Long drinksSeries

It’s not HBO, it’s Channel 4

posted by Omar Little 17 marzo, 2013 0 comments

Channel 4

Estoy algo asqueado de encontrarme cada mañana con la misma estampa urbana de figuras atrancadas, con los párpados caídos, las yemas de los dedos sangrando, cuerpos convulsos y  miradas pérdidas. Gente que lleva fatal haber terminado las dosis de Homeland, o que no es capaz de asentar la cabeza sin Juego de Tronos en la cola de descargas. En definitiva almas sufridas y apenadas, que no pisan estos lares, porque vosotros,  fieles y queridos seguidores de los domingos en series, sabéis perfectamente que hay vida inteligente más allá de las dos series menciondas.

Pero este post va enfocado a estos infelices que están enloqueciendo sin su dosis seriéfila y que preguntan, como si estuvieran poseídos por un Jack Nicholson sin su partido en el Staples Center,  dónde encontrar aquellos camellos catódicos de fiar. Como sabrán los aventajados e inteligentes que me sigan, la Gran Bretaña se está convirtiendo en un campo de amapolas muy atractivo. Y de primera calidad resulta el opio dispensado por la casa Channel 4. Un canal con ciertas similitudes, salvando las distancias (aunque cada vez más cortas), con la HBO.

Sus producciones están regidas por un mismo patrón de originalidad, transgresión, factura cinematográfica, y en el caso inglés,  duración de mini serie, lo que permite no tener que dosificar su consumo.  Resulta algo osado afirmar que puedes disfrutar ciegamente de cualquier serie que salga de sus entrañas, pero si no es así, poco le falta.

Estas son algunas de las últimas drogas de Channel 4 que han causado alarma por su temprana adicción y propagación

The Fear

The Fear

Fue una de las sorpresas más gratas del pasado año, de hecho ocupó pole en nuestra lista de lo mejor del año 2012.  The fear es un drama criminal sobre la decadencia de una familia mafiosa de Brighton, que ve peligrar su parcela de dominio con la llegada de la mafia albanesa. Pero en realidad, el hueso de la serie, y la caída en desgracia de los personajes, es cuando al pater familias de la organización se le diagnostica un alzheimer precoz. Un personaje interpretado por un inmenso Peter Mullan, capaz de traspasar la pantalla con su halitosis y dejarte helado con su penetrante mirada. Personaje inolvidable.

Black Mirror

Black Mirror be right back

Los que a estas alturas no hayas oído hablar de Black Mirror es muy probable que compartáis habitáculo con Walt Disney. Esta mini serie de tres capítulos independientes, estrenó, tras un gran éxito de su primera temporada, tres nuevos capítulos incendiarios sobre los males actuales de una sociedad tecnoenferma, desnaturalizada y desgobernada por infaustos políticos. El afilado cuchillo que maneja con inteligencia su creador, Charlie Brooker, se clava aquí de nuevo sobre la tecnodependencia, los realities escalofriantes y la clase política vergonzosa. Tres nuevos reflejos alarmantes del espejo oscuro de nuestra sociedad.

Utopia

Una de las locuras más insanas de la reciente televisión británica explotó hace unas semanas sin temporizador ni aviso ninguno. Dennis Kelly es el niño prodigio que programa este artefacto de seis capítulos cargado de humor negro, violencia cruda, estética pop, y referencialismo que va desde Tarantino al universo del cómic. Cuatro personajes envueltos en la búsqueda de un cómic que esconde secretos que atañen  toda una trama de conspiración espionaje y secretos de estado. Un thriller que te deja alucinado con su fotografía y calidad técnica, y que te hiela la sangre con su trama, y especialmente con algunos de los macabros asesinos que pueblan sus fotogramas. Solo estamos en el mes de marzo, pero casi con total seguridad, podemos hablar de la revelación del año.

Derek

La última incursión del mordaz Ricky Gervais es esta mini serie para Channel 4 titulada Derek. En ella resigue los pasos de un limpiador borderline que pasa sus días en un geriátrico congeniando con viejos, y personajes marginales como él. Pese a que el escenario vaticina la saliva más toxica y peligrosa de su artífice, Gervais se controla y consigue un equilibrio notable entre la comedia cafre y el drama más amargo.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.