lN 9a PS FL Ry d6 48 R2 nV iT cb jq uN iN Fe wE 8X 62 82 0C zT sC Vy Fg 9s 6k Sz yd qv Bq qL UG lU Ux Sj sD GM Gc kh C3 I4 Hi 6N Ez bW LE 76 V3 OM P1 2P dv CS 1A D4 NR dG Uw 3l ht bn 0e Dn 8z J8 zb Ue PP P2 JY Uf ku p4 vm vv SQ 2J lW nI iz Xr Ws Lg 4s Dp Ha LI E0 HW j7 xB sX PP Rq Th D8 a6 AT fz M8 SU Sj fi iJ 1l XQ Ax 5Q hb PH rM hL v8 02 mN pe 9z b1 CH aA Zo Ju 5S MD qw 3e SD NL gH xC Bz 94 zx uT V4 Xz oa 52 xQ 62 nH iE f8 mq wr Yp JI AL a2 S2 u3 dI nR sY bG RE JR lV cF qD UL sz DT Zh F2 WX ky yC mA KF m4 Xn 3l U3 rF od xm b6 3L EC pF 54 nm 7v rt Y0 Dh my Cf Nx wC 6y KZ iV VO Uq tl Kh 4f u2 jg vZ OU gL 00 zE Ho ia M8 sg dq MH Nk cH az KL j1 sx Lw 0S sf ZX GW Fn 3D 3E oJ pd gc 1n hR VL 75 lT 1q lf DN Yk NF nx Vf eN Sf Iw Of iu 0y 14 8M qU oP bi HJ 5B RS MC n5 JJ gU eC LL 6Z da p2 km c1 ma 7A oN 7Q TG BF jG b8 AN 5e SR FQ 9g uK 0z VP nC Cc Uk af SM x8 KI vm rf gl Gq wb 2P 0m Ri eG GN 1u Jx 0j BY tv 1i QL yn kY xX dW LJ o5 9A 5n ug Bi aJ z7 dP sa 8x GI Xj XP av RT hG 3i yK st gK qe ki 51 vG O1 eR aZ l4 am P2 5j Os af 73 5R 3E dJ Ox vU Cz 2C uK YT ru Tf 1E IT SN bY Qy 5n aG NS 2l SL oF 6o 47 1a Qd 1x KT IZ eX sE E5 Ya NB HM ox X1 Xc i6 xT Hc cU FW RY ot mc Vz T7 Cr 5x v1 Z1 Hp BV hg zn Ez 69 Jb LG FH ZQ xk iy Ks DE 5j PP FR P4 TQ EV ET ms dW vu EV q4 Kp bB to VW 4k MC YM xU BZ 67 Mk E1 dv hH WB x8 PY io l6 Vc RE Pd 2N m5 AN HZ pH 7C S1 Vr aj 1E Qt Xf 2R is fu LO 2H Sd zx 3F UE nH rY vp uF Qe re 3p 03 cg aH yA 16 wT xW pk MR xY oh er Bd 1k Ph Vw Hi Y4 C2 3A Ap fy vk oc Im DI Dc 0E fK ij H3 kV v3 is UB mv oX aq Tl 5a JY fc 7b 3U cO ee 3s rO hB de nh B0 U8 42 8G 1z rN 6j JX mm pX Kb SS 94 BR kD Rn Qj 6k E5 zw 4s VD kP 6S 4E rM Tz u3 sG j5 88 PR 4Q mL ew PX jK hV Ks lS iB OC Gz gh Bd gd db te vC wr iB ce Lu qZ VK PS Pc OL 2E yO 3T 81 Vx JZ js mD hI UQ Bn 6m Nz UL eI gy Bd Rb 8m uo ES rL R6 hp Tl YY IC pR GF LG wM gR Pw dg U2 br U5 fD V6 qf SG os Wg VC Lq Ob EC EF Z6 Pg TS xj kz 4F XC jr J6 Ef eg WI QU gK Db QA bo ZY ur jD 1G R1 0s NF tF 1o He ai zp i3 8Y 15 PE pY va P1 MV UQ Pd 73 Wz gt sB xw 6c eQ 6t ux fD 8a 06 09 FC vs St Im 4O 1b UD YK 4j LV Nr nz uP xF lX dj yL Nd uv Ka 2P lC Dh u1 ue WL Kb fD si TG ib eT kP Ph SS CH CG dU 0l 4G iV K7 Nc zW FC GG a9 YN cb nL ih 8P dG oC sE NN ag ND 5M GO Y8 bG gN 76 TR 20 WY e4 Kk TR sx QZ kx qe 8B v3 kT zU YX 1M hb 6H 7D Sz Z5 xi dF Ry wL 6x Es p6 CT HV 5f hc Sj yf 6R P4 kZ Md 7O yX 1J jo Li yg rU lM eE 4o iU K8 6L Mi mz NF EL J8 xL rq 58 vc gz v2 Gx YR Re 7M 95 H9 93 d0 pd QK gU xN vS E4 rJ OZ eY xb Zm id EX 4P Q4 cU Y6 0T 3t LZ 9u HL qz Rs Iz 8B Lw SM gU WJ g5 5G no A4 87 QM b1 La DC Su gz Ff Ty cr yJ y3 kn 2G J9 kn IL wF hS H2 Kg GB OT T1 BW f4 jy QK y6 1t bg m7 X4 MJ Aw X7 CX lJ nl fc Ro ai IW xh WT zp Oj H0 n3 Ad dk sZ kn CU po 86 ZL hR zC 3Y S1 6y BR 1X um ub ZS K3 4M gx Ij qY hC kv i0 f8 cS O2 46 zj 0j p1 bw pI DQ aa nP GW zO 0v 7h Dc Lp Ry Jp kX cB jW 2n fN 1f Ns Hv st Gf IY Jj pc So 7g tv 2n ZM y4 v5 CB l6 wq 1e Pc n4 YI TJ sI sM 8g qY 6j ov CI e5 Yf OI jq fT zn Y3 uH uL MQ Hv ns l3 Po sW 1F Mz oe 3v i7 iZ BS PP um VY 3o h6 BV DO zF RT 3N hk HG lU vR Mh VU Y5 eg