Series

Juego de tronos: Review 5×07 “The Gift”

posted by Omar Little 27 mayo, 2015 0 comments

Juego de tronos 5x07

Como me temía la desaparición de Mad Men ha suscitado en mí una depre de caballo. Esperaba encontrar en Juego de Tronos el antídoto momentáneo, la manera de detener la hemorragia causada por el vacío, pero la mega producción de la HBO, últimamente no está respondiendo a la altura de lo que representa.  “The Gift” supera al anterior episodio, hasta un capítulo de CSI New York lo haría, pero vamos que no creo que lo vayamos a recordar demasiado cuando termine la temporada.

Si aún no has purificado tu alma con las últimas dosis de Juego de Tronos no sigas avanzando porque podrías terminar lamiendo el suelo de una celda.

Si el anterior episodio terminaba con una polémica violación, éste no empieza mucho mejor para una Sansa de la que ya intuíamos que las iba a pasar canutas, ¿pero tanto?. Mientras las violaciones se han vuelto en algo diario, se encomienda a Theon para que enciende esa vela de auxilio- que en algún momento u otro será encendida aunque parece que no va a ser nada fácil – con la mala pata que en lo alto de la torre lo espera el tiránico y psicópata Ramsay, quien hace cantar a Theon, y termina con la pobre viejecita que dio la bienvenida a Sansa despellejada como un conejo para horror de la Stark que es obligada a presenciar el resultado.

En Castle Back también ha habido un intento de violación. Después de incinerar al sabio Maester, y después de haber dicho adiós a Jon Snow y los intrépidos, Gilly y Sam han vivido un desagradable encuentro. Dos guardianes de la noche han empezado a meterse con la chica con intención de violarla y Sam ha salido en su defensa, recibiendo una paliza por parte de uno de ellos que casi termina con su vida. De hecho si no hubiera sido por la aparición del lobo Ghost, podría haber perdido la vida por culpa de esos dos cabritos. Como ¿muestra de agradecimiento?, Gilly se lo monta con un Sam hecho polvo, haciendo que pierda la virginidad en la peor de las condiciones.

Por su parte Stannis y su ejército están atrapados con las fases preliminares del temido invierno. Desertores, muertes ecuestres, moral baja y un frío que cala los huesos están mermando sus opciones de victoria ante los Bolton. Por eso Davos le recomienda que se retiren de nuevo a Castle Rock hasta que el invierno remita, pero Stannis se muestra terco, solo concibe la opción de avanzar, y para que esto sea exitoso sigue confiando en la bruja cachonda, quien le incita a requerir sangre real, para que sus visiones se hagan realidad. Esa sangre seria la de la hija de Stannis, con lo que éste se niega en rotundo, aunque esa voluntad parece más que variable, especialmente para la seductora bruja que sabe cómo influir. Así que no nos extrañaría para nada presenciar ese sacrificio de la realeza.

Mientras tanto en Dorne,  Jamie y Custo Dalmau siguen encarcelados. Uno con la opción de charlar con la princesa, el otro a punto de morir envenenado con un bulto en el paquete y una visión húmeda. Mujeres de armas tomar a las que les gusta jugar fuerte son sus vecinas de celda.

Mucho más interesante ha resultado el episodio de Tyron y Mormont, quien tres ser vendidos como esclavos a un señor, y sin previo entrenamiento, ha saltado a una arena de cuarta división para ofrecer batallas de arena a la reina Daenarys ahí presente. Harta y escandalizada por la de sangre presenciada- como si fuera las primeras gotas de sangre que presenciara- Mormont quien veía la escena a escondidas ha saltado a la arena sin permiso para terminar con todos los rivales sin apenas lastimarlos, tal superhéroe de los siete reinos que pretende impresionar a su reina y ganarse de nuevo su perdón. Sin embargo, ésta no está para hostias, y pide de inmediato que lo aparten de su vista, justo cuando irrumpe otro inesperado protagonista, un Tyron que se presenta como el regalo que Mormont le tenía preparado a la reina. Era evidente que ese encuentro terminaría pasando a través de las restablecidas arenas, pero el desarrollo me ha parecido de lo más torpe, forzado y anticlimático. La verdad es que todo hubiera cobrado un efecto mucho más intenso de haberse producido en el evento oficial, con degollaciones en la arena y entre el púbico, tal y como sugiere el amante de la reina. Vamos que yo ya me había montado en la cabeza una secuencia dirigida por el Ridley Scott de Gladiador.

Y como viene siendo habitual en los últimos capítulos, el ajetreo principal  se ha dado en El desembarco del rey, con Cersei jugando muy bien su papel de arpía oficial del reino. Mientras que Lady Olenna se ha reconvertido en toda una diplomática de la ONU en la zona con la única intención de liberar a sus cachorros. Calibrando intenciones y estrellándose contra el muro de la devoción religiosa cuando se reúne con High Sparrow, Mientras que por el otro lado consigue crípticos acuerdos cuando se reúne con Meñique, con quien recurre a la amenaza de destapar su implicación en trama del asesinato de Joffrey, con tal de lograr un pacto (¿Cuántos pactos políticos basados en el silencio deben haberse aplicado en el reino de España desde la instauración de la “democracia”?.

Por último, y como supuesta sorpresa final del capítulo, hemos seguido a Cersei hasta la mazmorra de la reina donde vuelve a hacer demostraciones holgadas de su malévola hipocresía, pero esta vez, el destino se la girado a su contra, y tras volver de su vista, el High Harrow le tenía preparada una sorpresita…una estancia con gastos pagados en una celda contigua a la de la reina y el hermano de ésta. Decisión poco justificable, y muy poco inteligente para alguien a quien se pretender presentar como un líder sabio, fuerte, y defensor a ultranza de la moral intachable. Es evidente que esas acciones le repercutirán más pronto que tarde con la visita de las tropas del rey. Y puede que el pueblo esté con él, pero dónde está el dinero, reside el poder militar y no habrá mayor problema para terminar con él y con cualquier revuelta de ninguna índole, lo interesante será ver quienes son las víctimas colaterales.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.