Domingo de serie

Domingo de serie: Hope (Primera temporada)

posted by Omar Little 3 noviembre, 2013 1 Comment
El duro trámite

Hope temporada 1

Ahora que los controles antidrogas están al orden del día, no estaría de más pedirlos cuando colegas que no merecen esa distinción se acerquen para recomendar subproductos como este que hoy nos ocupa. No recuerdo quien fue el cabrito, aunque recuerdo que hubo más de uno, ni el m omento de la ofensa, pero el hecho es que he terminado zampándome Hope (Raising Hope) por no querer hacer un borrado de esas tóxicas palabras en mi cerebro.

Vendida como la nueva serie de Greg García, el creador de la popular Me llamo Earl (serie que no he visto, y que así va a seguir siendo), Hope se presenta como una desternillante comedia sobre las alegrías y penurias de ser padre a muy temprana edad. Y en esas líneas extraídas de la propia carátula de la edición en DVD, recae lo más inocente y saludable que pueda ofrecer esta serie. Porque en realidad, desde su primer minuto, su visionado nos altera la presión y cortocircuita las sinapsis con un muestrario de esa clase de sitcom que parecía extinta, que gracias a producto dignos como Modern Family o Community parecían haberse adaptado a los aires renovadores de la televisión. Sin embargo, Hope se rebela como un artefacto defectuoso, transparente, simplón hasta decir basta, desnutrido de humor, y lo que es peor, exasperante.

Porque hay que disponer de mucha paciencia, y aún más para intentar ponerle buena cara, a este universo de dibujo grueso creado por García, con personajes que en su intento de parecer anormales y estrafalarios se convierten en sumamente anodinos, un lastre al que ayudan unos actores que se mueven entre dos o tres registros faciales.

Pero resulta aún más farragoso sacarle alguna gota de humor a todo el conjunto, sorprendente hubiera sido hallar trazas de humor corrosivo a través de diálogos ingeniosos, pero sí, que al menos, se esperaba alguna milonga de slapstick, y ni por esas. Está todo tan subrayado, tan dispuesto para la carcajada hueca, para el paleto norteamericano que disfruta con propuestas simplonas y se pasa el fin de semana volteando por el mall, que me hago cruces de que la serie haya podido tener una impresión positiva por Europa.

En ese intento de sacar la peor alimaña del espectador, Hope ronda la perfección, con una breve partitura musical de inicio que ya hierve la sangre, acompañado de ese decorado casposo, y todas las ridiculeces que se puedan meter en los veinte minutos (gracias a dios) que duran sus capítulos, y lo poco esforzado y vacío de sus tramas, donde el adjetivo previsible sería escatimar en penurias hacía ella. Al final, enfrentarse a ella, es como vivir en el día de la marmota de Bill Murray en Atrapado en el tiempo, pero que en lugar de que éste fuera orquestado por Harold Ramis lo hubiera dirigido Uwe Boll o cualquiera de estos lumbreras del cine vomito.

De verdad, creedme que lo mejor de esta serie, más allá de la corta duración de los capítulos, es esa premisa con la que arranca, la de un chico que pierde la virginidad en la furgoneta de delante de casa sus padres con una serial killer, que tras denunciarla, la acaban friendo por pena capital, y él deberá encargarse de cuidar a la criatura que salió de ese encuentro. Hacedme caso, haced oídos sordos a cualquier recomendación que no venga en este sentido, no perdáis ni un miserable minuto con este producto, del que además se disponen de cuatro temporadas, que hay mucha cosa interesante dentro de los tubos catódicos y fuera de ellos. O como mínimo, exigidme un control antidroga.

2,5


1 Comment

David 15 noviembre, 2013 at 18:38

Hoy por fin se estrena su cuarta temporada! Aquí os dejo la valoración que hice ayer en mi blog de esta serie 😉

http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2013/11/criando-esperansita.html

Un saludo!

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.