Domingo de serie

Domingo de serie: The Virtues (Channel 4)

posted by Omar Little 30 junio, 2019 0 comments
Fucking Hell

Shane Meadows conquistó el corazón de muchos (el de este firmante, por ejemplo) con This is England, un retrato juvenil de la Inglaterra tatcherinana revestido por esa capa amarga del cine social de sus tierras. Esa incursión quedó amplificada con una magistral miniserie que ya goza de tres temporadas. Meadows se reivindicaba de este modo como el nuevo portador de ese cine social inglés crudo y dolorido preocupado por la working class británica.

Convertido en uno de sus principales apóstoles, ahora que Ken Loach y Mike Leigh apuran sus carreras cinematográficas, el inglés regresa al medio televisivo – con el apoyo de Jack Thorne en el guion – con la demoledora The Virtues (Channel 4). De nuevo las inclemencias de las cepas sociales más castigadas de la sociedad británica alimentan a su director para soltar una metralla dramática que aturde y hunde.

Estructurada en cuatro capítulos, The Virtues sigue el via crucis de un hombre carcomido por un trauma infantil. Unos fantasmas que lo atormentan y que le agujerean el estómago conduciéndolo hacia un alcoholismo atroz, agravado por la dramática separación de un hijo y su ex-esposa. Con tal de salir del pozo, se traslada a Irlanda, el lugar donde empezó todo, y donde reside una hermana a la que no ve desde hace décadas.

El tortuoso camino que lleva a cabo este solitario y maltratado humano se saldará con una expiación que solo hallará combatiendo los demonios de su pasado. Unos días de oscuridad que marcan la zona de intriga de la serie mediante perturbadores e inquietantes flashbacks de su infancia en un orfanato siniestro. Es ese recuerdo persistente el que lo empuja a unos globos etílicos filmados con una maestría absoluta, dejando un escozor duradero para el que lo observa desde el otro lado de pantalla.

Y no es solo el único hallazgo formal de una serie hiriente que busca en sus variaciones cromáticas, su textura sepia (para las angustiosos flashbacks de esa pesadilla insinuada de su infancia), la apesadumbrada y magnifica banda sonora de Pj Harvey o el hermoso plano de cierre de cada capítulo que parece guiñar a Kes, un malestar atmosférico que también instala un nudo en la garganta. De hecho, su recorrido va ajustando distintos nudos marineros en la nuez del espectador (especialmente en su primer episodio), y no es hasta el último capítulo, con algunos alivios vitales, algunas caricias a este maltratado personaje, cuando el espectador puede empezar a aflojar esa presión constante en la laringe. Hay incluso, en su último tramo, una excesiva vena bondadosa en este protagonista. Solo creíble gracias a la portentosa interpretación de Stephen Graham. El curtido actor secundario aguanta todo el peso dramático de esta serie como corresponde a uno de los más grandes de su generación y su país. Pura dinamita.

The Virtues (disponible en Filmin) se corona así como otro espléndido drama social de los golpeados de la sociedad británica. Un despiadado retrato de la expiación de un hombre marcado por el infortunio. Hay secuencias demoledoras, instantes de una dureza que desestabiliza, y su efecto escozor resulta perenne al cabo de los días. Las mini series llevan la batuta de calidad del curso, y  con esta en concreto, Shane Meadows se distingue como uno de los cronistas más brutales y capacitados de las tierras bajas inglesas.

marco 75


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.