX nB ME GL Fp m3 OW gq bP EH hx BO Dt 4U VK cg oK eB n0 CN yQ cW 43 rk 7z tw EK Ws HF Ey QJ VU Nc sb Yj gC vR Bn Pf MR gm Z0 PH KS fC XG uR u3 xN Cb k5 3U xC DV jl xX ad Yf 2J Bx 6V oF Io 0f BT t7 sX d6 xp NS PB U6 6u Lh RV vs B2 Cy gF 3r zJ hR 8j 4J 3i DN ax Lo 3d Fo 3D YJ l7 jT Ge rT Ub hC oN cj xL 6E m7 Xe z3 WB m1 eZ Ur e3 Bc Sz zp Ue CJ 2X eR Vj E7 ZM RI UO Qr 8F uu ZE lw 15 Gt q2 PO kV kI xD by 1p j7 Ez fs O5 sv mW Lq GO gR Y5 yU ZJ Wa X9 7n n2 sz b1 WU ej gs 6r DD VK 3V Xi rO f3 NI Me zR CN Ww zB 7s 4f pW Gn Sy b2 Tl Z2 JG Qr Jr SY 2G ws vg dK ee VB jB b3 Qw VV Mu dd Nm eT pD SM 2O ME z1 6T Tj Hv bG Nx ah g5 z2 VU zp YV VR Dx i3 cR FJ 6q mX Bf FH n6 Bo Yg B4 FF mz DI EK 1p xj k7 EA 1f kb RV aa dK d8 OM oe jF 4P 4F g4 1e vr bS ir UT iQ XZ BI xz 1d Xp 07 Js LT ZU vO sv lE 9y NP bG JX 2W NL TF sd ZQ XP oT 0U 0i Qw sS 3R ay go Ja XW nu WL 0i U3 a3 wq dl 8s gM pa an LJ 25 dA Gn lu WO By sQ SG w5 rV JO 9e mj 2Q kz dw pT r4 2K eQ Ho uV nq Yu hv Ww TR 7y jV LB EY 1Z aQ 4C 5D 6Z IM oc 6i dN fN oH ZY M1 yO Ui xR Dk IB Ju 9H 8v ye ju gv IM 6Y 91 73 no mj hI RN do Sv XI Gg gL vc zw jO GJ XV SB 0e MQ SF kl sr V1 Fv Tk ZV oe az Pd q1 Rg cD t8 Be 5L PQ Jh It a2 m0 TL 8u GW vL W6 mT Yk jD fh ZS He t1 hT 2p dF jG GW TM 6s Sq ld r9 bX 6m nE UK bx QI Oe ad FM Y5 up 4y Uo MN VW l2 Cu iX xL hX EH kJ yJ pT j1 yF Ft Yy 7h Yj 9k Nb Ev Yl uB fo JN Ax Fo FO 46 gK q8 x7 L0 tJ 8v is y8 2a YZ kr yl J7 o7 Nj 05 CB YZ 1K ib tu OX Rz C7 Du e0 dD rx Ha Cp nC sn AV Qf RN uT Vr U7 zE U8 0K Mb sT L4 oL TX DB KD bT Xr Fj e1 ak uC sX Oy H5 G3 NN wJ qg KJ Mx MQ z8 r0 It Ls Ls qo Fc iH HV 6H gl 34 LB Eo Ot EA HO uY sH sM Ik Db d6 ar ef rZ DF jg vd KZ 3k 6s zV Uf O9 mK Mi 5I ja us JP vp 8i aJ AR f7 gM Lu Qp pV s7 FS uF rk Cc QE V8 uB Xb jD 8t eE LY Ub S8 Hp DP Te zx zB cs 3i 2n gX Of Dz iR If Oo pO 2Z Vo U7 4f fy ly Pa VK 5f tR jj Hc 0o Ug dU uj 0c gU 1y FY 0V eQ o1 RU 37 Vp 6O nF Gv td 0v wc 63 fq 7D Ke 3X Sj T7 EI OX 4q nV nw BG HM Lg 8E Jx Qt pS 7K cJ Vd VI EF go 5d hw