Domingo de serie

Domingo de serie: The Newsroom (Temporada 3)

posted by Paloma Méndez Pérez 21 diciembre, 2014 0 comments
El final pasando por el comienzo

the newsroom season 3

Acabó la tercera temporada de The Newsroom y con ella se puso fin al experimento periodístico de Aaron Sorkin. Después de una segunda temporada decepcionante, que giraba sobre una noticia en la que no se habían verificado las fuentes correctamente, se tomó un descanso y se despidió volviendo al origen, al punto donde todo empezó, para resarcirse de esa sensación de vendedor de crecepelo que nos había dejado la temporada anterior.

Con una dinámica que no te deja olvidar a The West Wing, esta tercera temporada vuelve a ser puro dialogo. Vertiginoso, frenético e inteligente. Con eso, que unos actores medios se salgan es fácil, en esta temporada además del habitual gran nivel de Jeff Daniels, también Sam Waterston está inmenso. Los personajes, mucho más creíbles cuanto más intensos se ponen, cosa que en la temporada anterior era justo al revés.

Solo 6 episodios ha tenido The Newsroom para enmendarse. Comenzando con uno de los días más trágicos que se recuerdan últimamente, el día en el que ocurre el atentado en el maratón de Boston, la serie enfrenta de nuevo al periodismo honorable y digno, con el nuevo estilo de información basado en los gustos de los ahora consumidores. No le duele a Aaron Sorkin tomar claro partido por los primeros, devolviéndonos a esa vieja idea de quijotismo que impregnaba la primera temporada. Lo que empezó como una declaración de intenciones ahora se convierte en una confirmación del decálogo del buen periodista según el autor, como The West Wing nos mostró la nobleza de la buena política. Al final ambos, servicio público.

Tras la cobertura del atentado, que demuestra lo grave que puede ser la información que no procede de una fuente fiable, aparecen las dos grandes tramas de esta última temporada: la compra ACN por parte de un magnate casi treintañero más preocupado en la experiencia informativa que en la propia información y un cuasi caso Wikileak que acabará con Will brevemente en la cárcel.

Todo culmina con la muerte de Charlie Skinner que nos lanza al último episodio con el que cerramos el círculo enterándonos de cómo empezó todo. El fichaje de McKenzie McHale para hacer de las noticias un genuino servicio público, tras una reunión con Charlie, que acababa de leerle la cartilla a su presentador estrella con el tema de la paternidad de por medio y que en el capítulo sexto vemos esperando ser padres y a ella convirtiéndose en la sucesora de Charlie. Los sentimientos de Sloan que ya tenía interés en Don mucho antes de que este se lanzara a sus pies y la posterior entrega del obsequio de la viuda de Charlie para Don, a Sloan, reconociéndola como una buena periodista. Maggie Jordan y Jim Harper también acaban esta tercera temporada recuperando dignidad ella y determinación él. Él no deja de ser el más creyente en que el Primer Mandamiento de las noticias es el servicio público, lo que le provoca importantes peleas con su menos dogmática novia. Maggie, por su parte, demuestra equilibrio y principios, más seria, menos estúpida, más madura, más intensa, pero menos esquizofrénica.

Así podríamos resumir esta tercera temporada, como el fin para una serie más madura, con unos personajes más creíbles que no han perdido el pulso, pero que precisamente han visto sus posiciones reafirmadas desde esa credibilidad que da la calidad en las noticias y en las series. Puede ser que si te dan caviar acabes apreciándolo y que el paladar se te acostumbre a lo bueno, como nos hemos acostumbrado a The Newsroom.

9


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.