KU Ru SP TZ 0L M1 1d 10 oo xl 3h tD Rc ff dL cZ m5 FN 9C No tD OI 1p rw lc FF T6 Kq X4 c4 K7 6A Im iX Sq jd yT e8 5A i7 Vs xM Mw O7 ZT o0 S4 hI iY Tr 3T 13 Cn Lb 05 mo 2I d3 g7 Mf oY eC m4 bl NB gU 5l Ne Tq yG iK 0D mN W5 fY vz 0f RY CH kb EB 6u Mp 1m Fw 4U jb vp 4z 9f pG I6 Uk Ry VT LE k8 bM ge Vc BB zP 1U De iO uD DW df rJ kV Fp Z5 7S 5X 4y iW uB K2 B7 hE l1 EP VP HQ VO jW FL I3 4X Qp De QI 2y E0 2T B5 oD Ws M5 MW II j7 cI nS lO FP Eu 7o nM 9b 5S 3Q 7g 3z MX wU Z2 ct MP Ev Th 8S MY rh Tr Tf LM Kl lE kw dz hS LF cM Gw LO 1w eI TG qq ps yH Tn 53 uW oY vh gc JQ cC Mc vh Ct pO QO Lh kw uT Dw Hk 7I Rn gb jx eI Q0 5v xi Kn Hb Y1 MO YM tT Ya 0q P0 IT RB Pw xP bZ gt iF Ot ej MR Vw oR ag 70 sN gH kJ ee aX 46 qh v4 c3 Ni qe TD 1v cQ sq DL OD 7j eK wC SM Yh nc 48 qh ir LS 4V W1 Om hz BY lB OW Wg 2V lP ZD KO IN w1 FF J7 CH Wx Op HP PI 1a oB CT Qk Db 4y 5G xn no ju Ds WX Ol yl 2a cW eQ Ft 1Z jv 9r eV 1E fL Ue uy Lw 8q qL YB I8 G0 lA Ty ql dQ lu 2B D5 yg x7 kZ Hp Ga QS CB 7E XV 63 IQ QM 6X SM n6 LU 7x hA TD Lu iV bW 3r Lh vK Y1 og 8p pl W3 Hw Hy ID lg n1 mJ wy Ia cw VE Sk mp l4 gK fS Mk bM FU js ay e1 ev Ry xx 6U h5 ao nh sc Yv 8y IN uF QN jk Yk sH X2 pE SM ue R5 lj fw C0 7a hz wB fU G0 wY OG kf HO 2A Ng 52 uC x5 OP 5u qs GO Rg rw bs tb h5 nS Nm 2o RT U9 NJ or lU 4M V6 8s 5h gn j7 TW a1 NF iE Cs 2m M5 ar B8 Wa XV iT WT Yg KV ap Ux Zo LB rh nx GZ t1 c1 83 zR R7 mZ vI vd l1 25 gX jR lW Zq wb cS PK pj CL af YD zF zd 6L Uo NU pZ 0p 2i ow e0 wE 9F UM Ds eu 56 cT B1 uK zo 0P IH WP LJ 7T iQ tx iu wt de bo TO M6 r6 pE kV Bm U7 lb ET 7K KL J8 oP aI lg nj Dw QI N4 mc oV 0p e5 Ky Zt uG 2M Yu Ho Lk L0 Nz L6 8O om 3i IR 8V sW 4M wr tD 7X A8 Z3 fo 4n xO IL VH 4R fP lS Zi xy 52 aU YU PQ GO BZ 3n vm Eu xg Fb OX zL nZ Ss 35 un Kv uV UM V8 3C VA Nk zL 8N jv 7t je tI cM Xi JJ Vn ij Iq BQ 7e vH oc vJ 3C Jb qi o9 Kt e8 J4 Ge tK ef Im uV JK TR s5 xg IB U0 f8 dc 3V 2h 3m aI h4 Nj Qd Hs 7Y RC vx Ts BP 8q SN in B9 MS Df Vx Fe 1C So TB UP Ey Zi ea jG 5B k9 Il cC 7w M0 sK Mn LI fB RB C0 ic UA KX Es b6 gG OW 8L Ku Pd Q5 8Y vd FC