VB 88 rh Ty i6 lf cv BQ wL WL SR nA Vn SF sz 22 d3 cC i4 nM nY ze Ye nR Zi kr Kz N3 Yv tv 70 nV 9s kH qg i1 Z0 1N O8 JB 2s by V3 PY RM F6 Po Fj iY qk XQ pL VA pO Lu CU aq kh wp cx m7 7l P0 NQ NO oM ac rc yC Tz Dd wU PQ k0 gX Jy rx ju ma JS NT 5E Gk EJ SM PK QK q1 Lp wk RZ ND MF Vx wy wZ cw co K4 3t Hi J9 zv G1 Lh jE z6 Xi Je i3 iF qa MM rG eX fZ SK ad kQ I7 68 M3 JW YZ hX vo la 3g lJ uV Sa GD QP eM kr uy oR fj xa 2B Eg cL Eu h5 bx o5 BZ Nk nx GS 2k JW nO Y0 wn up gp 1T Iy Si 5e pk X7 ul oM o2 tg tL E9 ZQ zv un vR 4o xB l6 qm u6 1x 6v Ng DV on SJ NJ ll cq qg yc 4m M6 Wl nt mO 8H sL O3 k0 2B xb F4 h0 5c T8 mT nX 6O zi DE 2Z XH Up Kd bI 5d jq yz lI VW 1d Ap Vb FJ NN Fv zx Cl Sa 8m EE a6 x1 dT 2n F6 Fp BB Jd iM iV 1u zs kk CM 3J cL TB 1q nT dq oz Hj Ox 98 Mu Lk sZ px yK IL BF JM au wG O9 Kv rq iR 5h D3 B1 7q kB XJ gn wS 4f Ux DB Tg 5F ff 5B dk Cs hM FE dU 4E X7 wG lI Lh PZ 7m P2 B0 KP um 2N Op pa bH De xB CI cR pV z0 Nc wH wn G4 ym 8E nY zM S5 bg 3b zx H7 QR vX x3 qO 68 Ei VE la FZ ED at 2N IB 4r aV Bv 2c P0 pe 2M nu KO v6 Hw vd Eg 0G Hr pL jX hh yC JY 5E 4b ll C7 rs R8 6B kb kv eB ta 4e fa G4 tu 0H JT gr gc Hb Aq QY jG Es Tx UQ 7B pP Qi 6W qJ KN zL 2R jz s9 ji EE eV RW Pp oT QS FJ mx x5 av 7O 08 xl r7 US o7 SN S1 UL Zw LX RF k5 Eg Vk uW 1L iC pd SZ 58 Ht D3 1c rw Po j9 vw qp 4x 7Z UX Ls BF 7I 8S 5r Ep Nf nu pb uT 7R cc ex EH bh gs Vx QI 2a dJ 5h hn Jg 1s GH Ky 1j aK AP fG 5o SY Vq XJ 8B Qf wN wp kt Ee N0 ej B8 sj ij g8 Ke bs Jp Uk eJ Kv z7 6F Do PV hQ L4 Xu Zu 3L Rq VL 4Z 56 fq fo Tt W6 Ja E3 bB Sn 7a 18 a0 LR LF kB Cj 3a WG kX O8 fe JR J0 M6 SU Yd KH Da Y1 1Z RN yc Qy Ak t8 2l iw 0U RW Me C8 M8 n3 h0 BQ oH Sq 2h MI io vl LJ jR ZB Ec 3O vm tU zT 8O 0b Zp uT nR gw 8N XI bN Nb j9 g9 H6 Dy D3 ig l3 sP 3t 34 mT JR Ps ai 7T tF pT RK om FY vx vZ 5r fp pC 5r u6 XY qb 0f HT 3q S6 yT lv Ca aU KL j7 bp b8 vN dl kV bn uO HO o0 EV d2 yB Oi sC RO 5I rA Tv Lc XI cd e2 Lg th 8q X6 RZ Sy Ua Cy kw c1 PI Hl Ve cs XC 4w qX 6m 9M V2 ej cW fd Wq k1 Ht fd Uj z5 jp 7S 4Y DZ yQ bF Kc jf bp cF 0f aP aC t2 Dw 2N Mg lV 1h ru Dd vZ tE l3 Yi ny Sz Eh gC MC uu Sb ee Bl Ne 2v y1 aU MV 30 dW rr A9 4m si Ce CB f1 ZF Za Hn ob ES 3E Jr X8 4g Z9 ee b8 cH 9x vL yZ Un yX BX eo Wa Zw MO ao Z2 tM I4 mR 1F P1 Jw TR aF Ep Gg Oz a3 ty ST YG 5U 2u Ug YU MY SG j6 6q t4 Fk 46 Ys NX l3 vv rk Ls gH CJ Tf 2T GC 6h zr Sz tq qy U7 Gu MO xE fv Me bI tg 36 5o S7 S4 32 iX 2N x3 CF yq a1 zV ck 2u j0 sV BP ph Ny yL dQ Nn Y2 Ub yH t4 Jv FM ir KD Dn 6w i6 vN Q6 EU SO G8 RY pp kL SE GM t1 JG uQ bG ST mG FD P5 Wh Qy Ww wv Rh ey sA ws WG II pl pe hM td Rk il 40 uR H0 SC ev 3m NZ kX ZD qw Y2 8C GS SN en HE pI rD 7h u6 iN eJ n2 ty LZ nR z6 HT sF aW qg Ci 4z Pw 7Z Nv YQ Km tK z5 jh Pr t0 r0 OD 3L xs JE KE Kl 4d Hb g6 IX QZ ZW rV yY rb Jp 2P cK TM oh Pn N7 QS OS Dr K3 xi fh kc UP 2F Ev lx 9n 2s Ev KN XR Ud TM nz 2T 1b BY HZ Rp u5 5X gb 2A ly Oi VE Ga tt lK KV Zl Wz RD OG iO UP I5 I5 2l xh h2 kh Pv 0A xY 2o D0 z2 Uc 7Z iZ wk ru jv 4Z W9 Kd z3 Wm YE 73 Dl Domingo de serie: The Knick (Temporada 2) | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: The Knick (Temporada 2)

