Series

Impresiones capítulo especial ¿Qué fue de Jorge Sanz?

posted by Omar Little 13 febrero, 2016 0 comments

¿Qué fue de Jorge Sanz? 5 años después

Exceptuando dos islas levantadas por la fallecida Canal +, la segunda edad de oro de la televisión dio bandazo al llegar a nuestro territorio . Crematorio sigue recordando ese producto nacional de empaque que podría haber creado escuela, pero no la creó, mientras ¿Qué fue de Jorge Sanz? se erigió como ese tipo de comedia meta y anómala con la que hundir las sitcoms rancias y manidas de nuestra televisión…tampoco cambió demasiado  el panorama.

Sin embargo, cinco años después, con Canal + fusionada con Movistar para alumbrar Movistar + – plataforma con sed de ficción de calidad con aras de plantar cara a Netflix, y al inminente desembarco de la nueva plataforma de la HBO -, la serie de David Trueba y Jorge Sanz regresa con un brillante e hilarante capítulo especial de hora y media que se estrena esta noche en Canal + Series Xtra.

Bajo la misma tutela de sus dos máximos artífices, y con la misma fórmula de mezclar trazos de ficción y realidad, este capítulo especial se sumerge de nuevo en las miserias de Jorge Sanz, como actor venido a menos, repudiado y asqueado de su profesión.

Bajo este marco idílico para lo autorreferencial, la serie indaga en la crisis severa del actor y en la humillación constante por la que circula una estrella caída en el olvido. Jorge Sanz se presta a este juego meta, quedando en evidencia para mayor efecto de las cajas torácicas del espectador. Como Gervais y Louis C.K., como más hondo y contundente es la caída, y mayor el recrearse por el barro del patetismo, más virutas cómicas deja ir el producto. Trueba se muestra altivo con su capacidad para sonsacar risas y carcajadas del deambular amargo y patético de Sanz.

En esa línea, el capítulo especial, concentrado en el último chance de Jorge Sanz para no caer en el olvido,  participando en una obra de teatro, recrudece la mirada hacia el mundo del espectáculo, la fama y el showbusiness sin dejar nunca el componente cómico. Un recrudecimiento que escarba en temas incómodos incluso para los propios implicados que se prestan a interpretar a su YO en la ficción.

Hay en ese sentido, sketches delirantes como la terapia de grupos de actores venidos a menos, con un Willy Toledo afiliado al PP para superar el estigma de actor de ultra izquierda. Quizás la única pega a todo su recorrido, es que el sketch se posiciona como la unidad semántica, y el relato acusa una narración más fluida.

Por lo demás David Trueba, y todos los rostros populares que se prestan a la burla e ironía, dan un sonoro ejemplo de diálogos brillantes, situaciones desternillantes y en definitiva, barnizan a la ficción española con un trazo tan ajeno, pero a su vez haciéndolo propio, que resulta ejemplar de lo que debería ser nuestra ficción televisiva.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.