Domingo de serie

Domingo de serie: This is England 88

posted by Omar Little 19 mayo, 2013 0 comments
Fantasmas cancerígenos

This Is England 88

Mientras aquí seguimos especulando sobre  el efecto que provocará  Cuéntame el día que su línea temporal coincida con la real, en Inglaterra, siempre más avanzados, listos y capacitados, se toman el equivalente con otro ritmo, y sobre todo, lo cocinan a otro fuego.  Porque This is England no es un culebrón que se intenta enmascarar como un drama de look revivalista, o puede que en parte sí, pero al menos presenta unos trazos narrativos profundos, afilados que se dibujan de forma áspera, seca, incluso incómoda. Aquí cuando suena un tema de los Smiths no es para vender un CD de grandes éxitos, sino que lo hace con naturalidad, para aportar significado al texto. Mientras en la serie de TVE subrayan con bengalas y sirenas de guerra cada acontecimiento histórico que sopesan o que representan como si fuera una clase de historia para gañanes, en This is England o bien se omiten, o bien es suficiente con una montaje de imágenes de archivo en los títulos de crédito, o simplemente, fluyen sin más. Otra gran diferencia es que en el recorrido conjunto sobre varios personajes que esboza la serie, no necesita de un marcaje férreo año tras año, desde que les crece el primer pelo de las partes íntimas hasta que desarrollan alopecia sin posibilidad de escape. Shane Meadows opta por elipsis bianuales entre temporada y temporada, y temporadas en formato mini-serie de 3 o 4 capítulos. Como los dos años y medio que separan este This is England 88 de los hechos presentados en This is England 86.

Vale la pena recordar que esta mini-serie emitida por Channel 4 nace como un spin off de la película This is England, que el propio Meadows rodó en 2006 con la trouppe actoral que repite en la serie. Tras una excelente primera temporada, con un final que te dejaba hundido anímicamente durante semanas, Meadows y el reputado canal inglés decidieron reflotar las historias de este grupo de amigos de clase obrera en la Inglaterra de Tatcher. Y el resultado es este This is England 88, que retoma la serie centrando el foco en Trev, quien se ha distanciado del grupo e intenta emprender una vida familiar con una nueva novia pija; Shaun que empieza actuar en una obra de teatro donde establece contacto con una joven que pondrá en la cuerda floja la relación con su novia; y especialmente Lol, la escuálida de ojos brillantes y pelo corto hundida por culpa de la tragedia que arrastra desde la conclusión de la primera temporada, mientras intenta lidiar con la nada fácil tarea de subir a la niña que tuvo con Woody. Tres ejes narrativos sobre los que se teje la trama, sin olvidar al resto de amigos y a la familia que actúan como elementos colindantes, y todo levantado sobre el concepto de penitencia, el sentimiento de culpa y pecado que parece sobrevolar la trama en ciertos parajes, y que su director corresponde con símbolos cristianos subrayando así la idea de etapa de castigo, flagelación por parte de alguno de los personajes, un via crucis impuesto a modo de catarsis.

Mientras la primera temporada presentaba un esqueleto narrativo sólido, fragmentado en diferentes historias, pero con una potente línea principal marcada por el personaje de Lol, la relación de odio con su padre y el triangulo amoroso que se establecía entre Woody y Trev, en esta nueva entrega del 2011 se echa en falta un poco de mayor consistencia e interés en las historias abarcadas. La de Shaun, desvinculado del grupo, no termina de cuajar ni de despertar el suficiente interés. La salida de Trev del grupo y su nueva vida al lado de la familia y su novia es la carta tragicómica que se guarda Meadows, que a veces le funciona y otras no. Y una vez más, el hueso dramático más sólido lo representa Lol y su intento por desprenderse del fantasma de su padre, quien le persigue y atormenta.

Es en este afluente argumental donde la serie dota  de mayor dramatismo a la historia, y cuando planta sus mejores frutos. Una vez más, el tratamiento valiente de su director, el realismo que desprenden sus imágenes, y la excelente labor de sus actores (desde Vicky McLure a Thomas Turgoose, hasta el último) modelan secuencias de un gran impacto emocional, crudas y ásperas, que consiguen crear un fuerte nudo en la garganta del espectador. Llegando incluso a extraños momentos de angustia y terror, en una serie que no se presenta a ellos, y poniendo en evidencia la particularidad del producto, solo apto para estandartes televisivos como Channel 4.

This is England 88 no presenta grandes cambios respecto a la anterior temporada. Ni de formato (bueno, los capítulos se reducen a tres), ni de estilo visual, ni tampoco demasiado en el perfil de los personajes. Más allá de Trev y Lol, que por razones obvias, deciden empezar de nuevo sus vidas, los otros miembros de la banda no se prestan a una evolución en sus personajes.

La sensación general es que en la primera temporada todo estaba ligado al detalle, todo sobresalía de forma coherente y eso quedaba reflejado en el resultado final. Pese a ese sentir, This is England 88 sigue siendo una ficción ideada por una mente lúcida, madura y fiable, que logra imprimir un carácter cinematográfico al producto, no por el look (aunque tiene chispazos que sí  reproducen el aroma a 35mm) sino por el tratamiento de unos personajes complejos, contradictorios y heridos, con los que resulta fácil tomar partida.

Así que si hay que esperar al fin del mundo por el choque espacio-temporal entre ficción y  realidad que me pille con la serie de Channel 4, porque esta working class people chana mucho más que los Alcántara.

marco 75

 

PD: La tercera temporada, This is England 90, está cerca de emitirse después de que el director tuviera que paralizarla para terminar un documental sobre el comeback de los Stone Roses, banda a la que seguro que acude para la banda sonora de esta próxima temporada.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.