Series

El ministerio del tiempo: Review 2×13 “Cambio de tiempo”

posted by Paloma Méndez Pérez 25 mayo, 2016 0 comments

El ministerio del tiempo 2x13

El ministerio del tiempo cierra por vacaciones o eso parece que cuentan en RTVE. Si hay continuación o no en una tercera temporada parece estar todavía en el aire. El año pasado ya tuvimos esta misma duda y aunque las audiencias no han mejorado, por lo menos se han mantenido y ha ido creciendo el interés en la red. Lo que no ha aumentado es la calidad de los capítulos, si comparamos con los de la primera temporada, aunque este último ha servido de redención.

Nos vamos a 1588 a Plymouth para ver naufragar las expectativas algo exageradas de Felipe II en lo que a la dominación marítima se refiere. Se hundió la Armada Invencible y aunque luego hayamos arrasado en la Copa Davis con ese mismo nombre, al monarca no le parece suficiente, lo cierto es que nadie prueba a contárselo, pero no parecía un hombre fácil de convencer igualmente. El caso es que Felipe II decide llamar a su hombre del Ministerio de la época para que le ayude reorganizar el ataque a la flota inglesa de forma que salgan vencedores. El aviso de la desaparición del responsable en 1588 llega a oídos del Ministerio actual y Salvador Martí (Jaime Blanch) y Ernesto Jiménez (Juan Gea) deciden enviar un equipo. Esto conduce al rey a 2016. Cuando se entera de que no solo perdimos la Armada Invencible, sino que también se independizaron las colonias y la única invasión que tenemos es de turistas y los esperamos dando palmas, decide reinstaurar la Inquisición, cargarse cualquiera que saque el pie del plato y ampliar un poco el concepto de “una, grande y libre”, que parece que le queda corto. Un dictador de libro, ni en 1984 existía un mandamás eterno, de mensaje semanal y credo diario. Un hombre terco, severo y recio. Alguien que desarrollaba un comportamiento extremo para los estándares del siglo XVI ordenando las vidas de ciudadanos del S.XXI. A ese nuevo siglo XXI es al que llegan Amelia (Aura Garrido), Julián (Rodolfo Sancho) y Alonso (Nacho Fresneda) después de ir hasta Asturias para salvar la vida de Agustín de Argüelles, para que pueda intervenir en las Cortes de Cádiz y promulgar la Constitución de 1812. Nada de eso es ya relevante en la nueva España que se encuentran al volver. Ernesto es el nuevo jefe, Irene está casada pero con un hombre y las mujeres son poco menos que muebles. Los únicos que parecen encontrar acomodo son Julián y Alonso que se reencuentran con sus respectivas esposas. Con ellas no exactamente, se encuentran con su versión de Las chicas de la cruz roja. Es Amelia quien se juega el tipo volviendo al pasado para acabar con esa majadería de un emperador dando paseos por todas las épocas para enderezarnos, que los españoles se ve que debemos ser más bien de ir torcidos, o como nos da la gana.

Ya lo dice Salvador Martí, “yo le hablo a usted como quiera porque soy un ciudadano libre”. De eso va el capítulo, de esas pérdidas de libertades a manos de caudillos, iluminados, mandamases, caciques y dueños de cortijos que piensan que andamos con demasiada libertad por el mundo y que la gente más sencilla y austera es más fácil de dirigir. A lo mejor es un poco extremo ver el absolutismo aplicarse tranquilamente en 2016, pero que me aspen si no podemos encontrar ejemplos de cualquiera de esas escenas en las noticias.

Sin duda el mejor capítulo de la temporada argumentalmente, en interpretaciones y ambientación. Carlos Hipólito está magnífico como Felipe II y nuevamente los encargados de la dirección artística demuestran que dan lo mejor de sí cuando pueden ampliar un poco el campo y salirse del corsé histórico.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.