Domingo de serie

Domingo de serie: Manhunt: Unabomber

posted by Paloma Méndez Pérez 28 enero, 2018 0 comments

Manhunt unabomber

Aprovechando el incontestable éxito de crítica de Mindhunter, Netflix decidió aumentar la apuesta de caza de cerebros criminales y estrenar Manhunt: Unabomber serie producida por Discovery.

Más asequible en términos de trama, introducción, nudo y desenlace (detención y juicio), son claros aquí. Es Manhunt:  Unabomber la clásica serie en la que taciturno detective algo pintoresco, decide desobedecer las órdenes de sus superiores para resolver el caso del siglo y detener al malo entre los malos. No conozco quien haya resuelto un crimen en América siguiendo un protocolo de investigación y acumulando pruebas, seguramente en la entrevista para el FBI te preguntan varias veces cuán subversivo eres, porque apuesto que los menos contestatarios se quedarán con las ganas. Las normas y las riñas con superiores para saltárselas están empezando a parecer pantomima.

Da igual lo que nos parezca la historia de la caza de UNABOM porque es verídica. En este caso las peleas con la autoridad no son un recurso fácil de los guionistas. Se dieron en gran medida por la novedosa estrategia para cazar a Ted Kaczynski interpretado por Paul Bettany, de quien hasta la llegada de Jim Fitzgerald (Sam Worthington) si se sabía algo, era probablemente incorrecto.

Es ese el gran acierto de la serie. Aunque no compartamos la obsesión estadounidense por Ted Kaczynski, si conocemos gran parte de su historia y podemos detectar con facilidad los errores al trazar el perfil cometidos por el FBI. Cuando escuchamos que es un hombre con ninguna cultura y que por ese motivo ataca universidades, no podemos sorprendernos más con la incorrección. Es la caza de UNABOM un punto de apertura en unos sistemas de investigación a los que estos tipos de criminales escapaban. Así es interesante escuchar como no solo se convoca a expertos en perfiles, también a académicos del lenguaje y a expertos informáticos. Hoy en día seguramente la publicación del manifiesto hubiera sido inmediata, así como su localización gracias a internet.

La otra gran baza de la serie es el propio Ted Kaczynski. Atentó desde 1978 a 1995, enviando 16 bombas y asesinando a 3 personas. Con casi ninguna pista y algunas incorrectas, el FBI tardó más de 15 años en identificarle. Solo así se entiende que el FBI buscara cualquier método disponible por alternativo que pareciera. La serie además pone varias veces en cuestión la idoneidad de las ideas de Kaczynski. Por ejemplo, cuando enfrenta a Fitz con la cadena de mando, o cuando en la detención no recibe crédito alguno, ni siquiera de su familia. Por otra parte, Paul Bettany está excelente como UNABOM. Hombre huraño pero apegado a su pequeña comunidad, que ejerce de mentor y en el que incluso observamos tintes de compasión, aunque también de ostentar un carácter inflexible. Consigue humanizar a un hombre que a poco que se estudie resulta profundamente desequilibrado.

Sin embargo, Sam Worthington, interpretando al agente Fitzgerald, parece mucho más afectado, a veces incluso llegas a pensar que sufra de algún tipo de autismo. Qué manera más estrepitosa de fallar en una interpretación si UNABOM resulta un tío normal a tu lado.

El resto del elenco pasan de sobra el aprobado, especialmente Jeremy Bobb y Chris Noth. Ambos sobrados en su caracterización de jefes estrellas del FBI, jugándose la carrera, el presupuesto y la vida de muchas personas, para una tarea en la que fácilmente podían haber fracasado.

Muchos más minutos de UNABOM y Paul Bettany habrían sido bienvenidos y menos discutir sobre los párrafos en los doctorados.

6


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.