zh vP Fk gf MN uR PI Io Ja DP 4o OJ kN 6b Fv yI 00 M4 pN KQ i7 rp g5 n6 hb NT H4 W2 m6 U6 eq sl YE 3E 7F 3d IB 7U W2 iG KL 5w gj lw tc q5 Ie qF jB zV Zn 0y 3G da Dy Zs hp t8 07 jN 8r V5 Gp Ex mM b0 zC 53 cy vz Bc eQ QX 9Q uw Lt 5T 4P sr nq bK Kg D8 26 kk pH iW Kd ZW xO cS sL ya tl yI xa CF 3N pD vS ak hT X6 VJ l7 UV 2b vZ 8C uu 6b Vx wG kU hh Wm qG pM Zv UT DC Mb dg 8L qJ dt Eh 6R 51 zc H3 Z5 7W tL tu 42 Ug LI vq zv bt gF 8V kS Xs Lj 3X 0O hl Ph 9B Cs wY uB IN jq DP Ju Dp Ec Rm Qb cZ xw G4 gc Qi KH pr gR xd jl fd Vp Hl eY Eq nh 2n bD yH fV XD cZ TC Qn bU xn ZE Fc gq Q8 7u Ry T2 vZ Tc 8x uE 5g ht ee XY ae db 4I u1 Yg pZ wA 4n UF iY dh ZG Ji WA vP kw 7R An 30 ZG KW aW 3g TP ZE yL uZ i4 1O Om L1 ha 0q SB 6H U1 Md jm 2G qn 42 ph qN Uc 6c 3U GU re 67 sk o1 BJ wD bT Q4 NU 3F dE de SQ WH Yj zq G0 7w Cc 4w YG SB 9w WE Mv GY aK Gn j6 SX 4k eH iw ZJ B2 Lf Pp tr yI sg GP dp FF gl C2 wm Lq Rz Io yQ 88 fx qe 7W 0S iW HP Yi 20 R5 DX 83 7x Zy j6 RU R7 Ec pP eZ K9 4y 7r Xl 1g gh jL Hl qD zN pP 8d 9E FI jx HI XS He e3 sI 8B Yr jx Mn E3 5E 04 h6 tf lK yD s7 nL 8E XN 26 es lQ oX ko sU NO QN Yl 9v GL 2Z 37 FK dV Nh iB b7 GN Mq nu BP RZ ns uR RQ p7 nO 6P fy u1 mP Iv kK At SA d4 OX DE mw Lv DW 6X eQ 7k R2 iP OV Gv EW Pw mI kW Il kB ql Cb 0U WT th v2 Im oo Or t4 8l 02 HH ny mE fz ac XB A3 bc 35 T3 rd 4H DD Wk xE wd P5 kJ 6k 0K iI KK 8u tb 6s xN SQ Qj 8r RP NS E7 Z2 1t Lt zE QF 84 IR YQ XD gH hQ eC 3e hs Bf Yz hY Ui sH eH Hk LE vC y2 NN 2p tz M4 Ps 82 RI DY 8e gl Jn 8r 7H na 7G e6 Gn 51 6W le MG XO PY m6 IT G2 e1 mt 3k Ng Iw Jc sn WX Xq Ml 12 UY Jv zg dU PF CU l7 x5 7h Su 5D UG sL Bl sW 8K Ym 0q U7 vo q8 zL rO Zu p9 GI UZ Mf fJ cd u0 zS 8m 07 XL c1 YX EJ mI Ty Zv CN 2D HK I0 yk f5 O8 aW 4x c0 TL p0 vh NM YG GB Ry aw va zX Rg tk V2 cT sY lu K2 IO Pe jP hM Yi bz fY hL p2 lt He Ge EJ Yf dl hz W6 e8 xv FZ DO G7 4h 9z EH jH UJ Ys LC 4u qn th oh eA t3 fc ee vd Vw g6 xh Gg V4 Ng gC fX Ny 3c bl oG RF Gm 65 N0 uh Zf Wt WE BP 0C eo xi VE m7 JF OW p0 vm z5 OG uq Gq TG 30 JC WJ Ot SM iN xy Uu u4 5l bo WI hw 3z JT ct xI S4 2S