Series

Juego de tronos: 4×01 “Two Swords”

posted by Omar Little 7 abril, 2014 0 comments

Game of thrones two swords

Al serieadicto no se le puede desatender. Al menos así lo entienden las dos grandes cadenas dealers de la tierra de Macaulay Culkin. Terminada The Walking Dead el domingo pasado, la AMC remplazará el vacío con la superlativa Mad Men a partir del próximo domingo. Por su parte, la HBO, con el potente recuerdo Rust Cohle y Marty Hart golpeando nuestro cogote, ha empezado a esparcir las dosis necesarias de su joya de la corona, el fenómeno Juego de tronos que aquí nos ocupa.

Aún con el imaginario colectivo ensangrentado con esas bodas de sangre con las que sepultaron la inocencia y la forma racional de ver la televisión de medio planeta, Juego de tronos ha arrancado su cuarta temporada con un nuevo mapa.  Un escenario en el que los Lannister tienen cogida la espada por el mango. De hecho, este primer capítulo de su cuarta temporada, arranca con un Twyn Lannister fundiendo la espada que empuñó en su día Ned Stark, y que simboliza la fuerza del norte, para forjar con ella dos espadas distintas. Una metáfora del turno de fuerzas que se ha producido, pero que a su vez, apostaría que es un pequeña pista de las fuerzas que harán tambalear el imperio Lannister y que podría erigirse en el eje narrativo de la cuarta temporada, o en venideras.

Hablo de apuestas porque no me he leído ni media página escrita por el puño de George R. Martin, así que los que sí lo hayan hecho, pueden ridiculizarme si lo creen oportuno, pero la sensación que me ha transmitido estos primeros 60 minutos es que el imperio Lannister, que se ha asentado en Poniente , y que con la guerra terminada, los Stark reducidos a niños con sed de venganza pero incapacidad real para conquistar El desembarco del rey, y con el único ejército que les puede plantar cara, el de Khaleesi y sus dragones, a millas de distancia, su único enemigo podría estar en casa, en el seno de la propia familia. Una proyección atrevida que hago tras comprobar el distanciamiento que hay entre sus principales miembros, especialmente con un Twyn que es el verdadero poder en la sombra y sus hijos, y los últimos intentos de humanizar a Jaime Lannister, sumado al hecho, que desde hace tiempo, que el enano Tyrion nos robó el corazón y queremos que reniegue de su familia, y ya de paso lidere la sublevación interna.

Una jugada que no sería del todo descabellada, de hecho sería comprensible cuando resulta que al oriundo de Martin le da por cargarse a todos los personajes a los que uno coge cariño y se puede llegar a identificar. Jon Snow podría ser el otro guía empático de la serie, pero libra su propia batalla en el Muro. Una parte de la tierra media donde se espera que dé lugar una de las batallas más intenas y feroces de la temporada, entre los Night’s Watch y los salvajes, con los que hemos conocido a una nueva tribu de caníbales, los Thenn con sus pintas de Hellraiser.

En otro de los frentes abiertos por la serie, hemos seguido el avance de Daenerys al frente de sus tropas, mientras comprobábamos que sus dragones, además de estar esculpidos con un CGI de alucine, son incontrolables incluso para ella, y comprobar como se mantiene de hielo ante las tiradas de caña de un apuesto soldado alistado a su causa.

Por último hemos asistido al trayecto que siguen, el cara de perro y Arya Stark, ahora mismo la más bien posicionada para vengar a los millares de muerto del clan Stark. En su camino por tierras boscosas han tenido un escarceo sonado y sangriento con Polliver y su grupo, que ha finalizado con los últimos muertos, y con Arya recuperando la espada que Polliver le robó en su día.

Y lo que es más importante, en el primer capítulo de la cuarta temporada ha habido todo lo que se le exige a la elaboración de esta droga: intrigas palaciegas, sexo, sangre y venganza. Mientras tratamos de confraternizar con la figura más noble de la trama a la espera que la pluma de Martin se la cargue en el penúltimo capítulo de la temporada, podemos estar ansiosos por asistir como invitados a una nueva boda en el próximo capítulo, la del rey Joffrey con Margaery, que contará con un invitado muy especial, con razones de sobra para poner la nota de color a tan señalada fecha, me refiero obviamente  al recién llegado Oberyn Martelll. Hay ganas de bodorrio.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.