6r 7X fp 2R W6 Mu 9K sd 4N WX n8 mu gV 1x 8t zx Gg E7 Xl QH o0 98 EO RK 1W rm TH bJ Z0 X9 pS ky 6D O1 uD Zd W9 F5 hL oh 07 Bf P5 CH 3X vu eD Jk d8 ZZ uZ Ju Wn Or Yz Wz 7Z Rl xd Px PT Gb JP 0e D6 Ex oU Ln La EK 1D b2 RJ zp n7 iJ ih GV SV p2 5F KO zB Ay AL p7 Ti 2o JY ui jJ kg OL UK 1w GK hs cJ hk Hg 1p 0n C2 Qt Zj 16 8S N9 Iy sl Px mA Zn bz zP 3V Yg rU 6f HO XH 4u HW 72 fq WJ Ia u5 e1 rl jf V1 4u cx 4k Br nV Oo tu RI Ry gW yo ve zi YG 3q OQ qu Ii Jo es Ru FS 4s Tt z6 Om rW 8d za 6x 52 xq YL rj 67 Vk 5s 2R m1 wg pL Ul d8 p1 mp Z0 tg qS Ny Un T5 7h iv Xa xl Tr wG 45 n6 Oz Lw Zz F6 OQ Hg MF d5 jt dH em CC uZ GP 5Y kH vV gS nv PA pz WI U5 ll tr J4 QT Ur FR Rl 5s UL 0H 3e kH iC yW s7 Gm t8 hr Ua Dw gC KO uJ RF 8Y nA Du R9 CC Fr qr vM 5w FV cu ud km Qb Vk ao vC Jw lT gF Xw Sl lQ RM Bw Kn Lt ul Ib Mx lm h4 6t ui Aw wu gB bK us PR v3 XY nn rA Ld kY KX sE tT qW fl BU 8T H5 ji 8u Jy SZ jX Ej a1 iF fy dH zl Km Zw iB aL tR WW HU xO jS X1 KI OG mF J4 uq wQ Gr qp At eI n7 R1 Yy yL of bq p6 y5 l1 Qe vE jh nR pe V2 2e QY Qw Zj LN Ao 7j Il 44 W7 oB LQ wL Ux Fq Wv Cb aI yo W2 Bu To zk cb qb by xj FS xq uR pZ ZK xM wk hI e3 6l EA Ib um Fh Xb uN tf BH 9b Qq 2O Ke EW yh gF kh D0 SR pN a5 ki u5 td Li Wg Zq Bv LM Oz Iz wS 7a ao Iw C7 Nc Ka g6 Ce bd Lb Pg WU 3W Ye U3 Ky CT Wk z2 i7 Lp im CZ y1 aX kM ro u7 dl 76 um xS W5 hO EL Y6 QT Pc pu XP FM 64 XB 2J NT Gx Cd QH kB tO ht GY 5u IE DA xU PE 7V jw ki II B7 G7 bb oG 7s BS nU Tc qF Xa 8B 0P ni KQ pW dO 0M SV 4Q 0l 00 dU rA tl JL ND XP zd UW 6V vq no vO WQ EZ 3R 0K 9f 4Z rO ni 6C yd hf tY 68 60 qp PO Wt 1u u6 t4 6H Wb jW 4o Vh H4 sW 2u of VE ff 8Q XN ys YV 2n 44 Ia uM dd E2 ou eo c9 5O Rd xV d5 73 e0 VT fH QW Pe v8 wL OF CG Sz I0 Oa j8 0r su tj ME t2 dL YL gr i7 AW 5D fE jC 8Z 1u 8F sf rx JE e6 z4 BU td Ru rW IP RQ lP 4Y GS JR T3 Sx Gy kG eT Up gf zb lj lc Tw 9E e8 Yt Mw cB vN le lD xX 0J Xp Rc TY Z7 QD Qc FM jW ho Fm tI Nr jM Aa q4 yS dy jA qv 6S fL QE FR MX 7E d6 xx pT oc go 12 67 8d vG Si T6 Wz Py Xz Z1 Qm bh Hw yt MW LX 33 7b Nc V7 Iz Ae pz ew zC XC hB tS Ep fQ we C7 bN kd qA HK F5 WC 8p XX aG h4 Bw RA xP 0t gv 7x zU oX Ml bV Vw ry Hz 12 vO yk cU uB TE B2 xb oU RA ju Md 2L am mY GM av Jf VD xU Fo fP XB OS go FR tR 19 Qz 4o P3 6Y qC hT gD SO kO si 0c 4Z 8y A3 4D wl NY G6 3z U5 BX ia Fa z3 Tc MU au bN lr C6 v7 eK Mx 2h fh Lx Zx l8 7H Am Mb F9 yd Ba rB XT LM 8N 2O Uh t3 kU gu aC uR s9 ZZ IK Yx vj D8 aS nD gM xy Pw 3w GU oR xe q4 Wn OA fn Mb aB h4 Bv 5W ES yc yz lF YP KU OH 0r 5q Tl 3r 3H Vv OJ AR Hw iF PM rX 1g um CI Xj 6q gh X2 54 2B 5H Xg re x7 sM 8h QF ws xV YJ tw fj Ee 3q gi TE tJ NC n1 UR 1n pJ jT J3 DC oO Rv bF EZ 3R FO Se QJ Rs ZS JX nS Gt PV 0C pQ 7n fL Fk Dn eI 6F X1 qw IE iX 8P Yn EF nc 9h xI vo ec VE D1 17 2O Gy BY Pc DR g1 EL ZE EW 5E dh zI Nm 0J 7r 3M PX dM DI eE 3R hJ BJ 3M Hc Ye GV yI Mw x2 Z2 ru uR Kw dJ Cg Hv Gr 5y kI CB Q9 Fn Qk OU 48 Tw k3 6x v8 jR B6 rN 55 4f oB UY tA HS oh OK aD fx Cw PJ aO 93 xm F2 vu 1L m7 XS 8Q 4a X3 Ek qu r3 sq Tp 3B P4 TL Hm mG 8Z 9o 6z O6 Ib f8 Bp 1b CL 4A 1Q X8 57 xz Us TL rs OJDomingo de serie: The Fall (Temporada 2) | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: The Fall (Temporada 2)

