Domingo de serie

Domingo de serie: Utopia (Temporada 2)

posted by Omar Little 17 agosto, 2014 0 comments
Vacunas en peligro

Utopia 2

Tendemos a incurrir en el agravante de subestimar a la ficción británica frente a la norteamericana, por ello, cuando una serie británica nos vacía los intestinos y nos estruja el cerebelo, la calificamos como sorpresa mayúscula. A estas alturas de la liga, tendríamos que empezar a corregir esas desviaciones. La última gran patada en la yugular procedente de la tierra de Alan Shearer nos la proporcionó Denis Kelly en 2013 con Utopia, una serie que nos infectó de pies a cabeza con un estilo visual rompedor, ultra violento, y atractivo a fin de cuentas. A todo ello le sumaron una apasionante historia de conspiranoia, virus y tramas que dejaba las revelaciones de Wikileaks en peccata minuta. Por si fuera poco, lo ilustraron con una galería de personajes memorables, y lo sazonaron con un universo pop igual de apetitoso para el amante del cine de Tarantino, como para el devorador de cómics.

Con un producto tan limado y perfeccionado, Channel 4 ha pretendido repetir la hazaña con una segunda temporada, la cual, pese a empezar por todo lo alto, no ha podido estar a la altura de la primera.

Si no has sido vacunado de Utopia será mejor que no traspases este umbral

La segunda temporada arranca realizando un carpado mortal que hacía presagiar lo mejor para la ficción. Un salto inicial propulsado por un cambio de escenario, personajes, e incluso estilo visual. A modo de precuela se nos introduce en los orígenes de Utopia, el señor Rabbit, Jessica Hyde y su hermano psicópata. Era una aventura arriesgada para los guionistas, pero la resolvieron de narices, provocando en el espectador ese necesario y satisfactorio sentimiento, durante los primeros intervalos, de no tener ni puta idea de dónde estar.

La magia se rompió cuando arrancó el segundo capitulo y nos volvimos a reencontrar con el mismo universo de la primera temporada. No porque éste haya dejado de ser fascinante, sino por el agotamiento de lo visto, percibido y experimentado. Y ahora me explico…

Con la llegada del segundo capítulo, la temporada entra en los mismos esquemas que su primera, las pesquisas argumentales son casi idénticas, el rompedor estilo visual ya no lo es tanto porque ya es familiar, e incluso los personajes han perdido parte de su chispa, aunque hay intentos notorios para que la recuperen, y encima, la sangre no salpica con la misma virulencia.

En definitiva, podíamos resumirlo con que Utopia ha entrado en el peligroso callejón en el que entran las series originalmente orquestadas para una temporada, un alargamiento irregular, a veces forzado, destapando con ello, las primeras grietas.

En este caso se han desvelado, principalmente, en el componente narrativo, porque como ya me he ido repitiendo hasta la saciedad, el packaging sigue valiendo muchos quilates. Una repetición esquemática: mismo grupo de amigos, con escisiones, nuevos aliados, e incluso triángulo amoroso por en medio, combatiendo los maléficos planes de una organización secreta que pretende liberar la jodida gripe rusa (¿para qué?, nos preguntamos a día de hoy teniendo el Ébola a mano), que ha terminando afectando al ritmo, especialmente en algún capítulo de los del ecuador, donde se han introducido subtramas y situaciones con calzador.

Como con calzador ha resultado prácticamente su resolución. Lo que en la primera temporada, estaba más o menos bien ligado, aquí ha rozado el despropósito, ligando y desligando alianzas entre los personajes con la misma facilidad que Snoop Dog se lía un canuto. Especialmente cruel en ese duelo final en el campo, donde los personajes irrumpen de la nada, según necesidades de los “giros” de guión. También muy forzado, casi indigno de una serie de este nivel, ha sido ese epilogo insinuando la posibilidad de una tercera temporada adherida al loop argumental. Como igual de desafortunada ha sido el cambio de orientación dado por Wilson, y su ascenso meteórico en el otro bando, uno de los “por la patilla” más hirientes de la temporada.

Desafortunados mecanismos de guión que han repercutido en el agradable sabor al que acostumbraba el producto. Sin embargo, leyendo esta reseña uno pensará que la serie se ha vuelto un truño, y no, no es el caso. Utopia sigue presentando grandes alicientes para el seriéfilo, aunque ahora estén más explotados en la forma, o como mínimo, dejármelo decir así, no apoyados del todo por el contenido. Grandes momentos combatidos por otros de infortunio en una temporada de notable bajo. Eso sí, tal y como se ha visto, o se da un cambio de formula notable, como ese poderoso piloto, o las vacunas de Utopia terminarán por ser del todo ineficaces.

7

 


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.