Domingo de serie

Domingo de serie: Quiz

posted by Omar Little 4 octubre, 2020 0 comments
Quiz scandal

Desde hace varias semanas de este año para el olvido, sonaba la cantinela alrededor de un producto de sumo interés confeccionado en territorio Brexit. Finalmente ha sido Movistar + la más rápida, o la más decidida, en echar el lazo a este producto televisivo inteligente: Quiz, disponible bajo demanda en la plataforma española desde el pasado lunes.

La ficción producida por ITV parte del libreto teatral homónimo escrito por James Graham, a su vez inspirado en el libro Bad Show: The Quiz, The Cough and The Millionaire Major, de James Plaskett y Bob WoffindenAunque la fuente originaria es la historia real de Charles Ingram y su esposa Diana, una pareja que, con la ayuda de un cómplice, asaltaron la banca de la versión inglesa (la original) de ¿Quién quiere ser millonario? El caso adquirió de inmediato relevancia nacional, promovido por la carroña amarilla que abunda en el país de Boris Johnson.

La miniserie, escrita por el propio Graham y dirigida por el recuperado Stephen Frears, se divide en tres episodios que reconstruyen los sonados acontecimientos y las consecuencias derivadas. Si la primera dosis sirve para introducir a los personajes y recorrer los entresijos que llevaron a la creación y lanzamiento del exitoso programa televisivo, el segundo apuesta por recrear el monitorizado e investigado programa en que se produjo el fraude. Por último, la miniserie concluye con el juicio y el paralelo del circo mediático.

De entrada se agradece la osadía y la neutralidad con la que el serial se sumerge en un relato que les pilla tan de cerca; siendo la propia ITV el canal que alumbró ¿Quién quiere ser millonario? y que se lucró con el alcance del escándalo destapado, asuntos que no se omiten en este relato que ocupa. Por ello resulta, como mínimo, sorprendente el grado de honestidad en retratar los vericuetos comerciales a la hora de concebir e impulsar el programa, así como el posterior benéfico traducido en ratings millonarios cuando el embrollo alcanzó el ojo público.

De hecho, los responsables de la ficción se mantienen siempre equidistantes y respetuosos con los timadores y perpetradores de la estafa del millón de libras. Hasta tal punto que la serie no despeja las dudas que concierne su culpabilidad, dejando instalado en el espectador esa bruma de duda sobre su implicación delictiva, algo que ayuda, por su parte, a mantener el interés a lo largo de los tres episodios. No solo buscan un apego humano con la pareja protagonista, sino que también exponen su vulnerabilidad cuando describen las burlas, acecho y calamidades públicas a los que fueron sometidos una vez el caso saltó a los tabloides.

También del tercer episodio se extraen reflexiones interesantes. Una de las más afinadas y acusadamente vigentes es cuando la abogada defensora habla de una preconcepción organizada. Es decir, cuando moldeamos los hechos (en el caso, la memoria) para ajustarlos a nuestra percepción inicial o discurso preestablecido, algo estrechamente ligado con las fake news y la posverdad.

Quiz deja observaciones y retratos a retener en esa narratividad sujeta al desarrollo de un escándalo que quizá resulta excesivo para un desarrollo en tres episodios, cuando podría haberse resuelto, perfectamente, en una TV Movie al estilo Brexit – escrita por el propio Graham, por cierto. Tampoco el look elegido, y las caracterizaciones se llevan las mejores loas. Frears acierta en la realización, buscando colocar la cámara con criterio y teniendo en cuenta el ritmo intrínseco de las escenas. Pero en general, las vestimentas estéticas del producto conducen irremediablemente al look televisivo, al entretenimiento funcional, que, por otra parte, resulta mayoritario en la ficción inglesa.

Quiz se resuelve así como un serial interesante sobre otro escándalo inglés poco conocido por estos lares. En su recorrido narrativo planta cuestiones candentes, y logra mantener el interés a lo largo de todo el recorrido, sin llegar nunca a entusiasmar, también sea dicho.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.