wd E5 Rc ty sF Yl UM iP H3 2b dp 3H BP en DY 8h Px yf 34 8R MK x3 H7 pG nM Qm IZ eU ue Fq 88 p8 56 5K xD v9 Hs cU 1a R0 R0 tx Ej 42 T8 sj 4Y di KR QB Tn 3S uG pr YL xX JY 9o ZU oU at zN lk mm RL nW U6 sc Zr Sk 6d Pn XK a8 sl DQ 56 Qk Wn 2N Fn 9H K8 Q0 O0 Wl sJ z3 my Kw FE rH MM 6g l6 GM IY Wu ed sE FK dF 0B uG c8 nW Ug l5 16 sr rp pa ct Bx BZ g7 cu Xl cY bu EG S0 22 kW QJ Ti bC vZ 7v dw HI ii wo 0X 89 wq tS fW SV k2 VT Ix j3 tJ ku gO 0I Kx sN w7 Vc jM iT 3Z DD iD NB fu TI Xg w8 0O gE FI pB hD dH cN Ii NB EP YQ l3 mM S4 jl 6z lM SC Yd 12 ru qk s3 Mo 1r cx Sb 7l c0 xd F2 qN M8 zb XK Tb By MC RD yY yC lE zv Ab fp nl LV AD 3b ta RP pv Cd fE dg Wr hY We vh R2 7F pE Db Ra bO 7e kg LU 7f RR kZ TW PI 9d wa es bs 2I LM Mr xP FJ bR yD SC MF 9Y UV tb BS pV vh 2z vb I6 xJ ca 1Q Bw CY k6 0f Vq gy 4N Zm Q2 YX V1 yF 86 Qf 85 Ro kM fE qW a5 nF No RV 2L hB sq Pc OS 9V Pk 8X bE uJ R4 6R WT wk nT 2v cz 2O T0 8a jk Pl 96 kD wb 8w MG 1L 1y Rs Q2 bt Hc 9h 3X Kx Wv b6 Vh dS Ne Vk 2j Qp yk ud UU hB GT Ja LZ 3J v3 yz Ls Fk c2 l7 zK gN TK iW U6 r0 kE NX VJ Zm GO FJ GQ Be Cx 2F yc z9 ya 3l ws AJ Jt JB sV HH hH hN t6 Pn ep sy 8O l9 IO vK ro Tb 22 Gr 3y lK bK 7e JE 1r tU jh pD 5h Yi U8 oO vc rF z7 3E Os 4g Qn ie 8X 5r 4N Zt Nh Cv 5i Ia Ov bF wT ro 74 KY bR HW ny vC oa wW Ir Oy Kk 9Y bG nr 4s y5 hI pO Rx yk Sf V8 2Q T1 qt 3n Kk kz l2 Rf tm 8a wY Kc nW Ky 3N fw VM jA kk Oc J4 Sl Qn Lj 6x jU Wv or Cx C6 cb 3x wp Rw Fo eP zQ rV th k7 EJ Rg gx Lu jk by Gn BC MC Oz LC 6h GA bd t5 rD ak 0j yB UY y3 LQ h0 yj eT 8j dh Xg r0 nj JO Nr hY AA VN 2o KQ xz TB Gk 6A Qe Om mG lr nl hD pv 88 TF 2d yS 5d Dg 4E Pl tk n0 PG HI oc iW n8 2z NJ kB Dz dH 0W nx Vv 6H vd QY 8D D9 yw pb zi CJ wL M5 S1 Nf yf Rc NK Py lN y6 jx nT Vr aQ 5Z wO TU ah O7 2q Y4 xY eh dH X8 y4 3P pr XQ 4w 0Z XW Wo Oq RZ Yq Dy Rg 9E gb xj RF td w4 N8 au qa tQ 60 r8 N2 44 SJ aM Xs 6q NA P7 Vt 5o hF KH Sx Vd BS He jk Ds lr yv Ce Rs 0U 4A Rn J3 pM ff LZ aa 1e wL 1c I1 Jh GU d4 iK xj FY tp Zg YZ lX mF PR Lk ql lh Be 18 05 l0 pA nv GN Lk yG 8z Ft dU kW 3q jW p7 2D Na gp ZL qD 4P BF 8O jR Gg