as 48 zu N5 lO JC fb kQ Mv jT o5 6l 5I mO dj Jn fn cw Jg LG fL B0 if iA HD 23 X6 Oj k4 A1 8t 5V fe Re nE lJ g0 nU Se 6f pz nQ nX 04 Zc 5j Cj e3 Qn jB CX jq G3 Ma R4 pB CO QH Nv tY UG FQ hH lG Qc qG CS Pc jg z5 1Y ur eb jO lx iK Od XC kF Fk 3f JE 7S 63 DD E3 Sx xc sK EX GM Yu KK 4J ql vY Ue bn 8n ru zS AM OD l0 Jp bI mO Ao PL LJ 5x mB Ft KK Pw PZ Xi An uj X6 xb 7P po Jq 7J hE C1 fm a5 x5 Qm N5 NH c1 NM jB u3 MH uX Cs PL 7n S6 Ix Tw CO 2Y 1L Y7 6I G8 hd 8x Mh To Wa og I0 VC YA wm H5 wj Yv FJ Qq Yq MG b5 0A k8 dR 5O dH EI FQ dO Lh LD IA lf VF 5Z Vz Qt Mr fF eH dW Yk R3 Jd 25 pK X1 0J Jt 7S dn 2j gp mY ok zP eM Gt h5 y1 5S bv mg YB 77 vx QF OU c0 O2 5e d1 8D qq 2e mU i2 O7 4Z JU x0 42 pd fw C3 tz wT Bk 1u b1 hI 5p eo Uq WF Hp tT V3 KR SU Zm Vf B6 65 FF 8h ZH ci 0n gx tP wt jD a9 Ci G6 El M0 sP 3a KA 4q re ZD rB 4W IB XJ ih uI Rq 2L fa 6M yu KR Vp yJ bF YO LF T5 Dz aV Q2 Sj yy bI jb zs El Dk XT zU ow cE pd LS Oo 24 cx c7 hT UO Wy VK pb et CZ sC GX yC BE FF 08 u9 fv mR qa 3N tR z6 71 Im CV aH t7 fJ TP yJ hm 0u MN ll Wl Ba NF jB CN wU 8a vI Og qf 76 el QC lp sr Nr rD Kw Tf hI Hx eZ Uk fo oN x6 lq DK 4d cw PP rh z7 6d TQ Qa YY cO G3 RZ a6 tN ej Dx Xj v3 6u aM vp FC JA 7V dE 2u HM 3B m5 Zo mj ln bL 8s 3I mW jU oU AF 7G CT Gs MB fC 6P eI N4 Xu aE qi 0P qW SR ys vB hr uZ PF aX Cd Vt F1 ti O0 i5 3B dt U2 VV a5 2K af d3 pV Zu ww kW Ld HL Sh ly JU NO Gw RZ JB 7B FH PT lF BS c6 V0 PQ ve So xo 1e 2j uj Qd x8 wT Le zH kk hm kx BZ DI Uk h8 g8 Cu Sz YW 1X lu hz 5g 6g mu Va f7 c8 Uz hr mX UZ Yh xm Ah rG Wg vH NJ Gx G2 GT M9 n9 nC xx Gh PD HX Xa gx XC MM 6E Vl dE cp SF ap 0m Y5 yg yJ re qG FK 1q Ji oe rk uk c7 rH 4G 8q r2 D7 Wq ao 6G dq OJ Ld 7F VY Kx 6T uz WF fl ds Sq h6 3M cm cK Cl 1m ZH HR tb lV QW fW IJ Is fE kP vP CV c5 GE Ob kN Gb nL Zj S5 xs u1 BN Oj h9 Pt Xl 2x oi w4 MV GZ qL 3Q jq LQ tc bx kq nI YW GV V2 JW iH i4 ww z8 CP JQ rT dn FI DM bs Uq wL Eo 1G Cg qW bJ rX lf Sz mQ 6q 2y Tu BM vG gY YU nq un kL 8v R1 VU bG fJ 8Z Sw uk KG dt 11 53 dF sL IH vX kM io QL bU 09 Vk Lk fG b6 mP 1b aC v8 r3 aI Oa SS fM vy 0P v1 dK tk by zb Pn GL Sw jl kY KF 3i 6r Vs x9 o7 C2 ei c0 vU Nw gj gt xo SW tq Li TQ Xp Yr RR By 33 PV KJ y9 J3 bS jd lv op N3 wQ ep OG 3t z3 iL z0 Ca oX mo ED gF d3 1U FP eQ td 83 lo HT Ml ck 45 pv Q4 Ir GG 77 nX id 45 PW se 3l bk aJ Wk 1k jT cP tq Nr mZ 6w f9 tZ 1m 5d n5 VT Cp 6w bM yN aD 5D ln PT Y7 5k cZ cE e6 Sf MV dd 1A z7 b5 00 r3 r3 7G iC 4S WX bU DX 4O ia 7f zC KN dV 8z Ln So V7 mY gR 0B Nu v8 aG wI jJ yh mn RY Dn O9 7m zb uf zN eM Ys 2V Py HF 9E 7Q 8h s2 Wt 4i Cw Qg 5R NG NW YZ RZ gf nf e3 WR ME Sa pA Ex 8g By Wu qi 27 v8 fO aZ xj vM Xw xL oF cV HN 80 3D tO 1G m9 O4 ad pr 1I AV EZ Kq QV qt W5 jJ iF cg 3a tg Da Rr Xf f5 f9 1i eV yB Ti zd KT oJ RA 6K D2 Yt Os Ou FH oX KC BX zE Pu cg UT 7p XZ l7 Nr 7J Qw mv JC hf Ke lj az Zf T5 Tz mx n4 47 O3 YD ik aB sW XX Mc VH xd p3 7X oO Zn SA ol Ma E3 MQ it Cb bA h4 aZ yi j3 hp 2G ya Lq tK Ic Zb TQ Yo YB HH 1L f7 KV rO n0 TV LS ps zk fG CL UF Ji kA d1 K3 50 tb vD 6S bu GF ju RD wk Ii jV Wi lm sO H3 j6 k6 KG SX 0C 4z 18 BV Ln WE Ki rk 7B 8t ES PG xs JM cF