Domingo de serie

Domingo de serie: Life’s Too Short (BBC)

posted by Omar Little 18 noviembre, 2012 1 Comment
Pequeño matón

Life's too short

Con un curriculum en el que aparece en negrita la saga de La Guerra de las Galaxias, la de Harry Potter o la película Willow, debería ser más que suficiente para que las zarpas de ese sujeto fueran caldo de flashes en Hollywood Boulevard. Sin embargo, aunque difícil de concebir, no siempre es así. Al menos si eres Warwick Davis, no levantas más de tres palmos del suelo, y en la mayoría de esos clásicos salías con tantas capas de disfraz y maquillaje que tu diminuto careto  no podía asomar de ninguna de las maneras. Si a la ecuación le sumáis la mente retorcida y encabronada de Ricky Gervais borrando la etiqueta de “mítico clásico” a Willow (donde si se podía ver con detalle la fisonomía de Davis), entonces ya tendréis una idea aproximada de lo que se cuece en Life’s too short.

Resiguiendo un esquema muy parejo al practicado en Extras (donde Warwick también tenía un papel), el temido humorista inglés Ricky Gervais (con la ayuda de su inseparable Stephen Merchant) idea en Life’s Too Short una comedia, que adopta un tratamiento de falso documental, en la que el sujeto principal no es el propio Gervais, tal y como acostumbra, sino el enano Warwick Davis interpretándose a sí mismo. De esta forma, el espectador es testigo del traumático día a día de un actor en el otracismo, mientras lidia además con el menosprecio, las incomodidades y las humillaciones sujetas a su corta estatura.

Base de operaciones propicia para que Gervais y Merchant (quienes se guardan papeles secundarios en los que se interpretan a sí mismos), y el propio Warwick (en un acto de valentía y de encaje) se regocijen en el patetismo y la pena que conlleva la caída en desgracia de este protagonista. Excelente adobe con el que extraer las mejores virutas de humor bestia, cínico, negro e irreverente que puedan surgir de las entrañas de la BBC.

Life’s too short comparte el espíritu, la mala ostia y el humor gamberro y cafre de Extras, pero también recoge su testimonio adoptando el mismo formato: telecomedia de siete capítulos en el que en cada uno se presenta a Warwick encharcado en distintas situaciones, a cada cual, más embarazosa y penosa. Gervais, como pocos, sabe incidir en las heridas físicas, pero especialmente, en los comportamientos, de los rara avis de la farándula, pasto propicio para todo tipo de humillaciones.

Y además, como en su anterior serie, se vale de su talento y fama para alistar a todo un grupo de actores y rostros populares que se presten, sin ataduras ni manías, a la auto burla y al juego que dispongan sus co-creadores. De este modo se ve desfilar a Johnny Deep, Liam Neeson, Sting, Steve Carrell, Helena Bonham Carter, entre otros,  recreándose en la imagen que proyectan en la esfera pública y privada, o bien revirtiéndola.

Life’s too short es un producto de ficción autoconsciente, cuyo perverso e irreverente humor salpica de desfachatez, desprecio e hipocresía el propio mundo en el que se origina, así como sus esferas colindantes. Y lo logra a través del viaje en caída al que se somete un genial Warmick Davis en su papel de enano desgraciado. Bastante carcajada saliente de otras dosis de humor políticamente incorrecto marca de la casa de su principal impulsor, quien no huye de reírse de su posición, pero barriendo a quien se le cruza por el camino.

Solo por toda la amargura, el patetismo y la acidez contenida en su plano final, esta serie debería ser de obligada visión para los seguidores del british humor.

marco 75


1 Comment

Dulce 1 noviembre, 2013 at 16:56

Está muy divertida, a mí me gusta mucho el sentido del humor que tiene Merchant, la verdad es muy bueno, ahora con Gene Stupnitsky ha hecho buena mancuerna en Hello Ladies, es una serie graciosa y tiene personajes raros como lo que siempre hace.

Reply

Responder a Dulce Cancel Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.