Long drinksSeries

Las 10 mejores series 2012

posted by Omar Little 6 enero, 2013 1 Comment

Obama

Parece como si en poco tiempo se hubiera asistido a un progresivo adelgazamiento de las vacas gordas, y sagradas, de la televisión norteamericana. Eso que tan bien se llamó la edad de oro de la televisión se sustenta ahora mismo gracias a los dos iconos que arrastra la AMC desde hace varias temporadas (Mad Men y Breaking Bad), y que pone en evidencia la falta de un producto estrella en su principal competidora y a su vez pionera de la televisión de calidad, la HBO. El canal de cable parecía haberlo encontrado en Juego de tronos, pero las dudas que ha levantado en su segunda temporada ponen en duda la fiabilidad de su apuesta, y puede que estén más cerca de encontrar su ficción de cabecera en Boardwalk Empire o Treme (si ésta tuviera audiencias más holgadas). Un canal que pese al gran acierto logrado con Girls, se ha visto además sacudido este año por la mala suerte que ha acompañado, desde su inicio, a una de las nuevas ficciones más ambiciosas y que más prometían, Luck. Mientras Homeland y las longevas comedias de las generalistas norteamericanas siguen cumpliendo con sus tareas, a los seriéfilos más gourmets no nos queda otra que cruzar el canal de la mancha para hallar ese placer que nos solía servir a mansalva la televisión yanqui. En la esfera británica, y en la cada vez más emergentes televisiones nórdicas, se reproducen campos de cultivo capaces de ofrecer nuevas perlas dentro del panorama televisivo actual.

Tras esta introducción, y como hago cada año por estas alturas, es momento de recordar que ha sido lo más valioso ofrecido por la cosecha seriéfila del 2012. Aquí va mi ranking.

10. Luck

Luck

Luck demostró el pasado curso que lo que mal empieza peor puede acabar. A priori HBO contaba con un nuevo caballo ganador desde el momento en que logró juntar a dos puras sangres del medio como David Milch y Michael Mann, dos egos que chocaron antes de empezar el rodaje y quienes no supieron limar sus desavenencias durante él. Sin embargo lo peor vendría después… cuando se supo que varios de los caballos padecieron durante el exigente rodaje. Estocada final para una serie, que pese a los contratiempos, y disponer  de una sola temporada, demostró ser una ficción con un potencial enorme, de esas que empiezan en posiciones atrasadas para ir escalando hasta los primeros puestos. Un drama criminal ambientado en el submundo de los hipódromos y de las apuestas de caballo. Y que además del aliciente de la factura cinematográfica con la que el sello HBO acostumbra a regalar a sus devotos, contaba con unos interpretes de primer nivel, entre ellos un memorable Dustin Hoffman en la piel de un temperamental, pero de buen corazón, mafioso recién salido de la trena que se hacía acompañar por interpretes de la talla de Dennis Farina, Nick Nolte, Kevin Dunn, Michael Gambon y Joan Allen.

9. Bron/Broen

Una de las tapadas de la temporada llegó a través de las frías brisas escandinavas. Bron/Broen (también conocida como El puente) proponía un thriller criminal a medio camino entre Suecia y Dinamarca, de hecho su intriga estalla en el momento que encuentran un cadáver compuesto por dos cuerpos distintos justo en el límite fronterizo que une el puente entre los dos países. Hecho que obliga a los detectives de los dos bandos a unirse y formar una particular pareja; Ella una tenaz, estricta, y casi borde detective obsesionada con su trabajo, él un campechano pero eficaz detective, marido y padre de familia. A partir de ahí unirán fuerzas para atrapar a un impecable asesino que siembra de terror ambos territorios. Un intrigante, complejo e inspirado puzzle criminal con atmósferas grises, recargadas y asfixiantes que realzan su apasionante y sorprendente historia.

8. Homeland

Homeland Q&A

Pocas presentaciones necesita el producto estrella de Showtime. Agente Brody y Carrie se ganaron el pase directo a los hogares de medio mundo con una primera temporada vibrante, proponiendo un thriller intenso, diseñado con inteligencia, y adictivo, donde el espionaje, el terrorismo, y los giros estaban al orden del día. En esta segunda temporada han optado por reseguir la línea marcada empezando por un inicio demoledor, con dos o tres capítulos propios de un final season de altura, pero que poco a poco, se ha ido desinflando con un guión que exige demasiada predisposición del espectador y omisión de la actitud crítica ante lo inverosímil del asunto. Pese algún bache en el recorrido, la ficción de Alex Gansa y Howard Gordon mantiene ese pulso frenético y de constante tensión que lo ha convertido en un producto de consumo de masas inteligente y bien abordado. Faltará ver hasta cuándo.

7. Inside Men

Esta mini serie de la BBC compuesta por solo 4 capítulos sirvió para desmitificar, y ya van…, que los manjares ingleses proporcionados por la tele británica no están bien cocinados. Bajo la carcasa de un thriller, Inside Men seguía los tejemanejes de un grupo de atracadores que urdían un plan para atracar su sitio de trabajo. Mediante un original montaje: la serie arrancaba en medio del atraco truncado para en los siguientes capítulos ir desgranando la ejecución y los contratiempos de ese plan. Un producto tallado con aplomo, buen criterio, dirección eficiente y todo empaquetado a ritmo vertiginoso.