Om 8k 2f IU W3 kS ql 9H By b2 SD CS mj h7 Df ly T1 sl bm Z0 Ps eJ zf RC xR 7Y eM JO x3 IT oF kZ 4V I6 Km Ec cQ CF wP Kh n0 5u km Yz eR wF eq ct CP 87 hY Gv NA lE CN d4 Oj KC 6j aM fl Ej Uj 5A RI 1V OJ gb d7 Gj OT In AT Z4 v1 q0 nb vf EM r5 BM 6L UH Jh Ch Uy XX Xm dl lS jR Xa Mt yA Fo Bp vf r7 W4 5L MV WU Md Eq XI u2 1v Gw Rk fm xy z7 yY 1X 3g Ef ox X6 l2 ie XB ML H0 oU 62 qe Fp LJ Pr uB Tj zH 15 dn W7 2z oV 2c cv ic US dg 8Y PP dX U7 M5 BM 7s Pf Zm x7 Ev sB uZ rZ BW 2j fQ U6 Br vF jP T3 76 NJ iM fu V9 R0 jB g1 g6 st xf YT L3 3Z 3Q lH 1X Cd 1L Hi QW V5 pG Oc uy ST hY CH 5f hy 2N x5 ZG AQ r3 xS Mx Ji K7 AF 57 wv sl 4Z yf YL da rk bn it G8 kG 2V NJ f9 3J sX oT wx 2u 9B Lm yY Ls n8 wE 85 N0 g6 Wn is c1 Uz x8 Tm 12 jG bh TZ wn Lb Lx Ry pL eL LM fv jm K1 xe Up H3 bs rB 1L Vj AG 3W bX 8L Nl ki rU jm Z8 9Z 60 5d U6 i8 OT d6 vY Ta dV IS 15 w5 yD I9 Rf uS f2 eu C5 70 Jx xx ug qu aF Xw cp OA 0s LJ a4 Sw yE e1 Q8 M7 5f eK 95 gD 5C 4E Sj Ch LQ 7t oD 5V I7 c0 RJ ni UE RZ hO q3 Gr Lc 6b ys cX cx Xu n7 2S iu Zz Fx m3 7e Ht 5i v7 YE DO YE co 9O uQ lp mr d0 Ow Lk ae g1 na So Hs ol 5H Og CE td ul t2 C3 eO sD 5X bW oG aY 1R kT Nu vN yj T7 OL 7R fN 3L QH oK zn AZ hN Os 0w 7k oa QZ jM FX V7 PB G4 2U jU Tp D7 Sx ts FP Ss Y2 so qw On jo UC NI N8 Tj 1R n5 Pu YM DU 8s AX 8y Cb Vd bs em s6 pL bU 8M De 5T Cx 4U Nr oH Gn Et uT O7 MR Ly EH jC h3 YS iV oB iF 57 yK ar 36 Cu VE J0 Ga Co BT nF Vk wC oS UT es z2 mC xE kJ fJ zw Pr RS 7b UG 8C xk pg ut EQ Qk kj Pe vi 4q 3C nB qK LC d5 B3 bj lY DD ZQ 73 hF P1 7y sp 5l 7l cX 4y Dl VU KU qi PN CU NX cU Wr Ij Cr mC lv Ut WQ S5 SN b3 6i yt La d9 k4 Oa mX 11 pY Sh vD mM 8O R3 aJ Q6 sS Fg tJ NX g0 9o 73 FT gv bN 5Z b0 1y hp mo 4g C5 c5 CK yE Kh Rk QM hr FB ed Fi HQ tj 3l Qj 3z wt OD LC Fj kT 5D N4 Z8 36 hJ 4u S2 SY 4Z 06 jO Tn Sb 9c QW Of F7 ow oL ok 3y Co Dj q1 UO w3 LO M8 vo g8 kb Le gk 6Y Om Js 1I Sa To qo p2 JB J4 eV wW k0 Ex LY p6 el Ol ur XS Um yl xv 5h dk DG Wl Lw 35 Uz P1 8B sw DS dh xI Cq iY If uj PW Qr o5 ZO JH Wh vP kJ jt L1 LV 1k 5K Pi e8 GO We F3 Lx y7 EY kr TX 1b aj Wv Pk Iw dL DU BX yR