Domingo de serie

Domingo de serie: Top Boy (Temporadas 1 y 2)

posted by Omar Little 14 julio, 2019 0 comments
London Gang

Antes de convertirlo en pseudo paraíso hipster, Hackney era una de las zonas más castigadas y peligrosas del este de Londres. Ese barrio de la mega urbe era un avispero de drogas, bandas y violencia antes de que barbudos, cafeterías boutiques y hairdresser artists blanquecieran la zona y bajaran los indicies de criminalidad.

En el período antes de la gentrificación se ubica Top Boy, serie inglesa de Channel 4 (aquí la podemos ver en Netflix) del 2011 que nunca pudo desquitarse de esa cabrona comparación con The Wire, con la que comparte, no solo la aspiración de emular un fresco del escrutinio criminal y las cepas empobrecidas de una gran urbe, sino con la que se emparienta como drama criminal y construcción de sus personajes. Sin embargo, la comparación agrava su situación de inferioridad respecto a la obra maestra de David Simon.

No por esto deja de disponer cierto interés esta serie inglesa que recuperamos con motivo de la proximidad de su tercera temporada. Escrita por Ronann Bennet, a lo largo de sus dos cortas temporadas (4 capítulos por temporada) seguimos las andanzas criminales de un grupo de jóvenes de los projects del barrio mentado. Chavales que se alistan a la pandilla para sobrevivir o salir adelante en un entorno hostil , del que no resulta nada fácil, esquivar sus latigazos violentos. Así, las cámaras se centran en dos pandilleros de origen jamaicano con anhelos de ascender en el escalafón del trapicheo de la droga, llegando incluso a fechorías criminales mucho más graves con tal de culminar su ascenso. Uno que llega en el transcurso de la primera temporada y que, en la segunda temporada, deberán defender su adquirida posición lidiando con bandas rivales, la policía, e incluso, rencillas internas y traiciones varias. Mientras que los personajes más jóvenes, con un pie dentro y otro fuera de la organización criminal, pierden algo de recorrido dramático, así como presencia, en la segunda temporada.

El clásico mapeado dramático para un producto inscrito en el drama criminal callejero. En ese sentido, pocos tirabuzones y pocas sorpresas en un guion algo esquemático. Algo más acertado resulta el dibujo de la atmósfera de los projects y sus inmediaciones. Un microclima que respira bastante autenticidad en pantalla, como mínimo, desde los ojos de alguien que ha pisado esos ambientes sin ser parte de su comunidad. Eso sí, sin llegar, ni pretenderlo,a la profundidad y el amplio espectro de análisis naturalista de la obra magna del autor de Treme.Top Boy prefiere priorizar la acción,  y el complejo emocional entre los personajes, con un resultado bastante digno. Se nota también el trabajo de gente capacitada en la realización como Yann Demange (un esfuerzo que le serviría como trampolín para su carrera como director de cine). y algunos recursos efectivos en el montaje y el uso de la banda sonora.

No es una serie irrebatible ni imprescindible. No le juega a favor tener como referente una de las obras maestras de la caja inteligente, pero no deja ser una ficción servida con buen pulso y notable caligrafía. De fácil degustación y suficiente estímulo para finiquitar su reducido kilometraje y mantener el interés, ocho años después, para conocer el destino marcado de esos jóvenes transitando por el lado salvaje.

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.