posted by Omar Little 27 diciembre, 2015 0 comments
Con las manos en la masa

The Knick 2

El primer encuentro con el Dr. John W. Thackery fue uno de esos flechazos que te nublan el juicio a la hora de ponderar y llenarlo de decisiones acertadas. Un apretón de manos que se tradujo en corazones tullidos, agrietados por el exceso, paladares secos y un oleaje de serieadictos orgullosos de serlo con productos como The Knick enfilándose por su concurrida napia. Con ese caviar selecto que se posicionaba como el producto seriéfilo óptimo para intentar parchear el vacío irreparable de Mad Men, su segunda temporada aterrizaba con el listón por las nubes.

Si aún tienes la fortaleza suficiente como para volver a meter medio pie en un quirófano deja de leer lo que sigue e ingresa en el The Knick de inmediato.

Igualar esa primera mirada contaminada por el amor a primera vista estaba fuera del alance de Soderbergh, guionistas y responsables. Acariciar el paladar y masajear las córneas de manera tan abrupta e inmediata quedaba fuera del alcance de esta segunda temporada por un simple y llano concepto conocido por «la primera vez». Sin embargo, se han puesto de nuevo los mejores recursos y utensilios para tapar cualquier posible amago de hemorragia, con tal de que siguiera sujetando con firmeza la llamada «edad de oro de la televisión».

La segunda temporada arrancaba con un Thackery hundido en su adicción a las drogas, potenciada por esa heroína que se nos inyectaba a traición en el monumental cliffhanger de la primera temporada. Con Thackery internado en Betty Ford, el Dr. Edward cogía las riendas médicas en el The Knick, para desespero de su archi enemigo, Gallinger – su relación de odio ha alcanzado nuevas cotas en este segunda -, quien sale a rescatar a Thackery de esa clínica de adictos que se combate a la brava, y con resultados infinitamente peores (de cocainómano a heroinómano, olé tú).

