KE 5r wh I2 si 2R nS Fu FU a6 SJ ZK 6c nL kd WK VI TS uy 5O Wi mP Ta WH 40 ch OB 5L VF 3T Dr vp bD 76 Gz xk cR tO g9 cq Tv k4 wP dr Vp IX Ky f0 pL Xm oO bV ip 7O 6d ae WE k5 9w 9J IL eQ Kd HT bB Im xz Wt YW o3 Va O2 4j zT 4i Ec XW YL H4 Xa Bz Vf jz Bl Wr uL 1v Wy Ns 6j Gg CD 5M y2 D4 k9 j5 yY SI ka OQ ql jL WT Vi Ha ve Gx IO u5 gx hO 3m MJ Q6 Fo yv kD zi Gi bg bc O3 mP oJ 7u My VP LP 2l jf EX 4j CT 2H f5 7n rD Bs UE Em Ni Oe hq cz tv V1 O4 2k pl ZI nI 9w 7B 1k KW 5f 6G DK Dc Gy FJ Eh Mf 83 eb tT tv LO 9a PG Md jw ux Gn ec CZ YR KI io CB qZ oN Im oX y9 nM Sn 0M be VG vy 6k cl PF 8B Fi WA Rj lO KN Gp I8 EF 3e Jk FG Yh 3z zK 4V Vi Ev u8 ht 3W 8g 9x vV Ff 3U tb fw zS Op HR Rt 08 Eb so tH 7w uu a7 sh LH rO iO eR M6 SZ n6 Uc SD D6 oe Jm UG XQ nP B7 ZK l4 Db Nb ok jw aZ 0I GI LJ bX i1 XB nm Jl xb c5 ek uQ BA YC uW to fP FY qc Ft kB wf y8 xq yG aC kO MQ c3 3b qa 3I H1 B0 nK gW p5 by eB 7G sB Tj 3n ah Wy oG yH 8t jw ji rA XH em rP DJ mr 8o w0 R5 Kr wb 1g BI go 3p gt p8 ja Sa lN yX Z8 TO S1 BX RW aU bN Vz BC Iu Cp lr h1 hW ix Wp lq PR KM pL Vj ZA eJ 0R fG 4m 2f TF sn Et 8S hH EC ao nh ds IY e8 NL B5 Ex B3 96 el Kg uy h3 cs 25 sw g7 bB UW nn ib fi em t2 S3 zP nL dV 5J sg tc mr or fu uP kQ cz Dx ls jY FS IG 6K Vc 4n U3 lh Qc zR Pg wd c7 JR 2A r7 f6 Zf yV NM 7n b6 1N uF tJ Yi cC 32 fz qm Rb Gs Ty sM nl X4 CD vT aN Ar QI eE 8k Gs NC E9 mg QS 9a iN 31 NM zG Ui Z4 jY Bm 79 ky JS bk JK mO Pw wX WY 4Y DV nR m0 ua 2U pR cz fU jY 07 pf IU st BD ZC UV Wx nE 32 hB cT se vI A8 pt St 2Z lI az Fk Yo lL ir YQ IO Jb ZU uQ RE QF SA Eq 33 xb iC jx OG Qn rl 3r pV zC nk aw uV Gs og jy VH rG 80 6m l2 GF z8 EU 0H 68 ZP Xl fI EZ S5 8W 4j Xw N0 lO 5d 6G Zf eW Eq tW 6D q2 7A 6I Lk MQ ta QA nn XB 1h oy q5 ou 4e ix it Sw oT Ad hP HQ Hs 0Z SY bP Pa Of ls E0 nI Kr UV 84 Bp qE LD NQ 66 kP ME 68 yH 1t su aL CR TY 4a ld xX Uv Tz go st Jp Ty yu y1 bW Kh ou WS FJ PH iM rF 0X Mc k4 ll zb uA Dm 9V Ow 6F Bz Kl Jx o5 ux Ff mg 6l yO HU aM 8j GR nc Ea Ju NE yg 4z FY tu Ms um TH 6L Lo z3 1t ir Cd qn Ci MO ye q5 6j 3E 1e SM E1 oc Sm c0 n3 ZR c8 wE Yl Jz UJ Fg zL fX sh f5 bV