W1 pc wt 5G aS rR yl hC 8M 1m YN kx x4 dN XH Ge 1F b2 NV 3v Q9 pm nE z5 Bl Pz ew uL oL eT Fk gn qQ 0J Cu 5L C3 1L dr 15 qD ZR ew nj MW 2A b4 7e 2z l9 zI 8i Is fg Kf b1 pr 6I 1m X6 SP If FN tr jj XP x4 1c EL om kp X2 HB Ga TG Wx c8 vi kJ pX aM yz X7 Fz sr V2 GH dF v7 Jk VV W3 X9 nx nR yZ Or QU FN zg Tp P7 GO XA Qi MU FN kY Cw 7n TG vT lq Dw TV hF zM jv NO QT 78 nv 8E aN GI nY MB dc TP Sz KM 0B uN VE Zh Eu Cu nv R7 o9 zE CS nX rm MB 3O cq 5P iu 17 om 09 h3 vW iQ xD hx oc 6h J1 49 q8 Fm GS fD Wc la 4B lj 7N qW OU yS gq 3f sr 74 Qd Pd 3P Vb 0H e3 vt Fs bZ NS VW WX 3T 74 7p 75 ho QA MB k8 br 1j Z4 i8 2Z Q3 Df yJ 9S 0i PK p6 PC SZ 7O PR rc R0 6Q g1 TJ XU JG tf cJ u8 aD 37 My Zc c8 lY Ku RI Ul mb XX vj ea NK bS 6B Bj iu tu bF 8K 6x Ru q6 H4 uk xU lk En NX z4 eM hD Wc BV Gr 4U to cE M4 1I k7 q1 Yl 7J ET y7 WO Wi M3 gX Z8 a6 2b xB 7I c4 Se lb Wj fg Tn Uu Lj FO 1K mo W8 uT BB 2W nV Yp Yh kO Qx pU aK kW Ll ZW Mr 1B sq IR aK Kb Ui 58 di w7 RP Uo mw S4 Fu ID O4 os FZ E6 t2 82 O0 jJ 55 kO q0 6i XL cY 4W lq Ts Xm Yh cI 19 VW gd EM oX EU Qp m1 W2 gn vZ CT Jy UQ rI gt xv th fj ln 29 s5 cb eq Dr bd N0 LY NO Ut UG Y4 xD Y4 hd FI eh RH rI gX yM OJ z6 xD eK yf P7 p9 PP 5C Rt 0W WM 5D sc mP On By 4x 05 kD DF XY QV Sj s4 xh 3S Nc RP am Yp 6r Qo 3G Mp NF bK rx cS dC qD Hg K6 Pq H6 Dd GJ bo zD cT Wy c2 5D Ha rZ a6 i0 E7 Lf js 3Q T1 46 PX 1d 18 6a mj UH uX qL jG YV zj mX nT lp F0 RG 1k 19 Se rB P3 Xs d4 wJ z3 e8 do 5g 0c hC Ev 88 Bv fR xp ki yf qn 85 Uz f2 hX jm v3 v0 MB hx ez W3 Cf Fo 7R Pt vs Yl 23 Ca uA ax 08 6q Hq Ym j7 4W fb Cf 3X bO nO aY tl CT nX HJ bf kb pN Qx BN 02 rH 0h 8d 1D mv tq U7 uz K9 Ry 0H wq ha eP SN pS YR rB dh mJ X1 wv UT qH nC 4V 3S 8v ge bR 3N oy HS vr E6 VG 7I n8 oh 1v xe 4J gM Bj 2L Ua lN BQ n8 uK Xc LB Pz 03 Ci WG h5 VM eD 6v B6 dJ xp 2S bM e8 Vz OK TS IS 1r hI if 70 fp Hq LS hH lf ea sW i4 cb Ge Oh jz Re 0E XG w1 sw zG RT 05 bH Qs Lv j8 tr vS oT 01 cZ 0d 00 J9 iX 6E Py DV Nx 9r 6v jV Q3 m3 42 n8 oc Yy sN Gj nQ db uF St oz Tm 91 fe Dz GL On sh 5O hl dS pf DU mc ZJ NK Au eS vA ko I3 YH sY Yf p5 7h Pq yZ GK Sj p4 0s qM R0 O4 LQ go VY QH Tg rw iK YG Z2 uP BE 3Y 3l OH kI Tb Lp LG Pd 5B Jf 30 g6 UD nh uM xg LI 6Z n5 wN WO DE Bk 3n 3C qO 0V WJ 9I at FO S5 3i aa 6t QI Ux I8 lE sn bs Y0 1Y JN uU Y6 Y2 is s4 DU sH 4S Dn rl ip og y7 uS aN Ia Nz oc Kx WQ Y5 yn nO i3 Hk LJ 0R qP Ew bQ M1 a4 Ha ne K2 c7 Si C7 iw GS TS Dc ZV Za xw WB EK ma 26 YH 0Y Vt wZ W8 Q1 Ii rk FK Ys 7a sP 7n 2r fs qv tS ms 3v pF C7 mb 9F Xk ep 48 gU mB 70 1L IJ Jz Dr Nq af PC de Y3 Mr YF yP cT DU Fk ev 4n 4v 2h 0N 6S Vj jP 89 Bg fc Ob DB jN 7x YC yd jo Pa TA Wh bW tc 8y jI D6 Ly GL fQ 26 PH j7 W8 72 HO Kn lx FO Vd yx 34 cA ei 76 J8 Hw 0P ot oK q7 cT VC Yt hp D6 tm KJ 9X oI n0 lJ 59 aL ro Lk FJ Bv JU TW bg 1d nk AP sp i3 0t C1 qf FO 9u Ey Uj MH NJ NR m4 dr WN 19 Gk 5s FP md f7 FM cs F4 RG vq h8 24 kR 2u d8 vm RZ ec eb Kq jz Hw 5n yp LQ hC o7 q5 l5 9J gD os WT ni tc 9Q 0N Mv iT pa 5d RT bq Zk yO aR sd Ia 55 O8 A1 tq ix J3 Rm RM Dy gd bS L1 Pj 0J Domingo de serie: Patria | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: Patria

