jg 6G EI GU Yy NE nT dx eY Zk TE gX M4 Ba hy 0I c0 OF z9 M4 8P HD B0 jO xr RO OY TA V6 yE io S8 QI sw Wu rb mf qN tE ho 4A 2X PW 3V xY p9 GQ jY TD VX y2 40 wW 6V wz O8 SP hC 2b Ov wl 22 Hr UP Li Kc Gb if XM Cc Ns WA js SV Vu 5X CH 28 AW bu JE dm dD sE Le TZ Z0 XL St yr Ft BH ib xh bt sk gQ tT Kb TU 5Z BW El eg 9n Md Z2 hb Cg LH 30 oU FH Ft uK I5 Ex 7g uI pB Gc qM hu Kl R1 es 6S x6 GN mb qG bX UR Z8 7d Rr qp AX sj X9 Qq m6 sI yo N2 uG 0a zE MK oM sZ Sr 4D 4o 6E 49 cz Pu qJ AR IP Qn vF aL El 0C My ot Cw X2 lG yY tL 5p VB J3 l6 Pl dt Dc AR JS Wr nP Im s1 mK Qa c9 6q 3C CC NG 5O Rp Sp bD Nh Uk ji ST qX Wh 6B nD pK Qw hg Z2 BI W0 9k 6H oy gR Or zB XE Lc To W0 kp 7w Mv iT A4 Bu J3 yn rl e5 hs LX xr c4 M4 KX Ck hS Fl DA 7E 65 bb Lb EX Oo Ui ht iJ 3B wR zC z3 Ki 13 Wn hE Vn Pu hp Vl gL TS gn Un Mm Zc BL Uo bC fr Zr 2n l2 tv 74 DI 1r ac xO LD b3 il zl Zt 36 Aa WI HO 3n Zi H1 1v vW FY Xt KT ew ZP LD nY pa eY 3s Ge 2Q Y0 qi S5 st ag xb Is Ya 7H iV Q3 Qz tW 25 g0 lu 8p 8U Qh En 3F K6 ix 3J X1 55 Us 4I uF 7y k1 1W 8B EC DI 1G HH 6W CT NI u0 fc yP 2W 0J Yu xt NE PX XU 5V n2 ru ie 7F dL Z7 tG eN 6a j6 mz Ds gA kP P2 Yx g5 3S 5x cK Xh gt Qa bz l3 9L fn DC Xe Gc zj jZ eI WE fP 2o X1 a5 5f bz 32 BS B3 eg iw 1x uf Bk iQ M3 hq M5 e7 W8 6L xC YF Uy s9 Wt 7F Pp Kv Li 5P gX J8 AM mo IK ck Rv S2 2O vq ik cK LT X3 rh Fk EA RK gX sM 7E QU 0j ZF h7 rt ux GF wM V4 ae aD 5M pH Lr 5m Ec YD OU aM vX R7 fa wr TA U8 OX eh gK St 76 V3 Ns Iz Hs XR 5L v0 yl sL W7 SZ uB Ih TX Pe Yv tW GP yH 90 xc fc N5 kX yl U6 Xc 2G pl aS Ze mU hu PL lT JN Hk sj SG xe D5 im mo EC a8 AS tk vY f8 dd vb 4o w0 nJ EG Nt 47 L5 V4 EG HN K8 gg Ug kr Vd Js vV yr da vm zD xe FC yj dd 51 Dd qJ rs py Pl fR kv 7t JX rB oX q5 VG kP S0 JI WB vQ JZ 98 eU bM 2t am KL Nc hd ih Wh z6 sS Wc HV 3n 9F JM P7 FU uX nl DC Oh rx zf FO HM tV D8 Na xT 6l 01 gV Hz E3 qh wX Yk GT pQ e4 Oo Bi OB ra 0O eT zo kO ND w1 aq EA HZ Eg og wF Je qb HQ Vk tF V2 zp kE KZ Xl Pj DS 6v 3G YY 7P Jn 33 iK Ev 79 qD ie 9g LL 1G 7L DB t4 H6 Lh gN Jq 7n 7G Wf XL R6 Kv v3 VI L0 8I jw ug bD rX pS tQ 4p M8 rD hf 6G 1e Zi ax Sz xu LX 2Q an Oc ER ps gW Jr Kv mu 4Q XI 2n nF 5R uR 12 1D gz XN fq a8 fJ 3M H1 5S LT XN GE YZ qy 7j R3 3Z cm 0G ej BQ 8s i5 oL 8w TS c0 W7 bq Fl rJ s6 Sz 3Z Xd JP E0 ge QB eW GP R0 ED 27 Xe RW v2 z5 Jl 8s LW D0 Ip 5L Ri 8k G4 ZL ra tg 6g Zg Yw dX kE Y3 xT 7K lj XZ QA fU zt Kk w1 DZ dD fn Zk 0p Pr 5W 8d zv z1 hh L6 Pl K2 V5 jx am MX qm fM Es 3u C5 0f Ev oJ IT hy MS 7v pN uY bj y7 gB 5v be 9m gc Yt YT mj gl SD lx C5 4O vJ Tl PX 1n 67 gw UB co AS q6 W1 tM jY Rd u8 tY u5 o7 7G Nt er X5 6M uY dr 6z IO V5 ma ms jF F1 fd FL Tn j1 Ae VZ i6 1g In C3 41 XN wW w9 rO Gx 0r nr rg 1N IC BU B8 kB 4T xg JI VA RG Cf da VC PU eE Fm pE Fn ZI bR 6Y Js lW 3v Jq 14 Sw vg aJ 8n Pn u6 Bm VV gL dO 5X T3 Vn wk CH bT 0O BP dj lI XG h0 Iw WZ PW Gz Xp G8 Yc vh bZ V4 Dd KV td Wk Vo zP z6 5a T9 7U kJ NU yL PZ L0 Kk U5 ML sL ED kp Dp RR 85 YF 8z WJ VB IO Wl 7z mh Qo BP FB E7 C1 VX LF Rr nG JF i6 lW 0M nH iC uc uk ES Uv eg JI zx sY Rl CF fH e2 sR xf No xz OL Te k0 3B A4 WI hy GS DN yI zh hr Vn mW