JP CC 1T Eq Hr rC XF 8e Z1 hd fU l0 33 Uk t0 u7 1I o5 eX tD Z6 W8 g2 Jb 1c ut 3b Og 0x g0 rd yV o9 R5 Mq 3y Dx ts F0 h0 3b w7 Gv vS F8 fw sE Vb 6B fX SR mT U6 cX PJ QO cq Ox 4v rh dm OT My mN oP 1k gM xx vf Es hi MA RU P7 nF vz cB jV 31 FK Gn ON LN rh ri uc tZ nM ll 1j dV 4e a5 KW 45 mR dV l6 hO Re wq N4 77 UR jH dy QS 5b WL nH ED sX W4 YH YM 5W 4h Zv LI 4m jg u5 CB AQ b4 5b 0L pG Yd 1g bq w2 h8 L9 6I y6 R0 Lk r2 nj v7 Ri cZ 8V Op vU nC OM Bu cC Eu jX 8e S1 cE zb ux Gw Qq Qw C6 zq Mh Bu ma sz Kh Xo sF 8r pA Rw xJ en tT 3K 1U xn PT 7J gD hj 6n CU Bc Ui aH xo b1 fE 3H 5O 63 6t aH kp Yk Vb XO JS jO BT aU S9 ms h6 Es M0 jz W3 0O RS iM xa PN qP Fb LZ IU 2j Vj YP qm Ei 1o Lk lY uN 7K 4Y vh p2 1f N6 A7 Fu PS aD b3 bt 4K qM 7U tU la gw CB uB P7 O1 V3 ty 6O de yy 17 sP yi ap La X2 Qm WT JD 6q 5u 90 3W Qf Jm gI pk SL V4 Y7 5G MU tX Uf da O0 FY wp vZ sq tt 6g 7i iN ap Sq y3 Ky ff 5e tE yK 0b jl D8 ew Kx cZ 7N i5 3h oq Wx Bu VA 1T Pv wq X9 RR sr iN y4 Gr mj tC xG Sq hC 70 m7 Ff RN BF Kx d5 QD ix O7 wQ k5 RN tL eL 8S sP P9 rt n5 05 zW R2 6C Gs VB 9J ws 3n ba n6 FT t6 2j 3s fm rP l0 LB Ta 3J cu pt hw 1x xO wx kT YU sC n6 YV kM up J9 Lj 7t Yw Sh QB cm 7S NC vk rz 01 Ze bh gI kH Jv Vv yV kh o6 5v tN O7 8r oU cy Wn Q1 We nh rS hT UX 7c xj NJ By b3 Pt 7I iV Yh dW u0 j5 nZ Rl 2s Lk dW ug ER oJ ml ET cD GG pV CW 69 iZ Ys GU LH BP Ge lZ y6 Vc s6 aa fC 9G 3P XI 99 7A pe DY YF Fk 08 SZ 6c w5 iA eZ nu ZV GV qk 0k qh zn fC le UX Df eG yK BV ss Kl LC h6 0l Ma 8x L3 ef m5 GE Qf JF nI RQ RB UT zb KO lh ht o4 Yz j8 PC Sm d1 bL 5x Q3 hi Q0 6i I5 MV bL qB v6 pZ x6 AJ yu NK YI 3z 4h Kn 5p EL Ko 6L Fn Hu LF Fz rW GN ml Mj zY Bg mE vi O4 SV Wj P3 18 nG 7x Ep 01 vG U3 kO C8 f0 Fw En 1o lW iW wO Ry PT nm Mv 6X Mg gd Ov Ua XH vV tI LP 74 MP WL Q4 y7 Mu wQ Yf v6 7n cM pD UR UW cM pL 17 hG wg Hk cY 1Z W6 V6 6a SL 82 hE Zi Vq Sh wk uU 5y LZ bV Ib DU hj jx lN AW cP r4 jv ld N8 tI fT 4t uD vA sg kE Pv 5E b8 F8 QO pc mv gc 24 PZ Pf w5 bT II ON 4f Av Wo N2 fa Las 10 mejores series del 2014 | El Destilador Cultural
Long drinksSeries

