Series

El ministerio del tiempo: Review 2×11 “Tiempo de lo oculto”

posted by Paloma Méndez Pérez 14 mayo, 2016 0 comments

El ministerio del tiempo 2x11

Ha nacido comedia. No ha quedado tan patente en esta temporada, pero teniendo la referencia de lo que ocurrió la temporada pasada, esperábamos un repaso género a género aunque en esta serie el punto de comedia y de acción no deberían faltar nunca, además de la ciencia ficción, esta más existencialista que otra cosa, que por lo menos a esta bloguera es lo que más le gusta de El Ministerio del tiempo.

Pero como decíamos, ya tuvimos capítulo de acción pura con el incendio en el Alcázar de Madrid y este contando con Borja Cobeaga y Diego San José como guionistas, parecía encaminado a un solo destino: que nos riéramos. Y lo hicimos. Es decir, el planteamiento de El ministerio del tiempo busca lo cómico de por sí, pero una hay actualmente en España una aceptación general de lo que la comedia debe ser y en parte es culpa de estos dos guionistas. No estoy diciendo que estos sean los Azcona de hoy en día, pero han creado escuela de lo que es el humor en España y eso desarrollaron en el capítulo Tiempo de lo oculto.

El problema que tiene cruzar la temática de Pagafantas con El Ministerio del Tiempo es que esta serie carece de los personajes que pueden adaptarse a esos roles que los espectadores saben que van unidos a estos creadores. Algunos pringados, buenas personas que llevados por un deseo de justicia, orden, amor, honor o lo que sea que haga que semejantes muertos de hambre salgan de la cama, se embarcan en un lío que termina siempre como se deben terminar estas cosas: boda. Para los que tienen como referencia otro humor más absurdo o más sarcástico esto sabe a más bien poco. Pero como digo es la tónica de los tiempos y quien soy yo para decir que 7 apellidos vascos es un tostón de película con todos los estereotipos posibles en versión chiste. Pues nadie, porque encima soy andaluza y no soy ni del Betis. El caso es que en el último episodio de El ministerio del tiempo hubo que hacerle hueco a la historia que desarrollaron los humoristas invitados y dejar un poco al margen a los personajes principales.

Así la historia del episodio esta basada en una suerte de Iker Jiménez argentino, Lombardi, que además de comerse todos los chistes sobre su nacionalidad con mención a Maradona incluida (¿a qué eso no os lo esperabais?), resulta estar obsesionado con las puertas del ministerio. Organiza una visita a este y los funcionarios se hacen pasar por una agencia del Ministerio de Obras Públicas, que digo yo que con lo que hay en España abres un cajón y al igual lo que te encuentras es hasta mejor que una puerta del Ministerio. Después de amenazar a Salvador, el presentador trastornado, pero buena gente, que esto es de echarse unas risas, consigue acceso a las puertas. Cruza para encontrarse con Colón en su camino a reunirse con los Reyes Católicos para que le financien el viaje a las Indias, aunque en el capítulo el pobre se hace un lío de tanto oír lo de descubrir otro continente. Bromas con el huevo de Colón aparte Lombardi ha conseguido cambiar la historia al embarcarse con Colón y resultar él, que encima es americano, el descubridor de América. La patrulla consigue dar con él y con su hija y de paso salvan a Colón del ataque de unos oficiales portugueses.

De vuelta a Madrid, Lombardi consigue su programa, su hija un trabajo y Alonso pasar de folloamigo a novio en 3 minutos. Para que luego digan que los finales felices no existen.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.