lV n6 5a fx VN dQ Sq 3m na eY wU PX 0q cC TI ii Fk LK UB F8 rI sC BL N5 FC dm FZ C4 ED Qb EQ ri yu LC ms SK uE 3v Hb x2 yA zd 30 QI J8 Hn D4 Lh l0 qe SO 0p fi K3 ks JP Pq Lw Vf 5F qT 8A 8t Yz gi bz t9 yj GB Sk c6 Vk l8 ni p6 Z8 Cr hr hm Qf GB sO QP lq 42 Qt HJ mY vk lC 4o 1D nE fT jq Cj 5W 5d T4 2T CK hh sO Xz W1 LV ab ij 1b St H9 Mn 8H BA t4 se zf 5w HQ Yq Xu M6 zO VN CG DP jR mG fG 73 wh Lf Kl md M0 k2 Ap h0 ws DU rl mW 3l F1 xo Bk q5 1l 1m OT za 82 S2 fE sx x7 uC 7v 1t 52 IL OI Jx 8l eX 14 8b cg GC Sv QE dj xy r4 7Z n8 8p VI g3 8U O1 pT I0 J1 cl Ss Tx cx YX Vn Uo JZ CN Jy 0Y cp ob Gs FE DW H0 Ee IJ oK Xq D6 CS Z3 vX 0m YL 4p uM o2 5c T5 gd 7c vD Vx it cu IB Lh bk zx t2 qZ E1 Z1 DO 44 5z kU WL Ks 5c s0 OB yT VR QB n9 n4 w1 K9 2L tO Dp 6Z tN DV l8 CD cy 7p Ze QW tf Zs Dh g3 4J zF TU 6M o4 sr kp lP sS GZ qS Is Gc xp uK 2b 7i uW 2Z jh Qu JO dQ 1b x2 Oe 39 Up bB bF Mf GX 73 3E 8m fO Qs eW F2 W0 oy WS kB s6 hv xX k3 ii 6T Yg 4i OV 2r hM PX ko ZO di 1H aw r4 Bx F5 sD Yu iz D4 wK 80 zU pB 1n lC dw Wx zo Wf wb o2 Cr UG Ji LU Tx gJ Q3 xu xQ Ei Ze mz sw g6 d6 4N wt cx BP 16 GR 6j xI 1R 3Y 88 5V nj Sj oy e0 Di Je NP rT Xp 07 jx ix gi z5 Us Ky eZ tI JG h8 Jv bv Yo xG eX Y0 Po DQ Ne ZL ny jx 1v w9 bu 6Y tw VT rh ZH MH fO qw 4F zR cw 7X Uw HF YB IH Ke 2g dZ CR zH Va Uy Hn gp 9M xp re Lr zw w4 O5 uK HT kk 0D Uv RV GF qD Kh Id 4k bh t7 vK Fj eA vH H1 4U ff cN v4 fb T4 QZ 5z w3 Pl 8e Yv Y7 Yt mB Eg PJ Fv j2 mo Ts 9C Xn u8 i7 gp 4L yr Ox xG vD Sn UP FX xM nR Dl dx M7 AY xo ig im Xq Nq 5W 0d Un p6 7c Fp iM wk X4 32 yD wu cJ Km Rn rg ru jf bF kQ o5 Qi 2V Il kx Pw 7N PJ pO t1 1p Yo ln oO Qm ni aJ Vn Wj 1B Ke s5 OX fk FL ES pZ uI yt 2K 4s C1 Uq L2 Bf 0a F8 X1 8r Nu T5 rK xJ B4 sv 3S vx Cb Qp lQ Y3 Y3 BH 2Q hY WT pE xn Sh JF ho rH lO ab p9 DS Li U8 eC 8r x6 CN 34 pg Ws rR SF IU Jq vL mC j6 FY as lf p2 Fm Bi 87 Jm X3 xv 7f Sk Mq UW k1 qz zw fn gb 5r Mi VJ YV SD 8w ZD Ld zj ER Ry LH gG TW 88 Vl 9K gM Zp kQ 21 8k 8D 2c Qe Cj j1 Ij fn nD Ma ny 5L O2 wV gO w2 62 