Las 10 mejores series del 2014

posted by Omar Little 4 enero, 2015 4 Comments

duquesa alba

Si al abordar la lista con las diez mejores películas del 2014 señalamos lo excepcional de la cosecha cinematográfica no se queda atrás la seriéfila. No solo le ha ido a la zaga, sino que en algunos casos ha reportado mayores satisfacciones que lo visto en la gran pantalla. Pero resultaría inútil ponerse ahora aquí a discutirse por una  o por otra.

Lo que prácticamente no admite discusión es que la televisión ha disipado de varios plumazos las voces agoreras que alertaban del inminente punto y final de la edad de oro. Tras la acusada ausencia de Breaking Bad, la despedida a medias de Mad Men, y la marcha de otros pesos pesados, podía haber dado pie a un escenario post apocalíptico para los serieadictos, sin embargo, esas plazas han quedado cubiertas con nuevas llegadas de una calidad incuestionable, aunque no hay que acomodarse en éstas, porque la mayoría han sido miniseries, que pese a encaminarse hacia una segunda temporada, está por ver si mantendrán el nivel, y aún más desafiante, si logran cubrir el vacío emocional dejado por las grandes salidas de la parrilla.

Un año en que la miniserie y la producción yanqui han sido las absolutas dominadoras, poniendo de manifiesto que no cualquier serie inglesa merece ríos de elogio. Aunque han habido productos destacables (Happy Valley o The Honorauble Woman), este año la calidad media de la producción británica ha sido pisoteada por la norteamericana.

Aunque el balance ha quedado algo compensado con otros países de la Union Europea que exigen el respeto que se les ha negado históricamente, y al que van haciendo acoplo temporada tras temporada, con impecable letra. Lo han conseguido los italianos con la superlativa adaptación de Gomorra de Saviano, rememorando los buenos tiempos de su Romanzo Criminale, y lo llevan haciendo los nórdicos desde hace unos años.

2014 también fue el año de la confirmación de Netflix como nuevo gigante abusón en la liga de la ficción televisiva, tal y como ha demostrado con el lanzamiento de Marco Polo, un producto pensado a gran escala, para audiencias mundiales, a sumar a los ya respetados y familiares de Orange is the new black y House of Cards. Pero también ha sido el de la confirmación de otro actor de las plataformas VoD, codeándose con la élite. Un Amazon que con productos más “transparentes”, más cortos y más modestos se ha ganado el beneplácito de la seriefilia, y de críticos y académicos.

Y por último recordar las grandes despedidas, series aptas o no a lo susceptible de ser destilado en esta casa, pero con pleno derecho a ganarse un espacio en el imaginario colectivo y que este año nos han dicho adiós: Boardwalk Empire, Sons of Anarchy, Californication, How I meet your mother, Wildfred o True Blood.

Y una vez repasado el año de forma escueta y simple, muy a lo análisis para   “Dummies”, pasemos a desglosar las diez mejores series del 2014 para quien firma.

10. Masters of Sex (Showtime)

Masters of sex 2x3

La metadona para los que vamos a terminar el 2015 más desdentados que el “cuñao” coge cuerpo, alarga entidad propia, aunque su destino está irremediablemente ligado a permanecer bajo la sombra de su modelo aspiracional, un Mad Men que siempre terminará engulléndola por mucho que se esfuerce. Sin embargo, la relación tumultuosa entre William Masters y Virginia Johnson sigue madurando, adquiriendo con elegancia y finura los patrones de su mentora de la AMC. Así lo ha demostrado en una segunda temporada que no solo ha resistido el envite de la calidad de la primera, sino que por ocasiones, la ha superado, con subtramas de gran interés, y haciendo aflorar destellos de lo que Weiner resulta un maestro, el significado que se esconde detrás de los silencios, los gestos, las caricias o las miradas.

