Series

Juego de tronos: Review 6×7 “El hombre quebrado”

posted by Omar Little 6 junio, 2016 0 comments

juego de tronos 6x7

A esta temporada de Juego de tronos le está costando horrores arrancar. Atrapada por tramas indoloras, circulando en cortos avances y de escaso interés, solicitando vientos de batalla que tardan más en llegar que un servicio express de correos, a lo que hay que añadir la preocupante deforestación de personajes molones, son algunas de las causas del no despegue. Escenas que se han vuelto a reproducir en la última dosis. “El hombre quebrado” no es un mal capítulo, ni mucho menos, pero no es precisamente de los que vayamos a recordar dentro de 2 años…ni de 2 meses, diría.

Si no has hecho ruta de recaudación de soldados por la zona de Invernalia rompe filas y regresa a tu habitación

El capítulo ha arrancado con la mejor sorpresa que podrían haber guardado. Ian McShane ha irrumpido de la nada como líder de un futuro poblado en tierra de nadie. Todo parecía indicar que estábamos ante la presentación de un nuevo personaje interpretado por el inolvidable maestro que dio vida a Al Swearengen en Deadwood, sin embargo, a su conclusión, ha demostrado ser una trampa emocional, y en realidad su historia, y la de su pueblo, ha sido simplemente la excusa narrativa para (intentar) explicar la segunda resurrección patillera de la temporada, la de “El Perro”.

Luego la acción se ha traslado hacia los esfuerzos de la comitiva liderada por Jon Nieve por reforzar sus tropas de cara al enfrentamiento decisivo con el segundo Bolton más odiado del planeta. Tras varias reuniones e intentos de persuasión solo han logrado convencer a unos cientos por aquí, unos 62 de la Casa Mormont, y otros tantos de ahí, con lo que el grueso del ejército serán los salvajes, fieles a Jon Snow, eso si Sansa Stark no logra convencer a alguien más a última hora con la misiva enviada a X.

La trama de devotos y pecadores en Desembarco del rey es un pedrusco en el camino que debería desaparecer en cuanto antes. Pero de momento siguen dando la brasa con la historia de la reina plegada a la voluntad del gorrión y los otros jugadores de esa mesa. El capítulo ha servido un nuevo giro: a Margaery no le han comido el cerebro de la noche a la mañana, sino que lo está usando ella para terminar con el gorrión desde el interior de la organización. Al menos, esa es la lectura que se extrae del trozo de tela con el emblema de los Tyrell que le da a su abuela de escondidas, después de pedirle, ante la observación de la garrapata  enviada por el Gorrión, que abandone esas tierras y deje de hincharle los huevos al sacerdote maestro. Convencida de lo que trama su nieta, la abuela Tyrell prepara su salida, no sin antes vérselas verbalmente con Cersei, quien acude a ella para pedirle refuerzos para derrotar al susodicho.

Tampoco tiene visos de tener demasiado interés el asedio promovido por Lannister y su fiel y cínico escudero a ese castillo que le han ordenado capturar, más si la confrontación se alarga dos años, como el propietario del castillo amenaza con aguardar encerrado hasta agotar existencias.

El esperado duelo entre Arya Stark y la instructora que la molía a palos ha quedado en una traición navajera de salida de discoteca poligonera, con la chica disfrazada de vieja y apuñalando a mansalva hasta que la pequeña de los Stark ha conseguido deshacerse de esta y escabullirse tirándose al río que pasaba debajo sus pies. La hemos recuperado luego saliendo malherida, y deambulando por las calles de Girona sin que ningún respetable figurante se preocupara por su suerte. Aunque los aficionados podemos estar más o menos seguros que saldrá en vida de esta, y logrará coger su barco de salida.

Meereen no lo hemos pisado, pero los desheredados de Isla de hierro, en una taberna plagada de prostitutas con sus carnes al aire, han aprovechado para dejar claros sus planes de dirigirse allí , llegar a un acuerdo con esa reina de dragones, y volver a recuperar el trono que les ha arrebatado el tio cabrón. Todo ello a través de una escena que deja en aviso la orientación sexual de la próxima ocupante al trono, y ya de paso se anota un tanto a favor con la liga LGBT.

Finalmente, de vuelta a esa aldea pacifista en construcción, el Perro de los Baskerville se ha despistado cortando leña y al volver, los tres extorsionistas genocidas que habíamos visto anteriormente, han perpetrado la masacre que nos ha privado del mejor fichaje reciente de la serie (junto al de Max Von Sydow), un Ian McShane que se despedía colgado de un campanar a medio construir. Al menos, todo ha servido para que Perro se desprenda de su bozal y recupere el hacha de guerra para hacer añicos a quien se le cruce, veremos quién es el primer desafortunado.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.