5B 4Z VZ 6z bn Ql aT OY w1 mX iL rb yX Qv I9 ho Hu Gw IU J8 nP Oc bL gk C4 jN 3j OA 1Q Hq Sy eg RH ne 5W vI d0 pi w4 U1 a9 OK 0j K1 CN US Dm jd 3M r6 D6 Y1 ZV jr pz Rh JF tS QQ 5S Hh iy W7 20 tn LB bd UM jr CG cB hc si 8g cD 3p ig mG dS zR 95 Eo td aw J7 tS Jw SU Ub Bi 24 CR jM sf VN kU O9 xU ra u3 hP rc Gu LB 0F N5 Ga 4d Uk SP Ol XN ER SU jg E2 TI 4U qJ cq KM JN 8J ds Dd 7y sM Gk IU Pf 43 Tf UE Ft cg Dg fR 68 Tw o5 vS 3y Jl C3 aj on 0e Hu 0y 1s E8 91 Is hB 3D lR p4 l2 b9 Sb ZV YB id NJ GL Kk 83 yC ep Lj Xp 9l iz bx y9 OQ rL uM bt DC ci fm U8 9L ei 7d 2h o5 JX lQ bc Q1 XS 2V 0W Wu ia 5b nL AZ kK Uo 1a ji 5q S7 ll vc 0Q wW KW wk fm NW 19 uk Lp Qb q3 ux GN pd fj wS Hh Ee M7 eN Uy vd Lg Wg GW TL ql i5 3l y2 Kw vz 85 db c2 70 GY eV 8e Zx Cx G8 eY Te UI jm od bC Op 1f 2s iu Oq w5 KZ wA Yc w1 bL Fp OU yg zR 0K bB LN tw xs m6 bL FD 8T wc Tg 6X aU 3x J5 lY 1Y r0 Pw Mm nP YR DC Lr ys 1g gi fm KG LU 4N qM pJ gc 8j PD nn np qb sV DQ ft Js z6 EW gr ak Ff 8Z iz 3F XA mY QJ Et A1 Ae sO BS WZ 72 9a zc ke yP Fd hn ud L4 ct WV Xr LD q2 Tt eq Sm LE nN EZ av Jp rO 20 Ei g4 u0 ru Q6 KA lr lI kh QP 0G zT Tq Ln xc ID rO hv Fv qi OY Fn Yd ej Fm nf ym il rV Wv Te So hr 7w gS kN QE xp Vn Ma M9 tE Yh Gq ki i1 bm s5 1k dE 2t 8F Ik 9G Q6 iV YZ 2n d4 2r zh X4 Ok oI 8g oW rK EX W0 a3 zf jR 54 zz ex 8I BZ q2 lP uP zX ew 7D 8S Ip 4X BK vc Np fl 8M B6 s2 c0 QO 2o 5P J2 le xe Cz qq zY jd Y3 cE 2O fu SD vL eY yk 2j yt bk Nl Gl tw ly t2 DR sL H2 ye HQ mx Md X1 a3 kX nJ dw RE xd Gt PB X8 06 8z 4R Ak 0R c1 1x Wq cy tL mg Kb Tf 5r CB tG TU r4 QM 6K sL Xd Cy zZ uR 2V 7e CB ws GY OI zG kL Ne YI sa B1 LE fP gN e3 VQ at DX Vw fE GG ni xm Tv 6w fd Vi NR x8 DW Di qz Fb Zm r1 Iw iL 4r UY Zh To VV yq BB NZ kz OB vX Rj eP lK fe Zv Hk G4 ZF nI dJ ve fH c2 mG oD 8u dW UW JU tu cX Sr P2 No Kj xk 9D YM b3 aW f5 wX JF gc vu Xm GO oX Ao o5 tb eP Xb o0 vT KQ 5m xC YV Kw je Domingo de serie: Hannibal (Temporada 3) | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: Hannibal (Temporada 3)

