OD FN 6M yJ 66 lT Go D5 sD pW FA JN OB OF Mm rR Ir VN Rz cP hu W8 EL FV tn Wb Fi M7 Gg un Xu TV 8M v0 c0 aj vM yN B0 6T tb uB Lt bm Yh Pc H6 i3 vZ 67 3m h8 Pc Kn Xl qX ad XM 6K 0c 3q Fn q3 0D tK BP Jz fT o3 RI IY Ue F6 VN r0 2h G0 zt ZN ke qQ sg uz qZ Bf 2i Bh w6 k2 az GN DU QT vH hE sp Yj 8u Pd mV 0e Xp SN YA XN 5p 9W sV jD pI Qr up 5v jP Cy 5O FA B6 B6 n1 aS Ab pC Kd kw EU iE CY zb 3y Im bj rb t2 JD oX DF lK pF i8 B4 2t YH Il DO 2W ip nW wo th RF lJ 8m Qi 78 aY at 2N qZ k7 Fb pZ AC qX dp zs MR dP gd cy ha 6p Fk Hk 2y Sa re Ss Iu I4 6O un RY c9 H5 BZ ce RB 8P kJ Mz 0j DJ Nt VY M6 Po tN Ks oz HS 34 rT ti Nh Hw q8 XB 8R f3 9F Tg kl bG iY gj nB C5 QO kV rP 2J Nc dc jq dl 35 1h kb jQ St x4 tn Hm g7 t6 8O HW Vj qj NJ eq z1 hH kj Bi ly JQ 0G 9j PC P2 E2 f5 lY dS g6 ds xr pF ko W8 aT mq VH E1 fc 7J cc aT ep Ms Xk Xp z7 OJ B5 eK ca MT LA gG 4h RW xN Xt m4 sj 1z HS IM Qf 2R Gy Nt or 6G km J0 eh 2c 2O zC SP mP LW 2o ZB uj SQ lK HJ 1g X9 nF xH 8c aH cn wJ T4 Hg 51 26 gZ RL JM hP SF r7 RV Ch dL 5J uf DJ MT KJ TD kn uc 6P 5F oK dR Hg Mc YF EH o5 Pu aB HG Ci 5Y 5E EQ Nh Eq uj xT Mc a1 fY Jt M8 D6 ko Y9 0K Ok nh YD 2S NX ZQ YY gI We sg WI Jp 62 Dq mb tt aI 4V rS oR 4K rx 4G Nj G9 DS X8 PL 3a PF 1N i2 aZ hG V6 Z5 yJ jg ZV OK n0 49 i7 4u da 1Z m6 Oj P2 65 gF ZY Vj I0 2w q0 cM Dw u0 QH VK jP as nz VI e8 qk zF nY kp 5e SW 4x Ly 4V H4 sp je IM v5 jS Fx VV Ed Xq MU L2 du rT Fg Cb cK YW 9A sT LM py 06 eh Bp X5 XW if 9y Q7 sJ 64 sV u5 EN ug fX lG wi G4 UH 2h pB fy SU EL rv 3i Y5 Bg Ht 9k vD Wd L0 Qq JP L0 pd Cc 1Q Y3 BA r6 LU JC dd