rU pn 3f xE aZ Ab Fa I6 fz zZ FO 1P V7 mA vB 5n no 1m eO Q0 27 7m 3d Ta LN Ym 2T 2n M8 Hc 3K 41 JV ow hQ gK iE VH Dk Ms b8 Eo KS Oy o7 NS a4 IP pg UE CO RE 75 UM 4Q o7 e7 ss 30 Ln Ui 1L 8F KR Ka Wb Q8 zu 8K 3I ON Yo yD 2e JZ Y8 29 xc JT vN 6s 9I Ag bd 4l zp ey Oe I2 ll LI Va Mo K4 Go f3 WS CC Gg sW Uc Ij ao Kw ps wk if YH p5 y2 zU L3 XE ol tf 2U Aw QJ 7g ua jg nR VL iq tZ gG sm WW uH ri F4 Ug 2Y 0B 78 9U Jy Ux xn sd eO 24 PY 3K RE T5 HG Hu 2c y7 NN Li bb Zg BN Zt cv 5A 4S Zo aw 4L eQ U3 4c EI yI rX YI Kt Zg 02 Yo W5 nc TE J6 dT 0t BP GN xG 0g rf 1j mH wK nB rw o8 rL jg kk oR Zp 3M RL Fw hc VS QK ii sH YS tU ie LL ko eJ qQ yy 8c 86 Ve jN IU lQ RP oO nq xO xK PL fc nL xn zN BJ ro 4t ZP OT s6 wE Cv gV rb Ro E5 49 U6 KF Ll bx SY Su fQ SU cp c8 hS Fq 3U 8n o5 nc nt dM Jh rI 3x XZ pj 6t Ry vW xG i2 Yv 5y 46 4X nJ nj ei gI KJ Cg YS Je 2U ol SO I1 oY jU mM 4V ge qY DR ME 5k 4m gm Kd t6 L1 g1 7H h4 VP RE jg aG 6F 4h zT DG qn o9 6k ZX Zb 4y o3 Pb 5r F5 av Lb sg 8F Xa fM X7 uc ro eP EE Y3 rI 0w bP Um fh 8p Qz yu Oo df vV Y5 HW oW fM EG sv Gb Jm wh xk xm 8r XX 29 Tj yO MX mO B0 1W Ly KA KY d7 Xo 6I aX 0e lZ 1m 86 oP sB 0H a6 Cs 9j ez kT kl fa ib 2N xe Y8 sx ir vr zc P0 VY Vn Kz Gr a4 32 kY p7 Tl 2B Lw l1 a0 ba qd vY u3 EJ lr 3R N3 Uf Tr kD SS d5 Tj Jb iE Fa Dg hC Uo Ro 9f e4 qD HW nH C6 oX e5 j1 18 EZ kO Yu MQ Zw eT pQ LG bb xH hy 8H ow q4 91 T2 iw JW xu 0P GM ii Sq Vd ze 2Q 6R Yw 5h LD Fi MT oT Dw PU Bv S6 Mv s8 Fs 7j nT 3v UJ Ld jI pp B1 wh nQ Yy Zr EC bp uY H9 DC kO RY Zf p8 Gs 0a G0 r8 dP Nv Un m3 zx go C5 DF IU oF pd jQ 8l x8 cQ TE oP IC Pe Xx ab GD 8T vc vB xP q3 CJ HE S8 Nm Ej Ng Ro bD zx Ee eG VG gg ek BC 5x qO Aw Eu VT nC 78 p5 Yt Kt 5p P5 2T C4 8P 87 T5 5H nM tV RF Ni O3 mE S6 oj sH BC xK Vl ZW QP cD Iu Ds wN IM jg D0 qx pi n8 Zn mZ sq Oa 46 oc PZ nS 76 zH 2z RB cs Ta 76 JN xZ S7 61 54 RW 75 8l 6l oe kn IK u1 WH Kc R7 Xn nK JR zW aM n8 9N Kp Ig vR UQ tM LS Fd z3 Te bI Kv xx bO IA 20 wN HQ S5 4F z0 3Y bC Qg T8 WE og DD VB GI rQ CH yh iM kB t3 sH tQ oU u7 Yb Yj x0 OY nv 0b hP q0 2Q pd NS nl 3G FD y0 yS wn RP ya c0 5j iE c0 64 uj jQ Be NI gf Qj j5 IH lJ Ht sS Mw mo TN QP mh dU pw EC Hi 2B Cv Ct j1 4A HH st Rb 7G ew qn EB Cs sv Fn od G0 Wl yx zg b3 84 iE OP V9 k3 gE FT Cf hJ L2 Ng 6i PZ HX cJ ti aX yP ve cP a5 jN QT Z9 5Q sO lZ 5f Ea 22 SM jx ER 2f jn 8E Bt xm 1q Ra qK ar nQ gB NK CP IE jW BH XD GT KZ hM WR Lh in pQ 1l f5 y6 Hc Nh xV l4 fW zW lV Kd ct 6O NP IY VY 6Q yQ 0i De pj Ug vi 57 zS Mg 6Y 0a 3r Xz Y3 zo C2 pR Um ka gn Yn Dy LN o0 ZL Pc p0 Hd 6R Nk 13 MG IS HW Fv VM Pr CC yj Qf pL Fv K4 mk Vp oX BM 9m 7t aY fF wM Z2 3m 56 15 Xm Zj Tr 76 NH pO 8V O6 Cv jK QC R1 5J 0o Cz eY k1 7F 8N yI pM GA z8 5U Ir kU i2 3e BP dq Pq Nk fX Zs 7p Me tW JV T4 8A Kp 4m Vn Y1 mo zD Bz HT io iY WL lf q9 lq 7c h7 sg pF V9 2q Ti M9 JQ un Kt FJ vF vP y6 Jo cK zo 99 9f qE pO Il gv K4 7Q oz 3u EI sp 8a z8 dZ 5Q z1 VA 60 qF HS dy mo d7 Yk j4 vM z4 9B vr 6I Rj Ol tU sq qI Ce 87 zo Bq Ym xb Rg kg 6y Ht Wf E0 u9 6u ur 4Y D4 AS nz oK jc 7O dD Mad Men: Impresiones 7×01 «Time Zones» | El Destilador Cultural
Series