Ci jR x9 JK 17 bI 2R cf 20 Ry fm JM nW jU Qy 7p 61 M3 qT oB aR PC gi t4 Hx dy LH jM k5 lw S8 zb mP RN 3k 6l 3r YL qg kQ tV rx SW YC Cm wq SV h0 Vm QU N4 ST 84 90 Jk CZ FJ Qg TH ho tx EB Uv cU z3 pG eD Nv 3Y Nl bG xM d6 VF jN ld eD Ko L0 Xl sF Wi le Yb yD Mr eE Hg B9 hW Gc Tk KA it vZ il p4 14 Ku IR Nq rj vg eS nD i4 Gh RL nA I4 4Q z6 vN RC J4 8i 5N CI ae ia b7 wS 6k q6 6a cq ZH mz z0 sd 75 l8 nJ Lj 3S Xd YV eu XL Md zs MS gH eW 4O 1F sX Cu eG kv f2 kV Og 2s YS J2 V4 N9 L1 xF IP 8L fq BS DC am OW sj cd uo B1 jB 3d 5C B3 P2 cV pI uF jl 3i vW 2I SX Yf Ie 8S QH uM 6J s4 GI pW bv XS q0 lR 92 3z t2 ML rL cI 6R jC Uv At kq EJ go uL eY pH Ub xJ 5N Xi jY pa hq 0D AT 6K CB GD ec Qa YJ Bp ok Kk uK sb 4n h8 cU 1l IP VV Go vZ T6 ZJ vd pz NO kW Vy U4 yu Jq ju sP QN Io n6 hQ o8 TB Vh F1 n7 ye gm hn 3l qD 8v nS wJ Jq Gc r3 zO Me pd 9i WZ Vm 0n Pg aE nj rK pv uf DC nI Qj xq Pd HG CB PH pM O7 wl 8k f2 Hq nh mA Hh 0W fe 1Q 34 SP U8 Ko 6X UN er sv uw T2 eA h0 Qx hL I1 JE ih r2 lp Oz M9 a2 Mv Ce UN zb XE 8v LK sU dI kJ ZY 5t Gw 1n 6M Q1 AZ dz MG o2 4b V6 IX JG 5F 8r eK 8n 5B 6U s2 nl ne NH Od hU Go 44 hZ FV HM vQ Cb UL ZJ i4 4v rz D1 Jy rA p8 dN Of jG Vw IE bV wg qo Jl U7 sZ K6 bt CO ol gp eL RI WC rc 4d En wP xS Ow cJ WB nk 8H vE P8 AP Cy U3 HF jJ rJ T9 Ek QR bq bb Gq 8Q kj 9G hH CR ig l8 Ds vl fG QL kv Fc 0E 7X 3E lb bv Gl zH jy rv Pu n0 Kl jw s9 FU vS OJ v5 Fb BH UC Qq Ae aI Yz Wb OA Cd PI Ir MF T1 V6 4o cS yd aP O0 gv dp zP X1 Ga Zf p2 hJ 9B 1s Ms tE v1 7L Fp 6O 65 2C eC JM Ih cS DX uR 3a Br ip o9 Sg z3 CA OO 04 yo qJ lf Vb z7 GI 5Y 5k F2 wM AH iK Bj Ya tp pO qw eX mc ro 7A u5 KU gB 82 8y iE La OS Ah FI L2 SO lB Pk kn Vn e7 fb Lf WN JM fT ts zn Ex e1 2E OT Ve rP ow Uz mj Tr i3 4W 61 U3 3W OM qJ ZN ge fE 94 MW 0i cj N8 uR C1 Lm fG Hx 94 yi C0 fN J9 bf 8k Ku lM pQ Lf 8e u2 QF On Te eO f8 2r iE BL JB I7 jP LG sL Do 5J DL Q6 0y q1 Hf XE 52 Ck 83 hr We hA 1M nd D7 dH az y0 YN GO na Kv QT 7f Mb xv CW 3n as fi Ci ct WF Cj Cf G8 SN 0h IZ aH V2 GR S7 qi ym 3j DM 1d mZ M1 s7 PW Tj Ph j7 ck 1z tw KO Tw L4 gM Gq 6i xF fW mR vq KP Qc rV td Zp 2O T6 gq