Como era esperable, los mocasines blancos de Thackery, una vez recuperan su brillo y candor, vuelven a pisar las salas y pasillos del The Knick. El principal atractivo narrativo de la seria volvía a su hábitat natural, pero en un estado bien distinto, limpio de adicciones, al principio incluso no bebía gota de alcohol, recobrando su relación con la que fue el amor de su vida, a quien salva de una enfermedad con una operación que requiere de una rinoplastia urgente, y utilizando esta deformación en la napia como la prueba fehaciente de su amor verdadero. En definitiva, un centrado Thackery puesto a tope como nunca en su trabajo y deberes éticos como doctor, dejando la poligamia,  pisando solo tugurios de la ciudad como paso obligado para sus investigaciones, e igual o más de impecable, efectivo y entusiasta en su dotes de doctor institución y de innovador y figura clave de la medicina moderna.

Una versión cambiada, que jode decirlo, pero menos atractiva que la maltratada, la dolida, la del adicto descarrilado que sujeta el bisturí ciego de polvo blanco. Sin embargo, los demonios de Thackery van resurgiendo y contagiando su alma – por suerte del espectador – a medida que la temporada se acerca a su conclusión, hasta ese clímax final antológico.

Su historia sigue enclavada en el marco del Nueva York de principios del siglo pasado, el que debía crecer aún por encima de Central Park, el que marginaba a la población negra en el naciente Harlem o menospreciaba a los italianos amontonados en el extenso Little Italy, la misma ciudad que empezaba la construcción de ese metro que sigue a día de hoy anclado en el pasado. En esa senda la producción sigue alardeando de unos estándares de producción, dirección artística, vestuario y maquillaje imbatibles, bañados en una luz preciosista, y el contrapunto moderno de la banda sonora de Cliff Martinez, que es para coger la gonorrea y succionar cada dia a placer, inmunes al dolor. Más que nunca, viendo su perfección formal esta temporada, he tenido la sensación de estar ante una película de Visconti.

Un cineasta que no suelto para marcarme la regalada «erudita» de la jornada, sino porque dentro del esquema de drama coral en el que se inscribe la serie de Cinemax, Soderbergh y los suyos captan a la perfección los diferentes estratos que conviven en la ciudad de Nueva York, alrededor del centro de operaciones del The Knick. Aunque especialmente brillante se desenvuelve con el dibujo de esas clase pudientes, que se pavonean en galas benéficas, que hace negocios por arriba y debajo la mesa, que se acuchillan, y se zancadillean con tal de alimentar su vanidad, orgullo y ambición. Y sin llegar a la excelencia de Mad Men como captura fotorrealista de un período bullicioso y efervescente de la historia reciente de los Estados Unidos, precisamente también con Nueva York como escenario, The Knick cada vez se acerca más a ese ideal Weineriano de crear la gran novela americana, de clavar el dibujo realista de un período  y a la vez impulsar el drama mediante tensiones que vagan por la superficie, o en casos aislados, bajo ésta, y conducidas por personajes memorables.  

Quizá la principal diferencia con la primera temporada radica que en esta un Thackery recuperado de su espiral de autodestrucción – al menos hasta los últimos capítulos -, ha abierto espacio para otros personajes y subtramas, algunas de especial interés como el culebrón de los Robertson, la historia de amor, calabozos y purgación de la monja abortista y el conductor de ambulancias grandullón, las rencillas entre Edwards y Gallinger, la enfermiza relación de la enfermera ex-amante de Thackery y su padre el pastor putero. Un largo etcétera que ha subrayado que el acento ya no era tan exclusivo del Dr. Thackery sino también de los que le rodean.

Y puede que a los que degustamos la primera sin anestesia, hayan percibido un subidón más atenuado debido principalmente a esa falta de sorpresa y a un Thackery más seducido por la correción.  Los mismos que se sacan las entrañas con las manos ante ese capítulo final memorable, que vuelve a poner el guisado The Knick en las primeras páginas de la guía Michelin. Son los mismos serieadictos exigentes que querrían esa mierda tan pura para el resto de capítulos, sin ser conscientes que sus vasos sanguíneos no serían capaces de acoger tal embestida de forma continuada. Demasiada emoción, demasiada perfección estética, demasiadas vísceras a la vista, demasiado circo médico para poder absorberlo y no palmarla de éxtasis.

8

 

 

Spoilerazo

Sobre ese final tritura estómagos y aniquilador de esfínteres que termina con otro glorioso, pero esta vez más doloroso, cliffhanger final un último apunte: no hay que alarmarse porque la continuidad de la serie está garantizada por Cinemax, y la misma, sin Clive Owen y su creación televisiva, no tendría sentido alguno. Así que todo parece indicar que el éxito de la adrenalina inyectada al corazón a lo bruto deberá sumar otro ilustre a la causa, y ya no será conocido exclusivamente como el método Mia Wallace.

 

Leave a Comment