Series

Lost El Epílogo: Impresiones «The new man in charge»

posted by Omar Little 8 agosto, 2010 3 Comments

Como suele ocurrir en estos casos, ayer se filtró el Epílogo que pretendidamente querían vender como valor adicional para comprarse el DVD de la sexta temporada de Lost. Y como fanático sediento y perdido no pude resistirme a la golosina.

El Epílogo en cuestión dura tan solo 12 minutos, y nos movemos en él a través de la figura de Ben. Pero también aparecen el nuevo Jacob de talla XXL, y el desaparecido e ignorado Walt. Todo está impregnado por un tono humorístico, que sólo habíamos percibido en los capítulos protagonizados por Hugo. Que él sea el nuevo hombre en el cargo debe influir hasta en el tratamiento que se da a la serie.

Todo empieza en un almacén de logística situado en la isla de Guam. Allí dos operarios se encargan de embalsar la comida con el logo Dharma que de tanto en tanto cae en la cabeza de los habitantes de la isla. Ese par de Dharmeros, con pintas de haber compartido una noche de humo con El Gran Lebowski, llevan 20 años haciendo lo mismo, a pesar de que la iniciativa Dharma dejó de estar operativa. La explicación reside en otra terminal (la Farola de Los Ángeles) que envía órdenes a estos de Guam de forma automatizada. De aquí la llegada de Ben, que como representante del nuevo hombre en el cargo, y cómo muestra del cambio de rumbo que propone Hurley en su política, les alerta de que su trabajo ya no tiene sentido y que pueden hacer las maletas y largarse a casa.

Eso suena bonito, pero cuando llevas 20 años como un robot haciendo un trabajo automatizado necesitas algunas respuestas. Y es allí dónde empieza un interesante juego autorreferencial, donde los seguidores de Lost quedan representados por los dos trabajadores Dharma, mientras que Ben hace de portavoz de Damon Lindelof y Carlton Curse, dispuesto a contestar una pregunta de cada uno. El primero llevado por la emoción del momento la caga por completo (lo mismo que me hubiera pasado a mi con la tensión y la carga que eso implica) al preguntar dónde se han estado enviando esos pallets, respuesta que todos sabemos, meeeccccc, wrong answer. Más perspicaz es el segundo que le pregunta porque cojones enviaban comida para osos polares (yo quizás les hubiera preguntado dónde la consiguen, porque en el Eroski ni rastro de ella). No obstante esta pregunta da pie a que un preparado Ben se saque de la manga una de esas fabulosas película de orientación de la Dharma en DVD (¿en DVD?, sin duda la Dharma estaba muy avanzada a sus tiempos, seguro que James Cameron se curtió en el campo tecnológico con ellos).

Dejando a un lado estos detalles, el vídeo de orientación de Dharma es un jugoso homenaje, con aroma de serie B (genial el hombre sin brazo) y sobrecargado de humor. Su guía, como no podía ser de otra forma, es el doctor Pierre Chang (¿hermano del tenista que llegó a la final de Wimbledon?), a través de sus explicaciones se desvela el misterio del oso polar, y de refilón se tocan otros temas, como el tema de los problemas de fertilidad en la isla, o la misteriosa habitación 23. Donde a parte de sonar un tema que parece compuesto por Veneterian Snares, descubrimos que allí  sometían a los hostiles a un proceso intenso para que borraran de su memoria su paso por algunas de las terminales Dharma. Viendo la claridad con la que Chang expone las respuestas que los fanáticos de la serie pediamos, los dos trabajadores responden que tendrían que volver a verla (siguiendo con las autorreferencias con los espectadores) sin embargo nosotros podemos repetir las veces que nos venga en gana, algo que no lleva a cabo Ben. El maquiavélico debe desplazarse al recurrente manicomio de Santa Mónica. Allí no le espera Hugo, sino un niño (ahora un adolescente que intimida) al que hacía años que no veíamos, y a nadie le importaba un carajo, de hecho el propio Walt se queja de su abandono (otro guiño con el público). Sin embargo Ben está allí para llevárselo de vuelta a la isla, donde presumiblemente Hugo lo quiere adiestrar como futurible candidato y que la tradición isleña siga su curso, una manera ejemplar de cerrar el ciclo de esta histórica serie. En los momentos finales irrumpe un Hugo cambiado, maduro, en definitiva crecido y llevando lo de ser un Jacobita muy interiorizado, a modo de cierre de este epílogo de Lost, y lo que más seguro, y hard, lo que sean las últimas imágenes que lleguen a nuestros ojos de Perdidos.   

Una lástima que no se escogieran con más tranquilidad las preguntas a contestar, los guionistas deberían haber navegado un poco más por foros y blogs en busca de ellas.

3 Comments

Bitacoras.com 8 agosto, 2010 at 13:42

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: Como suele ocurrir en estos casos, ayer se filtró el Epílogo que pretendidamente querían vender como valor adicional para comprarse el DVD la sexta temporada de Lost. Y como fanático sediento y perdido no pude resistirme……

Reply
Josh 9 agosto, 2010 at 05:48

Lo de los DVDs lo explica Ben con un «Lo siento por la calidad, están pasados de un Betamax» o algo así y juzgando por la cantidad de videos orientativos no seria muy practico andar cargando con una pila de ellos.

Reply
Omar Little 9 agosto, 2010 at 08:45

Pues tienes razón Josh, no había atendido en ese momento. De todas formas yo no me paseo con una colección de DVD’s para contestar a las preguntas que me hagan. Aunque visto los constantes guiños, quizás no sea más que un mensaje subliminal del palo: “cómprate todos los DVD’s de la serie si quieres obtener respuestas”.

Reply

Leave a Comment