Domingo de serie

Domingo de serie: The Affair (Temporada 1)

posted by Omar Little 18 enero, 2015 1 Comment
El punto de vista como enigma

The affair poster

Flamante ganadora del Globo de oro a la mejor serie dramática, más uno de regalo para su actriz principal (Ruth Wilson), The Affair se ha convertido a ojos de Simon en  la gran revelación de las llegadas seriefilas del 2014. Y no es que ahora, envalentonados y apoyados por sus premios, nos sumemos al carro de los que  la aplauden. No. Porque ya le dimos su espacio en la lista de las mejores series del 2014 y percibimos cierto potencial con solo su piloto. Pero aún no habíamos tenido la ocasión de dedicarle su merecido espacio dominical Así que con la coherencia por bandera siempre (sic), pasamos hoy a desglosar esta grata sorpresa del curso seriéfilo del 2014.

La particularidad narrativa que propone The Affair, con el doble punto de vista, no solo la convierte inesperadamente en su mejor aliado para llegar a los 55 minutos de duración sin producir bostezos ni ningún pinzamiento en las cervicales, sino que además, ese elemento atípico y diferenciador, es el esquema sobre el que encuentra su anclaje perfecto la intriga de una serie que empieza como un drama de aires románticos para terminar adherida al misterio y la intriga de un rompecabezas que se va ampliando y complicando a medida que la trama avanza por su primera temporada.

Este relato de una padre de familia, felizmente casado, y atascado en su carrera literaria que decide pasar las vacaciones con los suyos en los Hamptons, la zona costera con casas de lujo de los millonetis neoyorquinos, y que terminará atrapado en una aventura amorosa que le reportará los mismos males de cabeza que alegrías, arranca con un conflicto dual definido y claro: mantenerse unido al núcleo familiar o separase de él…monogamia VS poligamia, fidelidad al tedio y la rutina familiar VS  ilusión de aventurarse en lo prohibido y lo añorado. Unos primeros capítulos, en que el interés queda agarrado al morbo de si los dos se dejarán arrastrar por sus instintos y pondrán los cuernos a sus cónyuges, así como escudriñar la disparidad del mismo relato en la voz de ella y en la voz de él, resultando paradigmático de cómo afrontan el relato sexual de forma distinta el hombre y la mujer.

Sin embargo, con la irrupción de un asesinato del que se oculta la mayor parte de información al espectador, tanto el conflicto como la apariencia esquemática se orientan hacia la intriga, y la búsqueda de la verdad ocultada. Gracias a su original planteamiento narrativo, la función de detective se le traspasa al espectador, quien deberá valorar si es la versión de él o la de ella la que se ajusta a la realidad representada, y con escasas pistas, dibujar el tablero, que a su vez no resulta demasiado difícil de completar, no nos engañemos.

Más allá de este acertado esquema narrativo, y su cambio de raíles en un momento de la temporada, The Affair sobresale por la naturalidad de unos diálogos y situaciones del alguien que se nota que ha sufrido el trance del matrimonio, las infidelidades y el divorcio. La serie respira veracidad, y aún se permite aportar ciertos apuntes sarcásticos sobre el matrimonio, el rol del escritor (por cierto, en un momento dado Noah Solloway se convierte en la versión East Coast de Hank Moody) y sobre el modo de vida de esos ricos que veranean en la costa de Nueva York. Todo ello hubiera caído en saco roto sino fuera por las destacables actuaciones de Dominic West y Ruth Wilson, como los principales implicados de este “Affaire” veraniego, así como sus respectivos cónyuges.

Sin llegar a la mirada ácida que imprimía Fincher, en su disección de la decadencia del matrimonio con Perdida, ni a toda su sustancia alojada en el subtexto,, The Affair comparte algunos signos con la última película del de The Game, ambos indagan en lo quebrantable del matrimonio, y en ese alejamiento del matrimonio y sus valores como institución secular.

Acato  las voces críticas que se cagan en un final precipitado, pero valoro muy por encima de la media de otras producciones la consistencia narrativa con la que se ha armado una serie bastante ejemplar en muchos de los elementos que la involucran, y que ha supuesto todo un acierto para Showtime vistas los espacios que han llenado en sus vitrinas con ésta. Ahora faltará por ver cómo logran darle continuidad a su historia con las temporadas que llegarán, y en que momento decidirán romper su singular doble punto de vista, para aclarar quien de los dos es más bellaco. ¿O quizás los dos son aprendices de “El pequeño Nicolás”?

marco 75

 


1 Comment

VengoAHablarDeMiTele 19 enero, 2015 at 10:48

Sin duda The affair ha sido una de las grandes revelaciones del 2014 y seguramente la más innovadora de todas las estrenadas el año pasado.
Por si interesa, dejo aquí mi review de la primera temporada con algunas declaraciones que han hecho los guionistas y que ayudan a comprender el juego de puntos de vista de “The affair”: https://vengoahablardemitele.wordpress.com/2015/01/18/the-affair-puntos-de-vista/

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.