Domingo de serie

Domingo de serie: The Good Wife (Temporada 6)

posted by Paloma Méndez Pérez 17 mayo, 2015 0 comments
Alicia fuera de juego

The good wife season 6

En el mundo en el que vivimos, superar la quinta temporada de cualquier serie es un asunto que merece estudio y atención. Que además lo haga una cadena pública programando 23 o 22 capítulos por temporada eso ya es para celebrarlo. The Good Wife tendrá incluso una séptima temporada. Si en ella veremos a Alicia defendiendo a personas con pocos recursos o casos de derechos civiles o si la veremos hacer campaña para ser primera dama, (yo me reí más que su hijo y ella cuando escuché al gobernador Florrick sugerirlo) tendremos que esperar hasta después del verano para saberlo.

Lo que sí podemos constatar es que la sexta temporada no ha alcanzado el nivel de la quinta. Ese estado de gracia no era fácil de mantener a la larga y la quinta temporada es de lo mejor que ha dado la televisión últimamente. Comenzamos con Alicia respondiendo a la pregunta de Eli Gold sobre su carrera política. Y durante los primeros capítulos aguantamos la respiración con nuestra preocupación por Cary Agos. Lo que antes se enlazaba, se escondía y volvía a sugerirse más adelante sin resultar ficticio, en esta temporada ha parecido un poco más forzado. Esa desaparición de Kalinda, aunque ya sabíamos que Archi Panjabi no continuaba en la serie estaba escrito que nos retomarían algo de la historia de Bishop, Cary y la fiscalía para solucionarlo.

Lo que sí nos ha traído esta temporada es mucha más compresión de la política. Desde aquí mis elogios a Eli Gold y Peter Florrick que llevan desde el comienzo tejiendo una carrera política que no para de alcanzar cotas más altas. Además con la trama de la carrera de Alicia por la fiscalía encontramos dos personajes entrañables de este curso: Frank Prady y Marissa Gold.

Hemos visto a una Alicia jugar un juego que en el que pierdes mucho, sobre todo si ganas tan poco: las elecciones a la fiscalía. Ha sido una temporada perfecta post Will. Teniamos que ver a una Alicia descolocada, comportándose sin atención a las consecuencias y viviendo a su manera como si no hubiera un mañana. Entrando en debates, juegos y relaciones como si aquello fuera un ahora o nunca. También la hemos visto encarar a Peter de político a político y salir ganando. Bien por ella.

Los demás personajes más o menos han conservado su estado habitual. Un Cary fuera de la cárcel, aunque faltó poco, un Bishop (padre primer, mafioso después) encerrado, Kalinda fuera de juego y Diane haciendo de millonaria demócrata aunque cace un ciervo para ganar un cliente.

Los casos sí han sido algo menos complejos jurídicamente hablando pero más interesantes desde el punto de vista social o civil. Uno de los mejores capítulos de la temporada tiene lugar tras el veredicto de un caso como el de Ferguson. Sencillo desde el punto de vista judicial, pero con consecuencias difíciles de controlar.

Esta temporada ha sido la del desorden. La de recoger los restos del naufragio y solo pensar en sobrevivir un día tras otro. Si esto fuese una carta astral, diríamos que la próxima temporada será de la tranquilidad y el resurgimiento. A ver que le dicen los astros a Alicia.

6


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.