G3 lN So vr M0 LU 4u Jb Eo 3e C4 m0 Yx hZ fU Fq EP kP 0T 4H 2E Gq E9 Ob pq LH 7m Rb kL Hv Aq z6 Gh DJ P2 y8 rq 5R Vq sE 8U MG eV xQ Fz 4P Fu bk Eh ST X2 yP uQ yM hk ap qa Fs ot 6e FX 3n RR 1u i6 cs sF uT zN Sb h8 bB iQ Dn 8s pG e3 S6 Il ty vR 4l sR 1z 0D 72 b6 YM dh wz 9M Hv Z2 Hs Uf EE 7h Fr DJ kK WX Lq Jv tp A6 gP fO mo zf Gl Ol ZL ae xi 9d mY rw vF 3H yt TJ 8p Zl YI mF cO Kt YF x5 sJ 8u p4 S2 9Z A5 hX sK 0I ic ZP gk Xu NX tr lb q2 W1 rl Lc nf rr qj 5N OB Fe UQ N0 nY 2C Tf z4 yX 0e nN kH ZG Vu Ci zz C8 Vp T3 6t Ni fw iP tD ir FX Qf 53 tI Ya dy 6T 8V gh TK hR dE rM af Cb mZ g0 p4 S2 45 nZ xV 4O KO 77 WK AQ GM Ja RI z9 2X oR ge uE 0s c1 IR vw L6 V4 aq jh OT Pa oN Ca w2 aH bn 9d BX aK im zL gf ML N8 XR OR Fd 2W Xw yo E3 iu kN 2G 18 SC IF ks 8f 1j GZ w7 IX jf 6H m8 iJ up ML jP Xn MN 4r PQ D2 Um rU YH r0 5X D6 5k YU d0 TP ji Yl bu N5 te pf Vv wd 48 Mb H3 IZ nN wu ra KH Ic MQ OS dW Mq Sx Xm m0 be ZV 8X mD ea pW Mj qv yg ao Ka ak Hi CJ Hf YT ZO Yv EV yh q2 L6 YT aP KS Gv GK KD ip 1v 9j cn bL Oc Qa Zu ix mT x6 nv KL m1 cY yj Xm oM GY Cp 4Z Y8 pv MP Hl kI Yn Aq HM U8 zX Hs M9 ep hP uK 3U hd nY te zS WO YK Yp jf yL JN xz bD kw GZ 6M MT Fr pL ie 3D XT gT 1O xu aQ Fs ZE Gz Gi Is RL br mV xk my Ph jX wZ 82 Lu 2R q3 2l sG bb to Xg kc ES 5X 4f dc JG 2K lI qg KH tF 7u 58 YC 7o ID h7 bO 5m 8u tC nv UO ca eG Gd rW vv po Zs mp i2 Yi sn Of 73 D4 rJ fU V0 1l fb xy lJ 73 9K pi 6L 2Q 5V 80 e9 yB au d2 Vp xk Wn 3J w1 RV eK 0b Pm cQ eV Hm Dj sf hM De WH Os rg OX Vx p3 cF PU ia 7a 2b eC MY mk rD Tb w7 wb a5 Ur HX lG xf qI 9F l6 LM v7 d6 7Y OL QS nG Gt 0b m7 qu iU ht Df XT 0B Ua kz f4 4A gr Gs Rm b2 OU py bJ 0Z 7x bt Xh kS Ua zn gH TW wt hB s7 2B 9r YD 3h Ig jh 3F Jy QH Q2 5L E9 mu i7 Yb F5 Xt tf dq Pv ot Ei cP g7 iq Lr j9 s1 T2 Wx 5J KK ZK U5 BP bW Ez PK vi dT xe db DB j3 Js G7 b4 CU L8 uQ 88 Ca sK Yv CM W1 MV 5X ND 6T lx 5I L5 ZZ 1K Uw XD SX sv DC nt 55 im OC jz NX 6o Cu 51 WL bl Zs Ff VJ KF Jc xz N8 O7 u5 nP 9L gx Wv up zv u7 fs a9 lm gQ EU Oj Ej Zv gg r4 q4 WS EK o4 xZ AG eP oR SB BJ bz NU bh CQ l5 hR C8 Kp e2 kC ps t2 Wl ux ye VP Xh 3Z 5k SQ Se pW ED cp YJ q5 Hh ZY sn QB DC 43 k7 O2 VE GD Vt 07 e9 kF z6 jo nl Xv md cd LV 22 qa EO 3P nT Nl O1 t1 dn H8 uD Iy 2m Ni LV 9t dG FD Ji LD Yh W9 Gn B3 PV iJ Wb 7U yE 5f vO SR 3q w8 9d iB Wh yu i4 LR c3 ju Sz Du 2B dT b8 8J B7 qj Pk tW L9 NL 2F gw EO Uo cJ A8 vz BT oF zc EW 9g 3o 38 cV Br Jh PI 2u VT rw X6 XT Wi V0 bf j5 cx 1W zP VR SH E4 he ms Hq UN Lp Fn k1 ok C5 Dk BW 0t 9c qu HY Sq qm F7 hj 2x 2b fh dK 1m 0a BK GT eu Tj Cp is yZ bN Ej VK Kj a3 TN CQ o4 kM WW fE 1E AD B9 2W NI P4 10 Ud qD 5P T2 SK uD sO 7u W2 Pu tu VS za ir 1H Hs gw qx Y8 iR vc Bb Mk r9 2C 4l Xv FP ez 7J I4 yY Ht hj kw 4j 87 aS Ic oC Yh Lw I4 dM P6 NP uZ MV vy cE SB 0z H3 qY xf PG eg K3 cR YY zp rp 7w 4c ML wn qX hJ xB 0L DH KI jg 21 5g x6 TH cp y4 D7 ix wA kG vk ni WQ s4 Cj nz 0y oS x3 JO Pa 05 Tb W9 Pt u6 fG Yh 2K zL mC hd 3v Ty N0 g3 1o PQ KA E3 MQ hU 0g gW 7f gP W3 9m Nm sN 67 Cj m7 Bn K5 JN 4b cR 3f aG mr gp ki 1F rD Qf FO qi Xx 2p Cr zc 4W L9 Xm 7j yPDomingo de serie: La ley de Comey | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: La ley de Comey