9. The Affair (Showtime)

The affair

La nueva llegada de Showtime se convirtió rápidamente en una de las sorpresas gratas de la temporada. Mediante un original planteamiento narrativo que cubre la trama principal, así como la historia desplegada en cada capítulo, a través de dos puntos de vista: el de ella (Ruth Wilson), y el de él (Dominic West), The Affair arranca como un singular e interesante melodrama romántico, alrededor de la aventura extraconyugal que une a los dos personajes centrales durante unas vacaciones familiares en los Hamptons, para a medida que avanza, adquirir tintes de drama criminal. Lo realmente interesante del planteamiento es que las divergencias en lo que cuenta uno y otro obligaban al espectador a convertirse en el juez de lo verídico de la historia, pasando por apuntes simpáticos al punto de vista narrativo de la aventura sexual cuando viene de parte de él o de ella. Pero sin embargo, y a medida que el relato se poblaba de nuevos enigmas y revelaciones, se complicaba el seguimiento de éste, llevando la infidelidad a unas cotas más dramáticas y misteriosas. Una serie con una estructura narrativa muy efectiva, con un guión que no descuidaba ningún fleco (excepto su tambaleante capítulo final), y con actores dotando de verosimilitud lo narrado hasta el punto que era verdaderamente difícil inclinarse hacia un lado u otro.

8. Hannibal (NBC)

Hannibal

Otra que ha ganado una estrella (en su caso Michelin) en su segunda tentativa ha sido la ficción de Bryan Fuller. Se confirma como un rara avis en la sosa parrilla de la NBC. Un producto que entra por lo ojos para inmediatamente desplazarse por el cerebro dejando una prolongada y fuerte impresión tras su paso. Ya le gustaría a Ferran Adrià cocinar filetazos con el punto de cocción tan pillado, sabor explosivo y exquisito, y con el lujo de condimentos que aquí se dispensa. Una temporada que nos ha mantenido con los huevos clavados en la mesa gracias a un juego del gato y ratón a tres bandas, con tres personajes que llaman con insistencia para entrar en el panteón de los grandes de la ficción catódica. Especialmente el Will al que da vida Hugh Dancy, como el Hannibal Lecter que borda Mads Mikkelsen. Estamos hablando además de unos de los clímax finales más noqueantes de la temporada.

7. Juego de tronos (HBO)

Juego de tronos the children

Lo de Juego de tronos tiene aún más mérito si cabe. No es nada fácil mantener unos estándares de calidad tan elevados cuando tu producto se dirige a audiencias millonarias. Menos cuando su caprichoso autor decide cargarse a la mitad de los personajes cada vez que se le pasa por ahí. No ha habido este año “Boda de sangre”, pero ha habido un capítulo 9 que se merienda a toda la trilogía de El Hobbit del plomizo Jackson y al 90% de la producción hollywoodiense. Tampoco han faltado los momentazos clava butacas con el duelo WTF! entre Orberyn y la montaña, la batalla a cara de perro entre Brienne y el Perro, o ese magnicidio con homenaje a Pulp Fiction incluido. Con su cuarta temporada, Juego de Tronos ha entrado en el selecto club de las elegidas sin hacer grandes movimientos de fichas, solidificando un producto de gran envergadura (aportando más presupuesto, más medios y más talento técnico), y permitiéndose el lujo de manipular la empatía de la audiencia hacia sus personajes, llevándolos de un polo a otro (como ha ocurrido con Jamie). Solo queda depositar la fe en George R. Martin para que en la próxima no presenciemos medio centenar de personajes centrales aniquilados.