6. Community

 

La cosecha de comedias en los últimos años se ha mantenido inalterable desde tierras norteamericanas. Un conjunto de intocables siguen aportando sus dosis de humor gamberro, inteligente, y surreal. Quizás más cercana al último, se encuentra una de las comedias predilectas de servidor. Un divertimento sin frenos y desbocado, aliñado al gusto de los curtidos en materia cinéfila y seriéfila. Un producto capaz de entretener desde la inteligencia, rompiendo los formatos preestablecidos y bombardeando con referencias y guiños al respetable. Y una vez más, esta temporada lo han vuelto a hacer.

5. Girls

La mejor noticia del 2012 para HBO fue esta nueva entrada protagonizada por cuatro pseudopijas de Brooklyn, que lejos de encorsetarse con vestidos típicos y formales como sus primas pijas de Sexo en Nueva York y Gossip Girl, se destapaban para mostrarnos sus intimidades, tanto físicas como emocionales. Y la principal artífice de esta golosina recargada de humor, picor lascivo y desazón generacional era su creadora, guionista y protagonista. Una Lena Dunham capaz de humillarse y flagelase sentimentalmente para deslumbrar al espectador con su sabiduría y virtud cómica. Un must para los dos sexos.

4. The Walking Dead

The Walking Dead Seed

Aunque no haya concluido por completo su tercera temporada (nos encontramos en su ecuador) el estirón cualitativo que ha pegado la serie de la AMC ha sido tan espectacular respecto a su renqueante segunda temporada que merecía auparse hasta la cuarta posición. El escenario de la prisión, la irrupción de una historia paralela en un poblado de ecos lostianos, y la aparición de un puñado de nuevos personajes han sido las primeras gotas con las que sus responsables han vuelto a despertar el apetito entre hordas de espectadores. La puntilla la han puesto litros de sangre, tensión y lágrimas vertidos y concentrados en pocos capítulos que han sufragado todos los depresivos que originó su segunda. Los zombies televisivos de Robert Kirkman vuelven a corretear a la velocidad deseada y con la rabia necesaria.

3. The Fear

Hay un principio en las islas británicas que estipula que si Peter Mullan aparece en alguna parte, esa parte vale la pena. O incluso mucho la pena como el caso que aquí nos ocupa. The Fear es una de esas miniserie de cuatro capítulos de Channel 4 que viene a heredar el trono inglés de serie superlativa que el pasado año nos dejó The Shadow Line. Porque lo de esta serie de rivalidades mafiosas entre dos clanes en la ciudad portuaria de Brighton es algo de muchos quilates. Quilates que configuran un estilo cinematográfico absorbente, un elenco actoral que quita el aliento y una historia negra, negrísima salpicada de retales de drama familiar y personal. Solo con apreciar esa violencia contenida que es capaz de transmitir el inmenso Peter Mullan con una mirada fulminante, merece su compra por Amazon.

2. Breaking Bad

5x08_Breaking_Bad_Gliding_Over_all

Una de las drogas televisivas más alucinantes de los últimos tiempos se despedirá este año de la parilla con su quinta temporada en antena. El asunto tiene vises de convertirse en antológico, y de hecho la primera avanzadilla vivida en 2012, configurada por ocho capítulos, así lo atestiguó. Lejos de encontrarse entre lo más elogiable surgido nunca de la cabezota de Vince Gilligan, si que fue suficiente para engorilarse de nuevo con las fechorías de altos vuelos de Walter White y Jesse Pinkman, la pareja más mítica de los últimos tiempos. Un principio de temporada, que como no podría ser de otra forma si se querían evitar ingresos hospitalarios y saturación en las morgues, se ha mostrado en función preparatoria de lo que queda por llegar…ese subidón apoteosico que precederá al bajonazo más terrible de todas las fiestas posibles. Una despedida, que tal y como apunta el magistral cliffhanger de esta primera parte, nos va a dejar a todos con las materias fecales saliendo a chorro.

 

1. Mad Men

Mad Men The Phantom

El parón al que fuimos sometidos por los responsables de AMC y Matthew Weiner para  renegociar el contrato del último, le ha sentado de maravilla a su cachorro mútuo predilecto. Joya audiovisual donde las haya, ficción cargada de sutilezas, elegancia, y atesoradota de un poderoso subtexto, y aún mejor ambientación, la quinta temporada de Mad Men ha supuesto un nuevo cenit en su incuestionable recorrido. Por primera vez, los guionistas han optado por incrustar notas de humor a su habitual esquema melodramático y lejos de desajustar el tono han logrado insertar capsulas de Wilder y Hawks para potenciar  un producto tallado en cobre. Don Draper y los suyos han seguido desbordando apego, veracidad, reflexión y emoción desde sus despachos, lujosos lofts y su reconfortante pero no siempre fácil way of life. Weiner y su equipo han vuelto a ser promocionados,  una serie que tiene asegurada su lugar prominente en el olimpo. Este gran relato de la América cambiante y convulsa de principios de los 60’s no tiene nada que envidiar a la de grandes autores y directores que contribuyeron a dar a conocer esa época. Casi nada para una ficción de esta popularidad y alcance.

 


1 Comment

Nana 22 marzo, 2013 at 16:57

No olviden una gran serie, donde nunca se ha hablado de la vida tan intensamente hablando a su vez de la muerte: A DOS METROS BAJO TIERRA.

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.