Series

Juego de tronos: Review 6×10 «Vientos de invierno»

posted by Omar Little 27 junio, 2016 2 Comments

Juego de tronos 6x10

Tras volarnos la cabeza y hacernos acudir con antorchas a imdb para coronarlo como uno de los mejores capítulos de su historia, y dedicarle de paso una peineta al cine medieval fantástico de Hollywood, Juego de tronos concluye su sexta temporada con mucho más que el epílogo más largo de su historia.

Si no has tocado material verde inflamable aléjate de estas líneas antes que te estalle en el jeto.

La resaca de las elecciones se la ha llevado por delante «Vientos de invierno», el último capítulo de la sexta temporada. Tal y como se esperaba, la parte central de este ha tenido lugar en Desembarco del rey donde la suerte de muchos aún no estaba escrita. Y tampoco han perdido el tiempo para definirla.

Tras el juicio exprés a Loras Tyrell, quien ha confesado sus pecados dentro y fuera de la cama para recibir como castigo/premio un tatuaje en la frente como signo de su adhesión a la fe propagada por el Gorrión, Cersei, ausente en todo momento y desde lo alto de su fortaleza, ha maquinado una venganza que llevaba tiempo preparando y que era ahora, o nunca si pasaba a ser juzgada y probablemente ejecutada. Y básicamente lo ha hecho a la usanza del terrorismo islámico, poblando los bajos del lugar donde tenía lugar el juicio con ese blandiblu verde de los Cazafantasmas altamente inflamable. Previamente, a modo de excusa narrativa barata, un niño le ha tendido una trampa a Lancel Lannister, y bajo la mirada de este, hemos podido presenciar la instalación pirotécnica que ha hecho volar todo por los aires y matar de una tacada a Loras Tyrell, la reina, y al mismo Gorrión.

Jugada maestra de Cersei que desde las alturas iba observando la acción terrorista mientras esta se desenvolvía a modo operístico, con El padrino en mente. Por si fuera poco, Cersei ha practicado un poco de Wineboarding con la monja que la torturó. Pese a la eficiencia y letalidad de la jefa de las arpías, Cersei no ha podido prevenir la suerte de su hijo, un Tommen devastado tras presenciar el atentado, que ha decidido tirarse por la ventana. Una muerte que no ha sido tan lamentada por Cersei, me imagino por el recuerdo aún hiriente de la traición de este al llamarla a juicio, y sin opción de hacer uso del comodín del juicio por combate con su bestia inseparable. Venganza maestra de la más malvada de la serie en vida, filmada con elegancia y sabor coppolesco.

Aunque lo mejor ha sido ver el reloj, y darse cuenta que apenas habían pasado los primeros veinte minutos. Lo que ha llevado a repartir el resto del tiempo en los otros rincones. Y no para dirimir los últimos flecos en los frentes de la temporada a modo de epilogo, sino para demostrar lo distanciado que están los siete reinos de la compleja situación que se adviene en el Congreso de los diputados.

En Winterfell, Jon Snow ha sumado aliados con las otras casas del norte con extrema facilidad, para ser así coronado King of the North con solo un voto en contra. El de un meñique que previamente había forzado la situación con Sansa para crear una alianza matrimonial y buscar el trono juntos. Sansa, desprendida de su inocencia característica de antaño, le ha respondido con una cobra y una respuesta de lo más elegante. La otra presencia femenina, la bruja de rojo, parece ser que estará una buena temporada sin enseñar sus senos después de que Snow la haya desterrado tras enterarse de su implicación en la fogata a la niña de Stannis.

Por su parte la reina de los dragones sigue sumando alianzas y adeptos a tutiplén. Los últimos los conseguidos por el calvo de la rosa que desplazado a Dorne ha sellado la alianza con la matriarca Tyrell y las amazonas y su matriarcado de cara a la batalla definitiva en King’s Landing…ellas darán el golpe.

Aunque también ha habido pérdidas….Daenerys ha tenido que rescindir los servicios de su amante tras recibir el consejo directo del enano Lannister, quien por sus continuados actos de valía y lealtad, se ha ganado ser la mano del rey…. en este caso, de la reina.

Por su parte Arya Stark ha demostrado su dotes de nikita despellejando a Walder Frey tras prepararle un banquete de lo más suculento….y familiar. Sin embargo ese episodio nos ha traído los muy malos recuerdos de Cara a Cara y Misión imposible 2, con esas máscaras perfectas que permiten a Arya hacerse pasar por cualquiera…shame on you.

También Brandon ha tenido su espacio después de que el tío de los no muertos lo haya dejado en un sitio seguro. Ha hecho uso de sus nuevas habilidades para terminar de contar la historia de Ned Stark en ese castillo, donde hemos asistido al nacimiento de Jon Snow, hijo secreto de la hermana de Ned Stark con ¿Rhaegar Targaryen? (¿he interpretado mal que los Lannister y los Stark no son en asuntos de familia y cama tan diferentes?).

Finalmente el capítulo ha concluido con otros acto de investidura, el de Cersei en King’s Landing, para finalmente terminar con el ejército naval y los dragones de la más preparada para la guerra dirigiéndose hacia su siguiente etapa en la conquista del universo creado por George R.R. Martin.

Capítulo de nuevo brillante, de intrigas palaciegas y alto componente estratégico y político, que sirve además para dejar bien preparado el escenario de luchas abiertas hasta la conclusión de la serie. Los bandos y los frentes abiertos no han podido quedar más definidos en esta última estimulante dosis…larga será la espera

2 Comments

Marc Muñoz 27 junio, 2016 at 23:17

Y primo de Daenerys, ¿no?…me pierdo con el linaje de bastardos

Reply
Panceta 28 junio, 2016 at 00:19

Reflexiones:
#1 Da un poco de vergüenza ajena que te tengan que avisar por correo de cuándo es invierno.
#2 ¿Por qué Theon Greyjoy no va con los inmaculados?
#3 Como en aquel anuncio de cerveza, cuando los problemas te agobien, «piensa en verde».

Reply

Leave a Comment