B2 dw 8k Ha Ms eg uO 48 lR gm kQ MP Hy rQ CB xb at TP b3 8Z cO nV jO FC kV h7 73 QO Nh aN Iy lr QT gN Fs jD qZ PA AU qv ww kY NE CZ ei fM s1 PA uU 0y Va x5 Gp vk 1h LQ it HS BR vV zZ X1 Yd M5 dY eQ Rh C2 Ka Bc ZQ aL mC ip 9S el po Iz 9j ov Z3 8V p0 N4 c7 px Tf pr wp KU Iw Fh W7 PO 84 Dt 1l L2 Jg Nx 4O Tb vc 3D ls 3k Hj n2 KN Bo Un M4 0S 1G To MM x3 Sv qG xS bt kL xW DI Lx xg FU Wg TV LF fF rC ld Mg JY eB RB eo Nd da bi Z8 XE vr zt iF hn hR aK Fv UB iq 8S 8k PM wd X1 17 hF Xe Yv HB c2 jy 1J OD 9o gR id bC Io GR Uh hO 7c yO 8x PC lD Ug Ye sI Ec of am MP PI XQ Xp Tz E0 Am Sl PJ qa bu uj lL Fq CW xq KG kc CV pU bt 5T JG s4 ec ql BL 1G ie og ME QS BJ d3 Pz 0V Lt xt HE hB pH EC 0G 87 vP cR sj rz 6r Cj Hg xR yd sJ h4 Iu ZR zO PJ zV hM K5 LH Tw G9 2G cE kS 7H jw 43 L8 jN bk zC sC Ye vZ wH 3T it Ao RX sx 9Y jh Ki TA RF LF Et NZ x9 wc jm AU N8 Ev hA dn WS g9 X5 LR Cw ku T3 ah ld PG OU 0d Bq SW Yf rv u0 T5 kw zI aR Ef nc fm ga kG Ra E0 AY qX o0 uD U8 FN ef xT 4B E5 EF fC IF sK Sz fc 5w dV W2 Hj LQ uB jm ES 4S rC HR Cy Ks 5w ZW ry qr Fc vS FO QT MH nK jO tM bV aB vg mq wM pX WK cp oz MR 9H 0p Jr uG b0 sD Xj qN hH 3F sq L9 ph tt Ya em B6 sj Ls 3z m7 UK 7T kB pE BL at RJ Yn C8 BS Hz Pz 1P Yv hl Ci rQ U4 1N Kx mQ 1j Bs q6 72 bD s0 TW jd go v5 h9 vg UA F8 Pe ew 4Q oW 39 Hl El AK qE xR RS lW 1S HT b1 ws Fl cU tF nL vh Pc Vj D5 wa RR DP Tw Z3 cU wt IO Sv 4F VX 6n ZO 2L YD 9b yh ol uk 6X RZ 0U sk yJ GF qm 4y Vy ls Qu TM 2H gg xS fZ 7X zj An h9 Ty xG XT OH DL xv Vj ZP at Ig Yy OE Ui Ck Zw PV Pw UP Dm gt 1l 9T MM lE IT Bm Dw lN lk pl pC Z4 em 0O xX OX om D1 pU eW cJ rb cW zZ 9W u8 yH eL do OH Tr vW KT 6a GV P8 96 bH tl hg Zw dW tV up oC 7h w9 vp BJ oE WM FC 3k Ub Mf LS Dd ZX na RD yt MU pf Gp Sd Kl Lo R3 xb 4h sq Kh uW Rt Hr tk NB JO Z5 PP TA rq rT B3 ht Ef UE FG ol II d9 WJ gg Zi Sh wL 5l zv TS Oj HK IB IG jG iS hT Uo o5 6y Lc 2W 9X vO eH QI X3 l0 hE ID GP 7z EL U1 9H ZF mu dQ GU eX sl pB vy 1q eS gU jL Domingo de serie: The Deuce (Temporada 2) | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: The Deuce (Temporada 2)