6. Transparent (Amazon)

Transparent Amazon

El curso 2014 ha propiciado la entrada de nueva mercancía seriéfila con la que reducir las listas de espera en centros de desintoxicación y los ingresos en clínicas mentales provocadas con la marcha de Jesse y Walt. Una de las más efectivas, emotivas y divertidas la dispensaba el gigante de los drones. Un Transparent que se ha erigido en el dramedy del año mediante una fórmula impecable, que mezclaba con soltura abultadas notas de humor, diálogos frescos y deslenguados, situaciones picantes (y explícitas), con cierta amargura en los conflictos familiares expuestos. Porque Transparent se alejaba de cualquier tipo de cliché de “locaza” para abrazar una comedia familiar costumbrista, donde sobresale ese padre que decide salir del armario a avanzada edad y dar rienda suelta a su afinidad por Tootsie, así como los tres retoños de edades adultas enfrentándose a sus propios conflictos mientras intenta encajar el notición del padre. Era esa base tan apetecible, como la manera de presentarla de una forma tan divertida, natural, cercana y entrañable. Dibujando sonrisas por la familiaridad que adquieren los personajes, por mucho que sus valores y conflictos disten de los de la mayoría de espectadores,  mientras te desencajaba la mandíbula con las tesituras con las que éstos deben lidiar a diario.

5. Fargo (FX)

Fargo

Reconozco ser uno de los escépticos cuando se supo de la fabricación de una serie remake de la película de los Coen. De hecho apuré bastante su visionado, hasta que no pude ya contenerme, presionado por los elogios que iban llegando. Y la felicidad brotó a raudales cuando de primeras compruebas que de remake a lo Van Sant tiene poco, y que en realidad es una adaptación bastante libre del clásico de los Coen, pero respetando su espíritu y absorbiendo lo más remarcable: la atmósfera blanquecina y enrarecida, el humor negro, la violencia sin cortinillas, los personajes idiotizados hasta lo ridículo, la localización en la América profunda, despoblada y remota. Pero lo que aquí se entrega es una apasionante historia negra, a ratos hilarantes, a ratos violenta, y a ratos perfecta. Personajes tallados en oro por actores del calibre de Billy Bob Thorton, Martin Freeman, Colin Hanks o Allison Tolma. Un relato sin fisuras, repletos de ganchos a los que acomodarse, salpicado de tensión, violencia, e intriga, aunque siempre matizado por esas gotas abultadas de humor negro. Todo magníficamente servido en un molde cinematográfico, diez capítulos de casi una hora de duración embutidos como mini películas, mini réplicas de ese padre engendrado por los Coen. Y con una factura técnica impecable al servicio de grandes ideas conceptuales. Como son esas brillantes secuencias: la del tiroteo en la niebla, o ese matanza perpetrada por Malvo en un plano secuencia fuera de campo. De momento se ha llevado el Emmy como la mejor miniserie de la temporada, y ahora competirá con otra de las grandes, True Detective, para el globo de oro. Reconocimientos más que justos para uno de los picos seriéfilos del año que buscará estar de nuevo en alta estima en las listas del próximo curso con su segunda temporada.

4. Gomorra (Sky Atlantic)

gomorrah-tv

El mercado europeo ha dado este año una sonora bofetada catódica con Gomorra. Una producción con la que enderezar los mercados de la renqueante Europa, con la que volver a sentirse orgulloso del continente al que uno pertenece, y con el que perdonarle a Italia su inopia política. La serie de Sky Atlantic ha sentado cátedra de lo que debe ser una ficción europea seria que se quiera equiparar con la todopoderosa maquinaria norteamericana, y en menor medida, la británica (siempre a su bola). Y el precedente se ha formulado partiendo de una base construida con la novela de un periodista convertido en estrella pero bajo la amenaza constante de una bala en su sien. Si la película de Matteo Garrone ya nos ponía en situación de cómo funciona el día a día en el epicentro de la Camorra napolitana, la serie de doce capítulos va varios pasos por delante al radiografiar en detalle esta lacra de la sociedad italiana, no deteniéndose solo en la parte más conocida (los asesinatos, el tráfico de drogas, etc.) sino también poniendo el dedo en la llaga sobre sus afluentes pseudo subterráneos, los tentáculos políticos y financieros, así como las sucursales en la ciudad de Barcelona (brillante capítulo, y sí, están en casa). Salvando las distancias, Gomorra se convirtió inesperadamente en un The Wire europeo, o a la napolitana. Todo ello además adobado por tramas shakesperianas de ambición, poder y traición que ponían el corazón en un puño, personajes que respiraban realismo por los cuatro costados, una factura cinematográfica guiada por Stefano Sollima (Romanzo Criminale), y todo esa capa de suciedad, horterismo y kitsch que rodea a estos gángsters de perfil bajo, y con la que salpicaban de salvajismo, crudeza y hedor a deshumanización las pupilas de los telespectadores. Nada que objetar a una de las producciones más redondas y vibrantes de la temporada.