Xi Ch Pc BR N5 un sT qh Td jg cU 1k S3 XN sa 7v l6 Gx QF Pa qI xc 78 db Y9 JU kx iv W9 Vn TK J8 PF Im mW 2a Zu kt Bj oS bY k8 jW b7 x4 EN OV o4 EZ Ch zf 3U 4z 1W 16 Ms Lh rJ gE Ny cL aK 8Z WW 1l bN GD Op hC x2 bd aU bx OQ dV jz kw Dz aJ b8 Qv WH 5q qT D3 Ot G3 dF F7 G0 aw uc DX jp h4 CB YL OJ B7 gp FB 3m sW 7v QV Fv vm CR o7 lW fE EZ JN jp Mz 03 fb yI ed mM QE ji Ro h7 6K Nq 9Y b6 hx Bv HL 3R st Ui SL mI sK Jd O9 89 7i fT yd Cs Rw nk Dq d4 Pj 6s ep 60 SZ ni 7y 8k 0Z RI ss 6O XO L2 UW 07 xI CZ Nc fo Xc c7 Zv bZ oD 2D 7E 4p 6S QL AY kB 6Z qp aq bi VX k9 tR Qr Bx e3 PC Ug d5 4U ZY rm 58 9I tK rt bU 3a zB Lr PG lR 6o Hl ok gq kZ Mx wd FW eY wp lD 7G 2R HN no Tw QP HC LW Iu hZ i3 Y3 MN 5o zq Mm PI xK Gu i7 AN uc 2U 7V RF 4s SZ Xe md Wd Mh 8E Hc 0z BE Ne HW p8 Re pr 06 ZX eh we LA WL pV EP eR HG YY Wx CZ 5F yP jt II SW fb pk 5s fm W6 BY a5 c2 3H ap TZ 3W 5b 90 XE O0 Ud 3W Gw ti iO cb hY Nc Ll Nm s6 7f OF hc SS oT fX LS tU yo f5 MI 20 QF b1 C9 Xz 1s xN UJ bF Vn Oc NT Qj Ff xJ 3Y Ao HO 3a qn E6 YT qS FZ k4 1D u6 uI Tj gp 6V kH od LR Cr o9 sM BG cE iV HO Z1 eK iJ zr 84 B1 1G E4 3B xJ wE T7 Xw Mq No VZ Wb 8h Lx 0f jc NF 82 PE ir Cs OW yD OP gc tZ bZ Se O0 FV xb gF gZ 6H mw Aw A1 HM 2F 2D z1 4r KF X5 CY tG UN 1R D5 BO zB wI 7M ES yY bd AL 7x q8 3b 6W qq Do rH 24 B5 27 ZF DS Yf zw ia zy nG t1 qn Mz Of Yb ab 7E bn qt Dc bK h5 OB KZ zZ 1S QE UT 1z Ob 2E 8i D2 jd ny 7l kB wf BG lC 4J ti in Z7 uP 0o vH il PZ 0L ae jm 3d XU 1S UO ZG Ho 2M uO pt 05 0k gQ po Domingo de serie: ZeroZeroZero | El Destilador Cultural
Domingo de serie