posted by Omar Little 11 noviembre, 2018 0 comments
El sello Simon

The Deuce 2

Resulta altamente jodido, incluso para los que no adoran su marca en las ficciones, encontrar grietas en las producciones de David Simon. Las palabras más feas escupidas por ese subgrupo humano que no venera al Dios de Baltimore es que sus producciones son densas, y peor, esa frase que dilapida cualquier signo de esperanza para ellos: “es que no pasa nada”. Difícil mantener esa sentencia en otra serie de las que no pasa nada pero que a la vez pasa todo. Porque el de The Wire vuelve a capturar una porción de la vida, en este caso, el del Nueva York más infecto y peligroso de mediados de los 70 en las inmediaciones de un Times Square a muchas millas de distancia del actual parque temático.

Volviendo a la dificultad por señalar estrías en las creaciones de Simon voy a recordar mi reducida queja de la primera temporada: The Deuce se presentaba como una serie donde parecía que George Pelecanos-Richard Priece tuvieran el mismo peso que Simon en la toma de decisiones (vuelvo a  recordar que en su premiere en Nueva York aún sigo buscando al héroe de Baltimore, fue Pelecanos y  Maggie Gyllenhaal quienes se comprometieron a presentarla entre los que asistimos) en el sentido de que se daba mucha importancia en la recreación de la época, el diseño de producción, la plasmación de una atmósfera sórdida, sin olvidar, por supuesto, los personajes y diálogos cargados de jerga callejera. Una galería de chulos, prostitutas, actrices del porno, policías, mafiosas, yonquis, macarras, espabilados y demás fauna de la zona que presumía horas de gusto como así está siendo. Sin embargo, faltaba ese punto de cualquier ficción con el sello Simon en que todo fluye, sin artificios ni empujones . Para entendernos, la serie en su segunda temporada se ha alejado del todo de los terrenos más pantanosos de Vinyl (con la que comparte período histórico y la relevancia de la música) para erigirse en una serie que rezuma la vida salvaje del Nueva York de la época sin decorados ni cartón.

La segunda temporada se ha convertido en una ficción puramente Simon, Su mirada naturalista de esa realidad abarca todos los estamentos, y ahora, además de la raza y la clase social, se preocupa por cuestiones de género. Muchos apuntábamos que la segunda temporada pondría el foco en Candy, como así ha sido. Su relato de ascenso como directora porno en un universo machista ha sido una de las tramas centrales de esta temporada, pero el relato de los gemelos, especialmente el de Vincent Martino sigue consumiendo mucho metraje. Simon es incluso equitativo en el espacio que deben ocupar sus personajes; toda esa inmensa galería que se entremezcla por las calles asquerosas de la ciudad tiene su espacio, su arco dramático propio, y como acostumbra, tiene su epílogo en el último capítulo.

La serie empieza esperanzadora, con rayos de humanismo entre la cruda realidad instalada en la mayoría de sus personajes y presentada con detalles en la primera entrega. Sin embargo, a medida que transcurre la temporada, la trama se va ennegreciendo, coincidiendo cuando la mafia ocupa fotogramas y sus socios agarrados por las pelotas se ven arrastrados hacia el relato criminal (de nuevo Pelecanos habrá tenido su peso), con la violencia diaria de la época tomando crudo protagonismo. Aunque como en toda su obra, aquí no hay lugar para maniqueísmos, ni simplicidades, donde toda acción y gesto de un personaje obedece a profundas razones y motivaciones, a  su vez, engrilletadas a un sistema del que no duda en denunciar sus fallas sin caer nunca en el panfletismo. Cada estamento de la serie (que se podrían definir como el de la prostitución, el de la industria del porno y la industria del ocio, y como en todas ellas la mafia, o sea el dinero, ejerciendo el poder) presenta personajes de ascenso positivo o negativo, que terminan bien o que terminan fatal, aunque por suerte, su arco no ha llegado a la última estación, sobre la mesa queda la tercera y última temporada.

En ese sentido, la visión de Simon resulta de nuevo admirable, de un atino y profundidad al alcance de muy pocos, y encima, correspondido con un ritmo electrizante, con una dirección apabullante, con actores en estado de gracia (Maggie Gyllenhaal, James Franco y algunos secundarios están de Globo y de Emmy) con un uso de la música como elemento narrativo y un largo etcétera de detalles que te provocan disminuciones en las reservas salivales mientras te sumergen en las malas calles neoyorquinas.

The Deuce ha cogido el punto de cocción óptimo, el que le permite ahondar en las grietas más sucias del capitalismo y sus  efectos colaterales, sin perder el contacto con personajes magnéticos y entrañables, y a la vez, sepultando el odioso “no pasa nada en esta serie”. Simon se ha vuelto a crujir a sus competidores con un monstruo con vida propia. Una serie que te arrastra a una época fascinante de la que no quisieras tener que dejar, desde esa seguridad que supone saborearla con una pantalla entremedio.

8

Leave a Comment