Domingo de serie

Domingo de serie: House of Cards (Temporada 5)

posted by Paloma Méndez Pérez 4 junio, 2017 0 comments
Los Underwood empatan con la realidad

House of cards

Que el poder corrompe así sin segundas lecturas, es una conclusión fácilmente alcanzable tras el visionado de la primera temporada de House of Cards. Tras ver la quinta, y comparar con la descorazonadora realidad, quieres permanecer lo más lejos posible de cualquier político o política, no vaya a ser que acabes arrastrada al Apocalipsis.

Esta quinta temporada es digamos, la más alejada del sentido común y la política como juego de poder con unas claras normas legales, que hayamos visto hasta ahora. Podían, fácilmente, haber caído en la exageración o en complicaciones innecesarias como hemos visto en otras series que ya ha cumplido 5 años. Lo que seguramente no tenían esas otras series a su favor era a la terrible realidad. Si el presidente Underwood cierra fronteras, no será el primero; si entra en guerra para desviar la atención pública de eso hay ejemplos a patadas; hay hasta repetición de elecciones con mención de Al Gore incluida. Esta temporada encumbra como ninguna otra el más difícil todavía, permite que arqueemos la ceja, pero como decíamos también es terriblemente realista.

Francis (Kevin Spacey) parece a prueba de balas, esquivando acusaciones, impeachments y testimonios. Solo hay en esa serie quien le haga frente, su esposa Claire (Robin Wright), quien en un giro de los acontecimientos se convierte en presidenta antes que Francis y antes que el candidato republicano, quien era el más votado. Una huida hacia delante, que trae consigo varios asesinatos y las dos tramas principales de la temporada anterior bastante bajo control.

El artículo de Tom Hammerschmidt (Boris McGiver) parece hacer algo de daño a la popularidad de Francis, pero este decide utilizarle a su favor siendo su confidente secreto. La sesión de audiencias en el Congreso termina siendo algo más difícil de manejar y acaba con la secretaria de estado Durant (Jayne Atkinson) rodando escaleras abajo; ya sabemos la ilusión que le hace a Francis lo de empujar a las mujeres.

No sé si habrá sido por las continuas quejas de Robin Wright sobre su salario, pero esta temporada el poder lo toman las mujeres de la serie desplazando imprevista y descaradamente a casi todos los hombres en el cargo. La finalmente caída en desgracia Leann Harvey (Neve Campbell), la nueva de abordo Jane Davis (Patricia Clarkson) y la presidenta Claire Underwood, a quien se le permite dirigirse a cámara por primera vez, son las que se salvan de la quema en una serie que ha acumulado cadáveres como nunca.

Hay que recordar las palabras de Kevin Spacey comentando que cuando volvía al hotel después del rodaje, pensaba que la serie iba demasiado lejos, después ponía las noticias y se le pasaba. Esta temporada podemos decir que quedan en empate.

8


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.