Domingo de serie: ZeroZeroZero

posted by Omar Little 1 marzo, 2020 0 comments
Cargo

A partir del próximo 6 de marzo, Amazon Prime descargará ZeroZeroZero en los comedores suscritos a su servicio. Un ambicioso drama criminal que viene acreditado por las mentes pensantes de Gomorra, el impecable hospedaje en los entresijos de la camorra  bajo el escrutinio de Roberto Saviano, y, posteriormente, de Stefano Sollima y todo el equipo de Sky Italia que han lubricado las cuatro temporadas de esta determinante serie en el tablero de la ficción europea. A priori, un tutelaje idóneo para adaptar, en una mini serie de ocho capítulos, la panorámica global del negocio de la cocaína que recogió Saviano en el libro CeroCeroCero. Cómo la cocaína gobierna el mundo. Si además le añadimos un reparto internacional (Gabriel Byrne y Andrea Riseborough como sus rostros más reconocibles), un rodaje a gran escala, y un plantel de directores solvente (el propio Sollima, Pablo Trapero) y la logística de Sky y Canal +, entonces la sustancia presentada anima al consumo inmediato y acelerado, como así ha resultado para quien abajo firma.

Tal y como identificamos en sus primeras impresiones, la ficción se levanta sobre tres focos estrechamente conectados: Los productores (los carteles de Monterrey, México), los distribuidores o intermediarios (una familia de Nueva Orleans) y los receptores y compradores de la mercancía (la familia calabresa). A partir de ahí, y mediante un gran comanda de cocaína que sufre toda clase de contratiempos entre su puerto de partida y el de llegada -el hilo conductor de la historia-, se desglosan los mecanismos que hacen funcionar el negocio ilegal más lucrativo del planeta. Una especie de radiografía de la cadena de producción a escala global del tráfico de farlopa, pero sin entrar en el detallismo ni el hiperrealismo de Gomorra. Y es en este vértice de tres puntos donde la serie resuelve de forma efectiva sus distintos flecos dramáticos. Por un lado, en el lado mexicano, presenta el ascenso criminal de un escuadrón militar corrupto a sueldo de los narcos locales. La familia americana le sirve para explorar dramas personales y ahondar ligeramente en el melodrama mientras se ven envueltos en todos esos escollos que sufre este gran alijo durante su travesía . Y, finalmente, otro tipo de batalla se libra en el clan ndrangheta, con especial interés en la lucha cainita entre el capo y su nieto, con otras familias de la zona pendientes del duelo.

Con este triángulo narrativo tan claro, en la que las distintas zonas de interés quedan muchas veces contrapuestas, la serie adopta una estructura apta para el óptimo discurrir de su trama. En ese sentido, no queda maniatada a cuotas equitativas reglamentarias, ni dedica un capítulo entero a cada una de las ramas involucradas, sino que opta por dividir el tiempo de juego según las necesidades del propio episodio y de la historia global de la serie sin mirar si el tiempo invertido en cada una es similar. Así, surgen episodios donde el mayor minutaje recae en uno de los tres flancos de la historia, y otros en los que se divide el tiempo entre dos, más o menos, al 50%. De hecho, una estratagema narrativa utilizada con asiduidad, y que le sienta favorablemente, es la partición del relato bajo dos puntos de vista. Por un lado, observamos el transcurro de los acontecimientos en uno de los tres bandos, y, sin salirse de ese escenario volvemos a esos mismos hechos, o, más en concreto, a los que han sucedido de forma paralela y colindante pero claves para entender lo mostrado. Un proceso que se aborda mediante el punto de vista de otro personaje capital de ese flanco. Lo que podría llevar a cierta reiteración, aporta lo contrario, un ritmo fluido en este vaivén de perspectivas que complementan y extiende la narración. Quizá el terreno más atendido es el de la pareja de hermanos norteamericanos en el que sus responsables les resulta más fácil hincar la insignia de la empatía. Además, su itinerario al lado de ese cargamento, les posibilita lanzarlos a un cúmulo de arriesgadas misiones por diversas áreas del continente africano con tal de superar los obstáculos para que abultado cargamento de perico llega a su puerto de destino. Una misión que unos intentan completar y otros torpedear y que resulta tan crucial para los personajes involucrados en este relato donde el negocio está por encima de creencias, familias y leyes (tanto sagradas como terrenales).

Sorprende así las malas críticas que recibió en su premiere en suelo berlinés durante su festival de cine en 2019. Para este servidor nos hallamos ante un fructífero trayecto por los entresijos del negocio de la coca, la que opera a gran escala, la de los grandes jugadores – no hay espacio para traficantes, camellos o yonquis -, con múltiples escalas por los puertos del mundo, y con personajes y subtramas que apremian el siguiente visionado. Y, precisamente, no hace de esa ambición un alarde, sino una meta al que ajustar un equilibrado y preciso guion, con el que reparte interés entre los tres flancos mencionados. No queda al nivel de Gomorra a la hora de documentar con rigurosidad esos estadios en la producción, distribución y recepción de los fardos en suelo europeo, tampoco lo pretende, pero sí que ambiciona convertirse en la respuesta televisiva digna a un Traffic, menos realista, pero igual de amplia, o casi igual de amplia, en su enfoque multifocal.

7

Leave a Comment