Domingo de serie

Domingo de serie: The Bisexual

posted by Omar Little 14 abril, 2019 0 comments
Diario de una bisexual

the bisexual

Desiree Akhavan sigue pujando fuerte en ese grupo de directoras que observa sin reparos ni velos su descarno emocional y sus modalidades sexuales. Sin posibilidad de escapar de la comparación con Lena Dunham – de hecho fue esta quien le ofreció un papel en la cuarta de Girls tras notar sintonía con su estilo despreocupado en la ópera prima Appropiate Behaviour. Un pequeño empujón que ha sabido aprovechar con la estimable The Miseducation of Cameron Post, gran premio del jurado Drama en Sundance 2018, y con este The Bisexual que llega a nuestros ojos gracias a su incorporación en el catálogo de Filmin.

Producida a pachas entre Channel 4 y Hulu, la segunda incursión de esta polifacética artista en el campo televisivo se salda con un dramedy alrededor de los baches emocionales y la dificultad por desarrollar una orientación bisexual ante el hetereopatriarcado, pero incluso, ante las propias lesbianas y el feminismo. Una posición que plantea en primera persona (la propia showrunner es bisexual), exponiéndose, desde la clave de la ficción, a un remolino emocional que conoce en profundidad y que despega con la ruptura con una mujer lesbiana adulta con la que lleva años emparejada. Ante la nueva tesitura, y con el cuerpo pidiéndole marcha de ambos sexos, la serie indaga en sus derroteros por un Londres despersonalizado – en el reducido enfoque a la ciudad se nota que Akhavan vive en NY y que es conocedora de esta. Aunque el efecto en la trama es mínimo, ya que el foco está puesto en las interrelaciones y el termómetro de los personajes).

La serie no queda reducida a ese diario de una bisexual, atrapada entre varios fuegos de incomprensión, sino que también aprovecha para hacer un lúcido retrato sobre las idioteces y ridiculeces de la vida moderna, y repartir alguna pulla a ciertos colectivos y visiones sesgadas de plena actualidad.

Sin embargo, lo que sobresale en esta, es su estilo, ese cruce entre la honestidad, el humor (sin buscar la carcajada, ni el slapstick) simplemente la ocurrencia, o esa sonrisa cómplice (como ya consiguiera con el film citado ganador en Sundance) y el reverso amargo, que lo hay, pero en un tono llevadero, propia de la estructura dramedy en la que se acopla el producto..

Es en definitiva una ficción divertida y entretenida, que no puede evitar el choque comparativo con Girls, con la que sale perdiendo, pero que al menos, afianza un talento singular, digno de seguir y de elogio.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.