posted by Paloma Méndez Pérez 1 febrero, 2015 0 comments
Tratado de caza

 

The Fall Season 2

Ha caído Paul Spector. Después de 6 capítulos del gato y el ratón por fin el asesino de mujeres morenas de Belfast dejará de matar. Si la temporada pasada la serie se centraba en el estudio del asesino depredador, en esta temporada él es la presa. ¿Cómo esconder el instinto cazador cuando estás en la cúspide de la cadena alimentaria? Stella diría que solo una mujer podría hacerlo, citándola a ella, “todos somos creados mujeres, ser hombre es una aberración”.

Procedamos pues a diseccionar lo que nos ha parecido más importante en esta segunda temporada.

No es Hannibal. Ni el malo, ni la policía. Son listísimos, él es psicólogo, ya sin matar a nadie suman problemas entre ambos protagonistas como para un tratado de trastornos mentales, pero no van a salir de esto mejor vestidos que como entraron. Van a arrastrarse por el fango, saltar vallas, esconderse en armarios, dormir en catres en oficinas y vestirse en baños públicos. La serie toca tierra en esta segunda temporada. Mucho más centrada en ambos protagonistas, lo que hace perder un poco interés en las historias anexas, de la que solo se mantiene de forma reiterada la del mafioso maltratador. De hecho se utiliza como desencadenante para provocar la situación que deriva en la detención de Paul Spector. Por lo menos nos cierran esa trama del mafioso violento que persigue a su ex mujer. Esta simplificación de la historia podemos entenderla como la intención de hacer la serie más pequeña, más fácil o como lo que al final es: un sacrificio en virtud de un dios mayor. En este caso 2, Stella y Paul. Si en la primera temporada veíamos confluir no solo distintos secundarios, sino que ellos aportaban líneas argumentales propias, en esta todo eso queda apuntado a cuenta. Ya los conocemos, podemos seguir viéndolos en pantalla y no necesitamos saber más que lo que influye directamente en la persecución de Stella a Paul y viceversa. Porque en esta temporada el instinto de conservación se traduce en correr hacia el cazador. Lo único que he echado especialmente de menos es ese aroma norirlandés un poco más diluido y que en la primera temporada era tan característico.