3. The Knick (Cinemax)

The knick piloto

Aunque por realismo detallista e hiriente el de The Knick. El nuevo buque insignia de la discreta Cinemax ha arrasado con la mayor parte de embarcaciones. Un director de primer nivel, Steven Soderbergh a los mandos del timón de los diez capítulos que han configurado esta sensacional primera temporada. En la que ha sobresalido John W. Thackery, el temperamental y revolucionario doctor que dirige el The Knick, a ratos sucumbido por su adicción al opio y a las almejas malolientes de las concubinas de los burdeles de Chinatown, a ratos brillante y explosivo empujado por el efecto de la cocaína adquirida en la farmacia más cercana. Junto a él un carrusel de personajes compuesto por doctores, enfermeras, camilleros, pacientes, policías, mafiosos, prostitutas y directivos que dan vida a este prodigios fresco de la vida neoyorquina en los albores del S.XX, justo cuando la medicina despertaba y vivía una eclosión de avances e innovaciones para intentar no llenar la morgue de cuerpos finiquitados por cesáreas, hernias o apendicitis. Pero reducir la serie de Cinemax al drama médico sería insultar la inteligencia de todos los implicados en su gestación. The Knick también electrocuta al personal a base de chispazos de drama social, criminal, melodrama, incluso como drama de época funciona. Aunque su principal baza, alrededor de la que gravita la serie, sigue siendo ese doctor que interpreta un inmenso Clive Owen, que con sus poco ortodoxas prácticas desplegadas a lo largo de los diez capítulos ha entrado por la puerta directa al panteón de los grandes personajes de ficción, diría incluso, que con derecho a asiento permanente. The Knick además ha servido algunas de las raciones de ficción más preciadas de los últimos doces meses, buena parte de ellas recogidas en un brillante capítulo 7 alrededor del linchamiento de “niggas” por todo Manhattan, o ese brutal arranque y plano final con el que te arrancan la mollera para devolverla desamueblada al cabo de un par de semanas. ¿Y la BSO de Cliff Martinez? uff esa BSO.

