Domingo de serie

Domingo de serie: The Brink (HBO)

posted by Omar Little 13 septiembre, 2015 0 comments
Humor de destrucción reducido

 

The Brink

La HBO lleva un tiempo con la mira telescópica descalibrada. La presión que ejerce Netflix sobre ella no parece haberla reajustado. Más allá del éxito incontestable de Juego de tronos, y la grata llegada que supuso True Detective el pasado año, convertida en failaco en la presente, el canal de cable norteamericano no ha dado con la tecla deseada ni en comedia ni en drama – descarto aquí la notable Show me a hero al ser una mini serie sin posible continuación. Una situación que cambiará por completo el próximo año…tenerlo por seguro.

Entre estas nuevas llegadas de la HBO que han dejado el pabellón seriéfilo templado esta The Brink, una comedia que tenía todo para hacernos pedazos la caja torácica y que finalmente se ha quedado en un producto para acompañar, para matar esperas entre temporadas de serie de mayor impacto.

Cuando prometía todo lo contrario, llevarse todas las miradas en las fiestas de la HBO. Su premisa no podía ser más golosa. Una sitcom cómica alrededor de la geopolítica, en concreto sobre la infame política exterior de la Casa Blanca, a través de un secretario de estado – con un gran apetito sexual pero el único político espabilado de toda la función- que intenta evitar la implicación de Estados Unidos en una posible guerra nuclear entre Pakistán e Israel. Para evitar ese conflicto global, deberá confiar en un pseudo agente de la CIA, inexperto y gañán, y en dos pilotos de aviones que se pasan las horas trapicheando y con un globo de quaaludes muy bestia..

La vendieron, o nos la vendimos en nuestra propia cabezota, como una sátira política inspirada en Teléfono Rojo: volamos hacia Moscú del maestro Kubrick con retazos de Veep e In the loop. Sin embargo la referencia más cercana a este producto ideado por los hermanos Kim y Roberto Benabib son las comedias desatadas de los hermanos Zucker. Aterriza como puedas, Hot Shots, o especialmente, Top Secret parecen marcar el humor que salpica a la serie. La presencia de dos actores con solera como Tim Robbins y Jack Black también aseguraba sus dosis de calidad, y la verdad es que ambos ayudan a despegar el conjunto de la mediocridad.

¿Y qué es lo falla entonces? No es una cuestión de fallar, sino de hasta dónde se podría haber llegado con este material. La serie aumenta su interés, al principio, hay que ser algo paciente para recibir las primeras recompensas cómicas, sin embargo, el guión no presume de ingenio ni brillantez cuando plantea las situaciones comprometidas y disparatadas de estos políticos de pacotilla, ni de todo lo que acontece del escenario paquistaní. Tampoco los diálogos inciden en esa vena que se presuponía más cómica. Se echa a perder además la oportunidad de dar collejas más contundentes a la administración norteamericana y a su política exterior, en definitiva de imprimir más mala leche y bilis al relato.

Pese a que la propuesta nunca adquiere techos en los que vale la pena asentarse, The Brink, y su breve duración – tanto por capítulo como por temporada – facilita el consumo acelerado, sin sensación de pesadez alguna, más bien de liviana/lúdica, pero tampoco de efectos secundarios que nos empujen a escribir de nuevo sobre ésta… ¿me he explicado?

5,5


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.