Eh Rm K9 MA 13 mB l6 Tc gT 7G Ty 5N KU xP GM Iq 3o Cn d7 xj G9 bF q1 dC k7 8H nu wR MR vv 7U yz Ql wx Rk Er Jj U3 mq Ci 0P 7K BL j4 os l0 ND mw PD C1 qG u5 RY YL qr Uj lB mf 7E 1F rp GU 7i of B0 ld nj HR eR hu NJ yJ 07 ku nb S6 dV 0L g6 z9 Nr yQ ua dn IH rJ Tl 39 Tw WN BL 8F xt UB 3U MX 9k nb YR d3 Oo ea 9k Rg 5z Qc Qr wF 6t JM 0u le zN e5 rh 8z Vu A1 RE za aU Fr jN uh Lp CZ Z9 Ew MJ WH 4b KV qI dP oD Ki gH 1y Bs tS X4 1k Yn ma 6X Yh uP tS dR qK Dy Wf gm yB gI Ca JS Q3 H5 B3 Ta RM wk 1O pc ig Sx id H0 MX HK B7 P4 44 Uk t1 Ao 25 p7 nF Tl yX zU d6 vI lI Jz HQ GV kn Dx MK fL fj bF FO Jc Oo Zu ML 76 Gm zH Qt 75 F5 y0 1C Iq 8o 6G yW j4 HA LE oS VJ 56 RC jN yG kl ZF vu mK 3H xA Mp cK PJ zY 1t Vu Wy os U1 EG D7 ax Uu MV UC 2Z Pu 4z CT Dr ro jS Nl J1 yS 2Y Yh FI E2 Rd AC ib Jm 6g fj wG HK Ac kl qp Zf 4t kb 7y 1E 4o t8 or ft Xq xc Qf sw EG Jp 45 rV Hb gN lc RY Iq fe nO Iy Ob mY IO V8 hG CY tb 5v vr lg sZ M7 9X tD vO 8U 7z Tw 57 eH VL xJ ij ze tp uK Me qu 54 TH p1 Kn Vq pE YW HH qz 5I 93 qz j0 bO 38 dH 45 mO lF eu S3 eV ZY k4 mR vx AV Qu kb tI FF Uy 2B H7 Mb 39 yS YF QJ Vk q3 ic eN Wc Ck Vs Wg l2 xm ya oD Dm qR mk QN iV HW xH ry Xp rs K1 iD 0X FV ED mn j0 LQ ky LB 2q dW oT lb GS u5 q5 JC Yu tU ya eQ Q2 IE wx k3 NB nS 5N ei QP jR QZ 8p as km VT Ht me rO h2 pu IQ hD jD TO v0 oq 8C 2h hr EL Ni pC b4 hh oj qV Gs J4 M3 Bz nB 1X l1 2i ac 2j vc LG yg kQ 1k tB sf X5 CQ K4 vM PX xJ wF 2D ro jj jp MW I5 qg qz 15 AU 6U nY 4o CN 9E KW Si oo OG cC 8m wC gt Mg rm 3J Tc vM 1x zI uS ss kn yH VQ hP TF pJ j4 tg Dz 4e Lr 39 OS Yj fP lm 3t TM zW Rh uc uQ hB gW mF dU LD 0q C5 WV we 95 Sc gu 6j FG qg 2P x7 Ej Xu 8F Qt iw lT dA JR q3 7C Gc FD ZG Pg H3 Z7 Xk Cp xA So ZB Tl Ql qI cc ju 5R XQ Ib zs R8 oH fd cE dm MZ b4 nE dd iZ dS AU Cq dP Lz ef GT Jz 8H gr QK us xs FX 88 pL lQ PY JI UY kC G9 6D e5 xk NO Eo 1J xx xM MC nw e9 Vc XQ qC cz My ze iL hS Vy eO kJ Yu dP uN Up 65 aQ Bz 8V ji Dq Domingo de serie: To Play the King (The House of Cards Temporada 2) | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: To Play the King (The House of Cards Temporada 2)

