Domingo de serie

Domingo de serie: Heridas abiertas (HBO)

posted by Omar Little 2 septiembre, 2018 0 comments
Estirpe familiar dañada

Heridas abiertas

Parapetada en el selecto y contrastado elenco artístico y actoral reunido, Heridas abiertas aterrizó en la parrilla de la HBO amenazando con convertirse en el producto catódico más dentellable de la temporada estival. Y por momentos lo logró, luego perdió pistonada y, tras un intenso y adictivo acelerón, ha desaprovechado la inercia con una conclusión torpe y cuestionable.

La primera advertencia para el espectador que se encamine a Wind Gap es la de olvidarse de la manida etiqueta de misterio criminal alrededor de mujeres asesinadas en la América profunda. Efectivamente Twin Peaks es un faro, como lo ha sido para infinidad de series de temática y ambientación similar, pero Heridas abiertas prefiere poner la carne sobre el entramado familiar que asfixia a la absoluta protagonista de esta historia, una Camille que se apropia  (palabra tan de moda) del arquetipo del hombre torturado y jodido para encarar su viaje de exploración hacia los traumas infantiles y familiares que han moldeado una figura alcohólica, autodestructiva y con tendencia a las autolesiones en momentos pasados de su vida.

La complejidad del carácter gana enteros a la vez que el misterio del asesinato de las dos chicas que sirve de gancho para la visita de esta ex-lugareña convertida en periodista al lugar de sus pesadillas pierde fuelle y foco en el avance narrativo. De hecho, exceptuando sus primeras dosis y ese final precipitado, la serie se siente cómoda y se gusta en su adecuación al melodrama familiar en una atmósfera de southern gothic. Es ahí, en su aura fantasmal, en sus memorias laberínticas confusas, en la ambigüedad de los miembros de la familia Crellin, donde Jean Marc-Vallée y el tándem compuesto por Marti Noxon y Gillian Flynn (suya es la novela en la que se inspira la miniserie) juegan sus mejores bazas. Es en el recorrido de la investigación con la ayuda del fiel y bondadoso detective (el sheriff local no deja de ser otro de los pocos seres decentes en ese microcosmos  de desconfianza, culpabilidad y secretos agudizados) cuando la serie atrapa. Llegando incluso a ese punto donde lo importante ya no es la resolución de un misterio que se ha dejado como fondo argumental, sino los personajes, sus secretos y sus evoluciones en ese marco de terror, recelo y traumas sangrantes. Una labor donde interviene con clase Patricia Clarkson en el papel de esta villana superlativa tejiendo telarañas para su propia familia, y especialmente la mencionada Camille que en manos de la gran Amy Adams adquiere plena significación.

Con todo este marcaje bien señalizado y fantásticamente ambientado, con interesantes golpes de efectos y bellas y magnéticas secuencias, resulta desalentador el final elegido tras el tremendo vuelco que supone el 1×07. Un final que desluce el cómputo global por su previsibilidad,  inverosimilitud (¿de verdad es necesario el sacrificio de Camille para salvar a Amma?, ¿no existen otros métodos más sencillos?), la ligereza con que resuelve puntos calientes planteados a lo largo de toda la serie (la sangre de Natalie debajo la cama de su hermano, ¿de dónde saca la fuerza Amma para extraer los dientes a sus víctimas?) y en su desajuste de tono y ritmo. Los movimientos de los personajes resultan antinaturales en el último capítulo (no, no me refiero al efecto de las pócimas que les prepara la matriarca), como atropellados por el cronómetro, pisando ese espacio evolutivo creíble que respetaba la serie. Algo que queda puesto con mayor gravedad en esa especie de epilogo diseñado para agudizar un giro final innecesario y precipitado, con la posterior secuencia post títulos de crédito por si a algún espectador le cuesta pillar las cosas. Poca habilidad y pericia para concluir una serie que estaba dando muestras sobradas de su calidad. Una pena que quede lastrada por ese final que por no respetar, no respeta ni a la novela en que se basa.

7


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.