Series

Lost 6×12: Impresiones Todo el mundo quiere a Hugo

posted by Omar Little 14 abril, 2010 4 Comments

Everybody loves hugo

El trabajo se me acumula estos días, con tanto serión en antena. Vivir en los EEUU (o fuera de él y ser un ionqui de la series) es un verdadero quebradero de cabeza en la actualidad. Con Lost entrando en la recta final, con Treme dando el pistoletazo de salida, y con Breaking Bad superándose a si misma en cada capítulo, dan ganas de no salir ni para ver Central Park.

El tema es que antes de ver el capítulo, deposité escasas esperanzas en “Everybody loves Hugo”, pensé que seria un capítulo más antes de la traca final, pero incrédulo de mi, me acabo de encontrar con una inmensa bomba de relojería donde hay lugar para todo: explosiones, rencuentros, amor, fallecimientos, revelaciones, etc. Así que vayamos al grano, que aún tengo que ponerme con The Pacific.

Si aún no oyes susurros no cruces la línea

El capítulo, como los más inteligentes habrán deducido, gira en torno a la figura de Hugo:  ese hombretón cuya relevancia en esta sexta temporada es equiparable a su masa corporal. El capitulo se inicia en una conferencia dónde el Dr. Chang presenta a Hugo Reyes en un acto honorífico, como el dueño de la cadena de pollos más internacional (por cierto, que toque tan auténtico tenían las fotos de las tiendas Mr. Cluck alrededor del mundo: París, Japón).  Hasta aquí todo perfecto para Hugo en su vida del flash-sideway, el problema surge cuando su madre, ansiosa de nietos, se preocupa por la vida amorosa de su hijo, hasta el extremo, de haberle conseguido una cita a ciegas para el día siguiente.

Instante que conectan en la isla, donde Hugo reposa en la tumba de su amada Libby. En ese momento privado, es interrumpido por Illana, que le dice que va a ir a buscar dinamita a la Roca negra para destruir el avión, y luego por la aparición de Michael, quien (con voz de ultratumba (perdón)) le dice que si no actúa, va a matar a todos. Allí debo reconocer, que por lo temprano que era, he tenido mi primer latigazo (Wikipedia: dígase a la reacción física con la que el cuerpo se pone rígido ante un impulso intenso).

Regresando a la otra realidad, Hugo, descubre ante su sorpresa, que su cita  a ciegas no se ha presentado, pero que en su lugar y delante de él, tiene a un pibón, que por físico no compenetra demasiado con él, pero que sin embargo, afirma que se conocen. Esa chica es Libby, y el único problema que tiene es que está ingresada en una institución psiquiátrica.

De vuelta a la isla, shlapaaaaa, otro latigazo con la muerte de Illana. Sí, sí como lo oyen, la mujer venía tan contenta de recoger un poco de dinamita, que en esas, sin sugerirlo para nada, explosión que nos pilla a todos a contrapié. Un gran detalle, ya que siempre la dinamita ha sido muy inestable, pero la realización siempre se encargaba de subrayar la tensión cuando ésta hacía acto de presencia. Y en esta ocasión nada de Hitchcock style.

En la realidad paralela (se han dado cuenta como hablo esta vez de los flashsideways. Esta vez sí) Hugo ahoga sus penas con un menú jumbo de su propio chicken en uno de sus aceitosos establecimientos, cuando de pronto irrumpe un Desmond por la puerta y se acerca a la mesa donde está Hugo devorando carne. Desmond le abre (no el apetito, eso nunca hace falta abrírselo a Hugo) la esperanza y la fe de que realmente Libby está conectado de alguna manera con él, de que le dé una oportunidad. El tío ha completado su objetivo, y el mendas que escribe se contenta de que los guionistas hayan solucionado de esta forma, la misión que se marcó Desmond en el final de Happily ever after, cuando pedía al chofer el nombre de todos los pasajeros del 815.

Después de la inesperada muerte de Illana, y no muy afectados por los acontecimientos, el resto del grupo se han ido hasta La Roca negra, para que la muerte de Illana no fuera en balde, pero Hugo, con unos objetivos diferentes, se ha adelantado y ha hecho explosionar el famoso barco (cosa que me alegra en parte, porque últimamente se estaba convirtiendo en la Ramblas). Como era de esperar Richard ha tomado un cabreo considerable, y sigue empeñado que la única manera de que John “the hell” Locke no salga de la isla, consiste en petar el Ajira. Así que él, y Ben y Miles que se le han unido, han ido a los barracones Dharma para reponerse de arsenal. Mientras los otros (Lapidus, Sun y Jack) han confiado con las dotes interpretativas de Hugo, y se han encomiado a él, que les dirige (inexplicablemente) hacía el grupo de Locke/humo.

