Domingo de serie

Domingo de serie: Lo que hacemos en las sombras (Temporada 1)

posted by Omar Little 7 julio, 2019 0 comments
Convivencia milenaria

El mockumentary catódico ha ofrecido placeres memorables (desde The Office a Review). A este selecto grupo podemos sumar desde su fecha de emisión Lo que hacemos en las sombras, spin off televisivo de la película homónima gestada en 2014 por Jermaine Clement y Taika Waititi. Ambos repiten en sus funciones de responsables, y se les suma Paul Simms en la creación.

El planteamiento argumental transcurre parejo al de la película: reseguir los vericuetos domésticos de tres vampiros más un entrañable humano que hace de mayordomo y ayudante con el propósito de unirse al club de la tez blanquecina en un futuro próximo, y un humano vampiro, especialista en absorber la energía a través de turras insoportables. Todos ellos compartiendo casa en Staten Island.

Tal y como prefigura su delirante argumento, Lo que hacemos en las sombras se presenta como una house party mayúscula cargada de hilaridad, absurdidad y litronas de carcajadas. Fieles al estilo falso documental de la película (con varios gags atravesando la cuarta pared que le añaden sustento) y al humor de esta, la serie de FX se construye bajo un delirio ingenioso que nutre la mayor parte de sus tramos, haciendo de su visionado, no solo un gustazo antioxidante para la caja torácica, sino un placer carnívoro. Gran parte del éxito son los personajes risibles y estrafalarios que pueblan la ficción, así como las situaciones planteadas, y ese constante choque cómico entre la cotidianidad recogida en formato “Gran Hermano” y lo fantasioso del relato. Una fantasía desenvuelta en pantalla por un trabajo de CGI alucinante.

Durante el transcurso sobresale capítulos tan extremadamente divertidos como la farra alocada con el barón, el juicio posterior con los vampiros ilustres de universos paralelos de ficción, con Tilda Swinton de máxima jefa (sic), o el descacharrante capítulo final. Pero de hecho, lo complicado es encontrar un descuido en el formidable ritmo de comicidad e ingenio que se esconden en la guarida neoyorquina de estos peculiares vampiros.

No sé si ando muy errado cuando la referencia más clara de sus creadores parece ser un cruce entre el Joves (su absurdidad y parte de su comicidad cafre) y cierto humor yanqui que pivota sobre la hilaridad alocada (como podría ser la mentada Review).

Lo que hacemos en las sombras se convierte así en una mordedura estimulante y enérgica. Uno de los visionados cómicos de la temporada. Y en un placer muy propicio para ser degustado en modo binge-watching de sonrisa amplia gracias al corto minutaje de sus diez capítulos y al tremendo ritmo de comicidad inserto en estos.

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.