Domingo de serie

Domingo de serie: Juego de tronos (Temporada 5)

posted by Omar Little 28 junio, 2015 0 comments

Juego de tronos temporada 5

Ahora que el río baja con las aguas más calmadas, sin apenas concentración de sangre, es oportuno analizar la quinta temporada de Juego de Tronos en su totalidad, como el conjunto de diez capítulos que nos han hecho pasar del tedio al clímax hasta la enervación creada con la última dosis.

Dejad de leer antes de quemar en el infierno catódico

La serie de oro de la HBO sigue creciendo y ampliando su base de fans por lo ancho del mundo aunque su producto decrezca, o como mínimo, no mejore.

La temporada arrancó con un inicio más que aceptable, potenciando sin remedio las tramas palaciegas, condimentado con apuntes  políticos buena parte de las tramas ubicadas en Desembarco, el muro y en Mereen. Pero Juego de Tronos, pese a las barnizadas de gravedad, los intentos shaeskeperianos incrustados en la trama, nunca dejara de ser un melodrama épico, una telenovela con ínfulas de drama épico. Lo que ocurrió en esta temporada, es que la carga épica no hizo acto de presencia hasta el capítulo 8 “Hardhome”, y vaya manera de hacerlo, pero la espera fue demasiado larga, incluso bastante soporífera en los capítulos anteriores, los que ocuparon el bloque central de la temporada.

La cosa mejoró y mucho con el apoteósico despertar de los White Stalkers, lo no muertos, gigantes y demás criaturas con veinte minutos de tocamiento genital de lo más placentero que ha ofrecido la televisión (y el cine) en los últimos años en materia de acción. Luego siguió todo un capítulo de acción desatada, con un alarde de CGI y espectáculo que dejaba en ridículo los últimos intentos de Ridley Scott, precisamente robando a éste ideas y el escenario de uno de sus últimos logros, con los que volver a armar una secuencia inolvidable. Sin embargo la dinámica ganadora sufrió un varapalo en el último episodio, el cual se desarrolló con altibajos, momentos acertados, con de fallidos, pero con una sensación agria más potenciada que la dulce debido a ese final marca de la casa Martin que empieza a dañar el producto de forma considerable, tal y como señalé aquí con más extensión.

Además la temporada ha sufrido de lo lindo con todo el metraje tirado a la basura, y con éste Jamie Lannister, ambientado en Dorne. Ni pizca de emoción o interés han sacado de esas aventurillas que no daban ni para un cómic dirigido a pre-escolares. También se han desaprovechado de mala manera personajes como Brienne o meñique, desaparecido en toda la segunda mitad. Y ha terminado por cansar todo lo que ha envuelto a Arya Stark. Con lo que la atención estimulante se ha concentrado en Mereen, los Night Watch, y puntualmente en Desembarco. Altibajos concentrados en etapas del camino, que luego han quedado remediadas de forma no permanente por los picos de acción más altos de la serie. Pero una vez dispersadas las nubes de euforia que propiciaron, la quinta temporada de Juego de Tronos no prevalecerá como de las más imbatibles de la serie, mas bien, al contrario. Lo mejor el futuro incierto que depara para unos y otros. Lo peor la desforestación de personajes del calibre.

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.