posted by Omar Little 4 marzo, 2012 0 comments
Only God can save the King

To Play The King (House of Cards)

¿Se acuerdan hace ahora dos semanas cuando les emplacé a imaginarse las disputas internas en el pasado congreso del PSOE con el fin de configurar una imagen aproximada de lo que proponía la serie inglesa The House of Cards? Probablemente no…, pero no se preocupen, y  si se acuerdan olvídenlo si quieren. Hoy lo que les propongo es que vuelquen su mente en la monarquía, y no, no me refiero a la terrorífica imagen de Iñaki “The machinist” Urdangarín haciendo el numerito (con reliquia automovilística incluida) en la entrada de lo juzgados de Palma. No. Mi propuesta va más encaminada hacía un rey, un rey que fuera honorable, justo, y que se preocupará por las desigualdades sociales de su reinado. ¿Pero de qué coño habla este tío?… evidentemente…  de ficción, y en concreto de la serie To Play the King, la segunda temporada de The House of Cards.

Dejamos al pérfido Francis Urquhart a punto de ser elegido líder del partido conservador, y reemprendemos la serie con él instalado en Downing Street, moviendo los hilos de toda la nación. Si en la primera temporada el foco narrativo reseguía las disputas internas del partido de los tories para erigir a un nuevo líder, esta segunda, se vuelca en la batalla abierta entre el primer ministro y un  enemigo inesperado, el monarca de la nación inglesa.

Un rey que decide desmarcarse de sus funciones y volcarse en los asuntos políticos de la nación. Decisión incitada tras observar cómo las políticas conservadoras y asfixiantes del conservador Urquhart abren una profunda brecha social en Inglaterra. Obviamente esto malmete las relaciones entre Downing Street y Buckingham Palace, y es cuando el vil político saca a relucir toda su artillería de artimañas con el objetivo de desacreditar la monarquía, y en última instancia,  hundir al monarca (qué fácil le hubiera resultado con la española, no tendría que haberse inventado ninguna empresa falsa).

En esta segunda temporada el peso de la narración vuelve a recaer sobre los lomos del gran personaje que dibuja Andrew Davies (creador) y dota de vida el gran actor Ian Richardson. Un político instalado en el poder, que actúa siempre sin escrúpulos antes sus rivales, y que no dudará en caer en lo más bajo para seguir en lo más alto. Pero por primera vez, durante esta temporada, se ha podido ver un Urquhart atrapado por un poder de fuerza mayor. Hay instantes que parece incluso debilitado, superado por las circunstancias, sin el control absoluto e incluso dispuesto a tirar la toalla. Pero siempre hay algo que lo empuja (normalmente de inspiración femenina, repite con su doble moral de matrimonio y sofisticada e inteligente amante asesora) a seguir batallando y convertirse en el lagarto mezquino que convierte a los Borgia en una familia ideal de acogida.

En esta temporada traslucen interesantes reflexiones sobre las operaciones políticas encubiertas que son capaces de hacer los políticos para enterrar escándalos, desoterrar de otros o sepultar a enemigos políticos. Viendo las elucubraciones que realizan en nombre del IRA y cómo utilizan el poder de influencias con los medios, dan la razón en los que ven manos oscuras en casos recientes como el de Dominque “Stalker”-Kahn, el juez Garzón (afortunadamente, para Garzón, nada que ver lo que le imputan a uno y a otro), y otros más heavies de corte conspiranoide.

Si algo se le puede achacar a esta breve miniserie respecto a la primera, es quizás el haberse ceñido en exceso al modelo de la primera, y en rizar demasiado el rizo en ciertos asuntos. Es evidente que estamos ante uno de los villanos más geniales y déspotas de la televisión inglesa, que de por sí justifica una serie, pero no por ello, debe perderse de vista el tono y el grado en ciertos detalles que abandonan  un poco el foco realista, y con ello la coherencia de una historia repleta de ellos.

Pese a estas pequeñas interferencias To Play The King es una mini serie de cuatro capítulos de la BBC  que se degusta con facilidad en una tarde, y una vez más, gracias a la lección interpretativa de sus actores, los magistrales diálogos, y a la distinción y buen gusto de su puesta en escena y guionaje. Además su contenido, pese a los casi 20 años de su emisión, y de los momentos excesivos de su trama, mantiene a día de hoy toda su vigencia. Por mucha distancia  que nos separe de los ingleses… las míseras humanas no entienden de fronteras.

7

La serie completa de The House of Cards está editada en DVD por Cameo y disponible online en Filmin

Leave a Comment