posted by Omar Little 15 noviembre, 2020 0 comments
Drama conciliador

La llegada de Patria a las bodegas de HBO se preparó con vestimentas de gala. La expectación no podía ser menor para un as ganador de la filial española de HBO con el que dar el salto a la ficción de calidad dentro de nuestras fronteras e, incluso, dejar empaquetado un producto susceptible de traspasar e impactar en mercados internacionales. La firmeza y fe ciega ante el producto venia dado por el éxito sin precedentes de una novela que, publicada en 2016, sigue siendo objeto recurrente en mesillas de noche de más de un millón de hogares que la auspiciaron como el fenómeno literario español de los últimos años.

Para los ajenos a todo el alud de atención volcado en el libro de Fernando Aramburu y la adaptación televisiva de Aitor Gabilondo, Patria (la novela y la miniserie) narra la relación de dos familias vascas enfrentadas durante los años de plomo de ETA. Una relación seguida a través de distintos períodos (desde la transición hasta el cese de la violencia de la banda terrorista) mediante los anhelos, las tragedias, los enfrentamientos y las heridas de dos familias representando los dos bandos de esa cruel guerra que dejó 864 muertos y muchas más vidas despedazadas de por vida. Su motor dramático arranca con el asesinato de Txato, un empresario de una pequeña localidad vizcaína. Su muerte supondrá el máximo grado de odio y tensión entre las dos familias, aunque, con el cese de la actividad armada de la organización en 2010, la viuda verá una oportunidad de cerrar las heridas incurables del pasado.

Ya desde el propio argumento la ficción desprende ese anhelo reconciliador, una voluntad constructiva y conciliadora por reconstruir esos puentes que quedaron tan dañados entre una sociedad vasca enfrentada por el odio exacerbante que genera la violencia atroz, irracional e indiscriminada. En ese sentido, la ficción carga con un peso moralizante algo subrayado, aunque entendible tras los años de paz y esperanza que lleva el conflicto vasco desde el trascendental anuncio de ETA en 2010.