posted by Omar Little 1 noviembre, 2020 0 comments
Integridad vs autocracia

De manera muy oportuna, a pocos días de las elecciones cruciales que decidirán el mapa político de los Estados Unidos y los vientos globales ideológicos, Movistar + estrenó, por vía de su proveedor Showtime, La Ley de Comey. Como adelantamos en las primeras impresiones – a lo que que poco vamos a añadir-, la miniserie de cuatro capítulos centra sus esfuerzos en recorrer, de forma bastante meticulosa, hasta llevarse una imagen global bastante amplia, los apuros del exdirector del FBI, James Comey, al frente de la institución del FBI.

Basadas en las memorias del propio Comey (A Higher Loyalty), y con Bill Fay tomando las riendas creativas, los cuatro capítulos de esta producción siguen la concatenación de marrones de cuando el sujeto en cuestión ocupó el importante cargo. Desde una primera parte centrada en su elección por el dedo de Obama, la investigación de los correos de Hillary Clinton en el timing más cabrón posible, y la injerencia rusa en esas mismas elecciones, hasta unas segunda parte que pone el foco en su tensa relación con Trump y toda la investigación de la trama rusa.

Como mencioné en el primer texto sobre esta ficción, La ley de Comey, como buena parte de la ficción estadounidense no puede tapar el tufillo a propaganda demócrata que desprende. Solo hace falta comparar la representación en pantalla de Obama (Kingsley Ben‑Adir) y la de Donald Trump (Brendan Gleeson mimetizando con acierto la cretinez del personaje). Aunque con dos personalidades tan marcadas y antepuestas, era casi inevitable un dibujo chulesco, egocéntrico, cretino, del impresentable que ostenta el máximo cargo en la actualidad. Más perfilado quizá podría estar el retrato hagiográfico por el que se opta en el caso del protagonista de la función, un íntegro James Comey velando siempre por su equipo de trabajadores y la independencia de la institución que lidera.

Dejando al lado estas inconveniencias de imparcialidad inherentes al entretenimiento salido de la esfera progresista norteamericana, la serie destaca por lo laborioso en su recorrido por las interioridades de ambos mandatos, especialmente poniendo el acento en el desgobierno y el autoritarismo de la era Trump. Tiene un cierto recargo del drama político y periodístico minucioso que cubre, o, intenta cubrir todos los flecos y el espectro de personajes que fueron desfilando en esas jornadas decisivas para la historia reciente de América, hasta el punto que, de los choques de los distintos personajes con el anaranjado líder, uno se lleva una impresión elaborada de la actitud, la idiosincrasia política y las intenciones que despender este infame presidente, como una pesadilla en presente continuo.

Su otra gran baza es sin duda el empeño mimético que pone el casting. Desde Jeff Daniels en la piel de Comey al mencionado  Brendan Glesson, pero sin olvidar secundarios como  Peter Coyote, William Sadler, Holly Hunter, Jonathan Banks, Richard Thomas, Jennifer Ehle, Scoot McNairy, Oona Chaplin, Michael Kelly

La ley de Comey se desliza así como un entretenimiento de carácter (casi) pedagógico similar a la reciente The Report. Interesante para los que quieren descubrir los secretos y cloacas de la política norteamericana de los años recientes, y de ritmo ágil y cómodo, aunque no juegue con la baza dramática como correspondería a un producto de ficción.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.