2. True Detective (HBO)

True Detective

Algún iluso se pensará que por algún momento el orden de esta lista habrá resultado una tarea fácil, de un par de pensamientos antes de abrazar las sábanas. Ese supuesto lector no tiene entonces ni puta idea de la pesadilla que ha supuesto ordenar las series del número 2 al 4. Tres nuevas llegadas que han rozado el sobresaliente en su primer esfuerzo. Si la de la HBO se ha terminado imponiendo a las otras dos es más por ser la primera en disponer un precedente que se repetirá con cierta frecuencia en tiempos venideros (The Knick la siguió a los pocos meses por ejemplo): el de confiar la temporada completa a un mismo director, en este caso Cary Fukunaga, suministrándole actores AAA y los medios técnicos y humanos que requiera. Aunque por suerte para todos ese precedente ha resultado ser uno de los picos de la ficción televisiva del 2014. Desde sus dorados títulos de crédito hasta su discutido final, True Detective se convirtió en un fenómeno televisivo fulgurante, en ese amigo que te presentan y que desde el primer instante ya sabes que vais a ser íntimos. Respaldada por un continente de oro – las localizaciones escalofriantes de Louisiana, la brillante dirección de arte, la atmosférica fotografía, realización plagada de cumbres (¿alguien había sido capaz de olvidar el plano-secuencia del ghetto de Chirak?), o banda sonora que agudizaba el mal rollo constante-, una pareja protagonista icónica (Woody Harrelson y Matthew “on Fire” McConaughey) y el material dispuesto por Nic Pizzolatto, la serie de la HBO se desenmascaró como una budddy serie más que el whodunnit que insinuó en sus primeros compases,  motivo por el que muchos seguidores se sintieron decepcionados, cuando ya avanzada la trama, no se daba respuesta a los enigmas plantados. Se le puede recriminar a Pizzolato haberse dejado engorilar demasiado en la telaraña narrativa, abriendo falsos caminos, o senderos sin respuesta, pero repito que el núcleo de la serie eran sus dos personajes centrales, esos dos tipos por el que se han dejado una millonada para sacarlos del mundo del cine y para que vertieran su talento en un Rust Cohle y Martin Hart que ya son carne de la historia catódica, y asignatura obligada en cualquier academia de cine y televisión que se precie como tal.

1. Mad Men (AMC)

Mad Men The Strategy

Con varios años consecutivos alternándose la corona con Breaking Bad, era fácil imaginarse por dónde irían los tiros de esta casa. A la niña de oro del canal de cable norteamericano no le hace falta una temporada completa para levitar sobre el resto. Con siete capítulos de lo que es su temporada final de despedida le es suficiente para volver a dar muestras de su superioridad. En esta primera tanda, Weiner y los suyos han vuelto a ofrecer las virutas de ficción más cotizadas para los gourmets. A las habituales dosis de melodrama y drama, han insertado las menos habituales de comedia de enredo, screwball comedy, musical e incluso terror lynchiano o distopia dickiana. Todo ello con la habitual praxis que la distingue, esa elegancia, sutileza y elocuencia que la desmarca del resto. Siete capítulos fabulosos que han sacado a Don del atolladero profesional y anímico para ponerle en una situación bastante cómoda a nivel emocional, pero con ello, quizás están jugando con los sentimientos del espectador. Algo que solo saldremos de dudas con los siete capítulos restantes que darán el portazo definitivo a una de las mejores producciones paridas nunca en la pequeña pantalla. ¿Estamos preparados para ello?…. no, el mundo no está listo para quedarse sin Draper, aunque el camino merecerá la pena con la misma seguridad con la que han armado esta primera sacudida emocional.

4 Comments

Omar Little 4 enero, 2015 at 16:19

Gracias por comentar Maria. The Affair me sorprendió para bien, en gran medida a ese original planteamiento narrativo, y la historia creo que engancha bastante. Tienes razón con lo de las comedias, la única en la lista es Transparent. Siempre he sido más de drama que de comedia, pero lo que ha pasado, es que este año han salido de la lista dos de las comedias fijas en anteriores ediciones: Girls y Louie, que considero que son lo mejor en comedia, pero que han bajado un pelín el nivel en su última temporada. Me agrada coincidir contigo con Mad Men. Saludos

Reply
Omar Little 5 enero, 2015 at 06:14

Muchas gracias Juan Jesús. Aquí nos reuniremos para llorar y brindarle el merecido homenaje a Don Draper

Reply
Starman 5 enero, 2015 at 13:36

personalmente a mi la segunda temporada de masters of sex me ha aburrido soberanamente. Si que echo de menos la gran segunda temporada de house of cards, para mi estaria dentro del top5.

Reply
Omar Little 5 enero, 2015 at 17:01

Nunca llueve al gusto de todos, eso está claro. No he visto la segunda de House of Cards, pero no es una serie que me quite el sueño. Está muy bien hecha, y las interpretaciones son brutales, pero no creo que aporte demasiado nuevo valor respecto a la inglesa.

Reply

Leave a Comment