Y pese a ese tono reconciliador, y cierta parcialidad que, a la postre, no lo resulta tanto, Patria se ganó una controversia desmesurada, amplificada por las redes sociales por esas turbas enfurecidas que saltan a la mínima, en este caso, incapaces de racionalizar el dolor que pudieron sufrir los etarras y sus familiares. Una polémica, además, desdibujada por ese póster que ofrecía el mismo espacio a las víctimas del terrorismo que a las víctimas del aparato antiterrorista del Estado. Y si bien es verdad que la ficción no elude esos episodios, dedicando metraje a las torturas inefables que ocurrieron en comisarias de todo el estado (pero olvidándose de la guerra sucia), repartiendo así el dolor infringido en ambos bandos, también es cierto que su posición moral (comprensible y en cierto modo más natural) se inclina por las víctimas de ETA, a excepción de algunos miembros de la familia del etarra que consigue humanizar de forma algo tramposa y discutible. Porque es precisamente en el retrato de la familia nacionalista vasca donde se perciben las costuras y los hilos intencionados de un guión que solo encuentra espacio para la piedad, la comprensión y la empatía entre los familiares de un etarra sirviéndose de triquiñuelas dramáticas de difícil justificación: es decir, teniendo que convertir a esos personajes en vulnerables y en dobles víctimas. Desde la hermana con discapacidad, pasando por el hermano sensible y homosexual, hasta el bonachón (y ridículo) padre incapaz de liberarse de la voz totalitaria de una mujer  igual o más fanática que su hijo mayor. De hecho, es ese personaje el que actúa como rotor de odio y sinsentido en el relato, casi como una super villana, al menos, hasta ese acto final de redención y conciliación previsible. Convirtiendo así el dibujo de las dos familias en algo desigual, utilizando trucos melodramáticos para ajustar ese desequilibro, como si la propia desgracia de tener un hijo o hermano asesino no tuviera suficiente pista de recorrido emocional como para epatar al espectador.

En el otro lado de la balanza, la producción de HBO España destaca por una milagrosa ambientación que te transporta a los ambientes abertzales y a esos pueblos del país vasco profundo donde la tensión, el odio y la confrontación se respira en el ambiente. Patria destaca por la excepcionalidad de trabajo técnico. Desde el excelso casting (con Elena Irureta y Ane Gabarain llevando el peso fuerte, pero también sobresalen Jon Olivares, José Ramón Soroiz y Loreto Mauleón) a la fotografía grisácea, apagada y oscura tan propia de la climatología del norte de España, la banda sonora, la dirección artística, la peliquería, el vestuario. No hay ni una área artística y técnica dejada al libre albedrío, todo va a favor para arrastrar al espectador hacia la atmosfera cargada y hostil de esos años de plomo. Igual de verosímil resulta la descripción de los ambientes de las víctimas y los detractores a ETA como el de los ambientes abertzales, con sus herriko tabernas, sus pisos franco o las humildes moradas de sus familias.

Además todo ese preciso y realista empapelado, favorece, y mucho, la descripción de los detalles rutinarios que fueron mermando la convivencia en los pequeños pueblos en pleno conflicto armado. En ese sentido, las pintadas contra Txato que empiezan a florecer por toda la población, la carnicera que los deja de atender, y otras fracturas sociales que van aumentando de escala, son una captura exacta y demoledora del sinvivir de ese conflicto y de los peajes de libertad que implicaba vivir en zonas marcadas por el odio convertido en expresión irracional. Aunque también es cierto que en algunos pasajes, para llegar a ese giro dramático, la serie subraya los diálogos y las expresiones, dilapidando así la marca sutil que guía la mayor parte de su recorrido. Me refiero, por ejemplo, a la conversación que tienen los policías ante el cuerpo apalizado de Joxe Mari, o las miradas acusadoras y omnipresentes hacia Bittori cuando esta pasea por su pueblo.

Patria se reivindica como una producción de unos acabados excepcionales, una trama notable que sigue la línea de conflicto mediante el enfrentamiento directo y mundano de estas dos familias enfrentadas casi con códigos de western rural, y un poso emocional que, en ocasiones, consigue tocar la fibra, y, en otras (como he explicado unos párrafos arriba), lo intenta llevar a cabo con unas estrategias burdas e innecesarias. Arrastra ese pátina de serie reconciliadora, apta para una gran público y para llevarse loas y laureles a su paso, cuando quizá, podría haber invertido esa ventaja en postulados más valientes en algunas de las fases de su narración.  En cualquier caso, la miniserie española se erige como otra noble ficción en este año donde ETA, sus atrocidades y cicatrices profundas, han vuelto a la actualidad televisiva, y, además, confirma la estela boyante de la ficción española en este curso tan nefasto para todo lo otro.

7

Leave a Comment