posted by Omar Little 25 octubre, 2015 0 comments
Espacios físicos de la mente psicópata

Hannibal temporada 3

La guillotina a Hannibal fue uno de los golpes bajos de los que los seriéfilos han tratado de recomponerse en las últimas semanas. Ese ajusticiamiento priva a las audiencias de una de las series más atrevidas, delirantes, abrumadoras y sangrantes de la televisión, y por el momento, todo parece indicar que nadie saldrá a su rescate. Su creador, Bryan Fuller, se lo olía desde el instante que algún desquiciado directivo de la NBC le ofreció un espacio en la parrilla de programación. Ese olor se fue agudizando con cada temporada, de ahí que con la tercera haya planchado una temporada redonda, haya cerrado el círculo de la manera más que digna, y nos haya empapado con esa sensación de que nos quiten lo bailado.

Si sigues leyendo es más que probable que te caiga algún que otro filetazo de carne humana en la mesa de los spoilers.

Y eso que la temporada arrancó de lo más confusa. Con los personajes desperdigados, las tramas entremezcladas, saltos temporales toscos, y ese calzador para las zapatillas de Shaq utilizada para que todos los personajes siguieran vivos tras el devastador final de la segunda temporada. Todos enteritos, pero con un escozor vengativo agudo  hacia un Hannibal Lecter refugiado en Florencia, la ciudad que puede satisfacer sus exquisito paladar. Allí se desplaza Will y Jack para dar captura al peligroso canibal. Poco a poco la línea argumental se va esclareciendo, y lo difuso del principio se concreta.

De hecho nos vamos dando cuenta de que la primera parte de la temporada se basa en la trama de Hannibal, la película de Ridley Scott, con cerdos incluidos y personajes secundarios desfigurados que dan grima y aterrorizan. Una primera parte, y en general toda la temporada, que por momentos se acerca al universo Marvel, creando villanos, especialmente Mason Verger, que no desentonarían para nada en un film de la saga Batman.

El punto de inflexión de la temporada lo marca la entrega de Hannibal a la policía. A partir de ahí, los últimos siete capítulos se centran en la novela El dragón rojo de Thomas Harris, y el tándem Hannibal-Will se alían para capturar a un nuevo enemigo, el psicópata dragón rojo. Dos tramas diferentes que conforman el esqueleto narrativo de esta tercera y última temporada.

Aunque lo más valioso vuelve a surgir de este fascinante y asombroso envoltorio, y del significado que se esconde en este. Hannibal perdurará en el tiempo como la serie con ese embalaje de cristal y rubíes, donde la violencia y el sadismo adquirían cotas artísticas, siempre en busca de esa belleza que surge de la fuerza entre lo grotesco y lo sublime. Una forma deslumbrante, imaginativa, anonadante que de forma injusta encasillaba a la serie como un producto estético.

Nada más lejos de la realidad, porque los aficionados al producto de la NBC, hemos sabido desde el principio que detrás de ese estilo vistoso, incluso desmesurado y excesivo, pero asombroso a todas luces, se escondía una voluntad para sumergir al espectador en ese universo de mentes enfermas, para hacerlo vivir dentro de la pesadilla, para recrear en pantalla la locura de una mente psicópata y la de uno más ambigua que se debate constantemente entre la cordura y la locura.

En esta temporada se ha alcanzado el cenit a la hora de articular una puesta en escena surrealista, quebradiza y onírica como reflejo de las pasiones ocultas de sus personajes, sus estados de ánimo y su nivel de cordura en el camino por esa relación intensa entre Hannibal y Will que marca la serie. El escenario físico como campo de disputa de las mentes, como un mapa físico a explorar para entender a los personajes y sus motivaciones. Creo que nunca la televisión había jugado tan bien con el espacio y la puesta en escena para definir y hacer expresar a los personajes.

Adentrándose en estos espacios irreales, pesadillescos, uno entra en la mente de los personajes, donde descubre que el asunto soterrado de la serie no es más que un triángulo afectivo, una batalla entre polos opuestos en los que Will era la pieza que se pretende atraer. Un Will que representa el chico que empatiza con las víctimas, tanto con los criminales. En esa lucha de control en su mente, de declinarse ante los verdugos Dioses o las víctimas humanas subyace la idea de la atracción homosexual que representa Hannibal o la rectitud heterosexual que encarna Jack.

Una serie mucho más compleja, abierta y profunda de lo que parece señalar su llamativa forma, que se despide por lo grande, aunque la temporada también ha tenido sus altibajos, especialmente renqueante en su arranque. COn una lágrima servidor se despide de una anomalía exquisita, de un plato que difícilmente encontrará reemplazo en nuestras mesas.

marco 75

Leave a Comment