En la otra realidad Libby y Hugo han seguido viéndose para consolidar su relación, primero en el manicomio de Santa Mónica, donde Hugo cree no haber estado, y luego ya en un sitio más idóneo para citas (¿la playa de Santa Mónica?) donde les observa Desmond desde un coche, y se alegra que su misión vaya sobre ruedas, cuando ve a Hugo y Libby besándose intuyendo que Hugo también la recuerda (que es como es). Me flipa el nuevo cometido del Scotish Bro, y más viendo su Carmaggedom final.

En la isla, mientras uno y otros discutían que hacer, el humo y Desmond habían tomado un paseo con la excusa de que el primero quería enseñarle una cosa al otro. En un momento, mientras andan por la selva, se vuelven a cruzar con ese niño que parece salido del Señor de las moscas, y que da más mal rollo que el vecino de Rosemary (allí he tenido mi tercer latigazo, ummm… pensaba que sólo habían sido tres). Finalmente llegan a un pozo y tras la típica charla del humo negro, y de una pregunta lanzada : “¿por qué  no tienes miedo? Nadie sabe que estamos aquí”, de la que un muy crecido Des no quiere decir nada, la reación de Flocke consiste en lanzarlo por el pozo. Sé de más de uno que se habrá cagado en Dios, o en Satanás, por el sacrificio, pero creo que la isla aun no ha terminado con Desmond. Sea como sea, me han vuelto a meter gol, shlapaaaaa, latigazo cuatro.

En otras el grupo de Hugo se dirigen al encuentro con Lockus, en el camino, hay una interesante charla entre Hugo y Jack, en el que el primero le plantea sus dudas sobre sí realmente está haciendo lo correcto, porque reconoce que Jacob no se ha comunicado con él, en esas Jack explica que tras la muerte de Juliet ha decidido dejar actuar a los demás, seguir las órdenes de otros por mucho que le cueste aceptarlas, y con todo ello, se nos ha explicado bastante bien, su nuevo rol en la sexta temporada, y la conversión a hombre de fe. Esto me ha parecido interesante, pero quizás más saber, gracias a una charla entre Michael y Hugo, que los famosos susurros, son la gente, que como Michael, están muertos pero atrapados por la isla, algo así como los desterrados.

Finalmente el grupo de Hugo se encuentra con el de Lockus y hasta allí hemos podido ver.

Pero los cabrones de los guionistas aún nos guardan otro momentazo. Esta vez, Hugo no tenía nada que ver, han hecho una excepción en sus esquemas narrativos para explicarnos una breve historia de venganza. Nos encontramos en la escuela de Ben, donde Locke hace sustituciones. Allí vemos a Desmond con sus gafas en el interior de un coche. Suponemos que está allí para seguir iluminando a los pasajeros del Oceanic con lo que él ha descubierto. Pero en una de esas vemos a Ben que le manda bajarla ventanilla, y le pregunta si está esperando a su hijo. Desmond no parece hacerle demasiado caso, porque su mirada se fija en un hombre en silla de ruedas que cruza la calle, tras finiquitar la conversación con Ben, Desmond acelera su coche y se lleva por delante a un Locke que sale volando por los aires. Concluye el capitulo con un primer plano de Locke moribundo en el asfalto. Grandes.


4 Comments

Aladdin Sane 14 abril, 2010 at 23:28

Gracias Desmond, tendrias que haber hecho marcha atras y acabarlo de rebentar.

Reply
Omar Little 14 abril, 2010 at 23:38

JAJAJA. No sé porque Aladdin pero sabía que esto no te iba gustar. Pero supongo que el capítulo sí, ¿no?.

Lo que no acabo de entender que le dé al Carmagedon con Locke, él no tiene la culpa!!, él no sabía lo que se hacía!!!.

Reply
Aladdin Sane 15 abril, 2010 at 08:30

que es caramagedon? A ver desmond lo atropella porque es el unico que no sabe que antijacob esta en el cuerpo de locke. Por favor que se carguen a sayid; una retirada a tiempo siempre es una victoria, aunque incluso es demasiado tarde para esto…

Reply
Juanjosé 19 abril, 2010 at 16:13

Circula otra teoría interesante: Desmond trata de hacer que todos recuerden la isla, a través de una fuerte impresión (no es la palabra más adecuada, ya lo sé), ya sea con el amor (como con Hugo) o con la cercanía a la muerte (como con Locke o como Charlie hizo con el propio Desmond).

Reply

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.