Domingo de serie

Domingo de serie: Hijos del tercer reich (Unsere Mütter, Unsere Väter)

posted by Omar Little 12 enero, 2014 2 Comments
Generation war

Hijos del tercer reich

Rodeada por la agria polémica que desató en Alemania y Polonia, y que a la postre, ha resultado desmedida, o quizá, provocada, con la intención que se hablara a coste 0 de la serie, la mini serie Hijos del Tercer Reich llega a los hogares españoles gracias a la edición en DVD de Divisa, y tras haber sido emitida por Canal + a los pocos meses de su premiere en un precedente casi histórico, que denota ojo avizor, tacto y algo de inteligencia en los despachos de Prisa.

Esta serie de tres capítulos, cada uno con duración de película, fue producida por la poderosa productora alemana BETA para ser luego comprada y emitida en el canal ZDF. La serie ganó adeptos inmediatos y se ganó varias espacios en prensa por haber marcado un pequeño hito en la ficción alemana, al destapar de nuevo las heridas más profundas, los tabúes cerrados a cal y canto de la sociedad alemana, desenterrando la barbarie nazi y la participación del pueblo alemán en la contienda más sangrienta de todos los tiempos.

Y lo procuró a través de la historia de cinco jóvenes amigos que viven despreocupados por la subida de Hitler al poder, y la participación en la guerra, ajenos a lo que les caerá encima, propio de la inocencia impresa en sus edades. Sin embargo, con el estallido de la guerra, unos lucharán en ella, otros socorrerá a los heridos, e incluso alguno de ellos se verá obligados a huir y sobrevivir a toda costa por su mera condición de judío.  Aunque todos ellos quedarán marcados y distanciados de un modo u otro.

Que nadie vaya a esperar una incisión bruta y descomunal a la llaga del nazismo,  ningún alemán debería descubrirse horrorizado viendo Hijos del tercer Reich, porque al fin y al cabo, su visión de los hechos es bastante condescendiente y apaciguadora, sin que ello implique apartar la mirada a los hechos más bestias, pero sí presentando a unos personajes, los principales, víctimas de la situación, sobrepasados por ella, y horrorizados ante sus propios actos. Parece planteada como un acto de redención, pero subrayando que como en cualquier contienda, como en cualquier período oscuro, hubo buenos, malos, no tan malos, y muchos que eran lo uno o lo otro con la guerra cruzaron líneas que jamás se imaginaron traspasar.

Pese a ese acercamiento templado, y equitativo, a la serie le falta crudeza, profundidad y garra en muchos tramos. Si bien es verdad que presenta una producción, una dirección de foto, decorados, vestuario, dirección artística, etc. muy dignos y elevados para una producción europea, también es verdad que no logra desquitarse de la lacra televisiva, ya sea por una textura digital que mancha el tono y desvía la atención, alejándonos de la recreación de ese período, o bien por las actuaciones amateur de su elenco protagonista, especialmente dañina Miriam Stein en el papel de enfermera capaz de hundir el 90% de los planos donde aparece.

Debilidades e inconvenientes que al fin y al cabo resultan fáciles de sobrellevar, y que son compensadas con escenas de acción bien hiladas, pero especialmente por el fluctuar de unos sentimientos que afectan a los cinco protagonistas, y a la larga, cuando nos apiadamos y sufrimos con su calvario, terminan por afectar al espectador.

Hijo del tercer Reich es una serie que rezuma emoción, muy lejos de causar terremotos con el tratamiento y el dibujo que elabora de la atroz contienda, al fin y al cabo, son dibujados igual de deleznables los nazis, los rusos que los partisanos polacos, y a la que le sientan mal las comparaciones con Band of brothers. Porque a nivel de puesta en escena, recursos y espectacularidad no tiene nada que hacer contra la artillería de la HBO, aunque también es verdad que saca buenos réditos con lo que dispone.

Por todos sus buenos atributos, por mantener la tensión en agarre a lo largo de seis horas, Hijos del tercer Reich se mereció entrar en nuestra lista de las mejores series del año. Eso sí, que a nadie se le ocurra ponerla en el podio de series bélicas, donde la distancia que la separa de Band of brothers, pero especialmente de Generation Kill, dista un abismo. Y ahora que ha salido a flote esta otra serie de la HBO, me pregunto (mientras mis glándulas salivales trabajan a toda mecha) por el resultado que hubiera sacado David Simon de un material como éste. Joder, es que necesitamos un clon de David Simon.

marco 75

 


2 Comments

unai 13 enero, 2014 at 14:11

Me la he visto del tirón… genial!

Reply
Omar Little 13 enero, 2014 at 21:14

Mola, ¿verdad? casi todas las series que aquí se destilan merece un visionado

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.