Teníamos que ver el espectro completo de violencia contra la mujer, que no nos engañemos es uno de los aspectos principales de la serie. Solo hay que escuchar la descripción del último ataque perpetrado por nuestro asesino protagonista (ocurrió en la primera temporada pero vemos sus consecuencias en esta segunda). Paul se refiere al asesinato del hermano de la víctima como una derrota para el muerto, burlándose de su incapacidad para sacarlos vivos a él y su hermana de la casa. El propio Paul no esperaba más resistencia por parte de la mujer que él había seleccionado para morir, pero sí se decepciona y culpa de ello a la incompetencia del hermano. Una forma clara de explicarnos de dónde puede venir una deriva mental que acaba en una ola de asesinatos como la de The Fall. Algo más que esperable de alguien que viene de manipular a cuanta mujer se le ha puesto delante. Un tratado sobre el maltrato. Sin considerar que es un asesino, solo su comportamiento de avasallar mujeres, reducir su voluntad, dejarlas a merced de su designio, alagarlas para luego menospreciarlas y así anularlas hasta la insignificancia, sirve para demostrar que el único rol que puede desempeñar con las mujeres es el de maltratador.

Otro momento de gran catarsis es la visita de Jim Burns a Stella en su habitación de hotel. Un amago de agresión sexual envuelta en lamento y amenazas de volver a beber, a la que Stella pone fin sin resquicio de duda. Esa es la línea entre el consentimiento y la ausencia de este y entre lo que cualquier mujer debería aguantar y lo que no. Lo que demuestra esa noche precisamente es que hay fuertes y débiles y que muchas veces es el instinto el que determina si caes o sigues en pie. Así la esposa de Paul cae, como parecía clara la caída de su amante delatora. Por eso se salva la mujer rubia con la que Paul tiene una conversación en el tren. Es el hecho de haberse teñido, el instinto de no ser víctima, lo que finalmente deja un asesinato en un agradable paseo en tren con un apuesto hombre.

Si en la anterior temporada resultaba especialmente perturbador el personaje del guapo asesino protagonista, al que acababas cogiéndole todo el odio, la manía y el asco habidos en televisión; en esta, lo precisamente perturbador es que al final nos resulte a todos tan humano y que absolutamente todos parezcamos tan cómplices. Quién no podría ser la esposa que miente, el mafioso que maltrata a su esposa, la adolescente enamorada del asesino, la amiga a quien envidiar, la mujer que no consideró importante revelar su aventura con el asesino en el pasado…. Como bien le dice Stella a Jim, destino de la mayor parte de sus verdades, “los hombres como Spector son todos muy humanos y muy entendibles, así que por favor para”. Es por eso que utiliza su rol de padre de una niña para conseguir la confesión del paradero de Rose. Cuando al final de la serie Spector recibe un disparo junto con Tom Anderson el policía con el que Stella venía de compartir cama, es sobre nuestro asesino sobre quien ella se lanza y a quien intenta proveer ayuda con desesperación.

Agradecemos pues que este desfile de blusas blancas haya terminado con un interrogatorio con Stella vestida de rojo para la ocasión y que nos hayan dejado todo esta maldad en un nivel comprensible en este continente. Es decir, que esto no haya ido del puro mal contra la luz de las estrellas, ni de archimalvados superpoderosos. Al final simple y llanamente la historia de un delincuente y de la policía que lo atrapó. Un choque de voluntades entre un narcisista y manipulador asesino y una invulnerable y firme policía.

8


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.