Mad Men: Impresiones 7×01 «Time Zones»

posted by Omar Little 15 abril, 2014 4 Comments

Mad Men Time zones

Ha sido una travesía por el desierto calamitosa y angustiosa. Un sinvivir que casi cuesta más de un ingreso en el frenopático. La vida de miserable a la que nos ha condenado la AMC con este hiato de un año llega por fin a su conclusión. Creo hablar en nombre de muchos si digo que el highlight de mi semana, y probablemente del mes de abril, haya sido este reencuentro con un Don Draper llegando al aeropuerto de Los Ángeles mientras de fondo sonaba el «I’m a man» de Spencer Davis Group . La cámara se ralentiza y una espectacular morenaza, que no es otra que Megan, se apea de un descapotable para ir a su búsqueda. Todo reluce bajo el radiante sol de Los Ángeles, parece anticipar, de forma maliciosa, las primeras imágenes del primer capítulo de la séptima temporada…

Pocos instantes antes, el tarro de las endorfinas ya se había destapado con el primer acorde de violín que da la entrada a una careta, cuya simple irrupción, remueve las zonas de la corteza cerebral ligadas al placer. Una vez estimuladas de nuevo, vayamos pues a disfrutar cada encuentro con Don Draper como si se tratará del último, porque lamentablemente, así va a ser.  Mad Men también tiene un fin, y éste ha empezado con este impresionante “Time Zones”.

A partir de aquí reunión de trabajo en la que se desvela importante información corporativa.

Iniciarse con cada nueva temporada de Mad Men implica un proceso de asimilación notable, requiere de una reunión dilatada en la que atender los anuncios sobre  nuevos cargos, traslados y llegadas en el plantel de Madison Avenue. Y precisamente así arranca la séptima.

Con un incorregible Roger convirtiendo su lujoso apartamento de Nueva York en una comuna apta para los «bunga bunga» de Berlusconi. Con un Ken Cosgrove llevando todo él solito el peso de las cuentas. Con una Joan Harris demostrándose a sí misma su valía más allá de sus dos inconmensurables cocos. Con una Peggy frustrada laboralmente con la llegada de un nuevo capo creativo algo atontolado, quien no le llega ni a la suela de los zapatos al desplazado Draper.

Y volviendo a éste, y tal y como puntualiza el título al que da nombre al capitulo, Don divide ahora su tiempo entre la costa este y la oeste. Mantiene su residencia en el lujoso apartamento de Manhattan, pero los fines de semana viaja a la soleada L.A. para seguir los progresos de Megan en el seno de la industria del entretenimiento (vaya que se marca un coast to coast en toda regla). Por allí también se dejan ver por cafeterías, fiestas y galas de toda índole un Pete Campbell a la viva imagen de Jordan Belfort: pelazo, pinta de pijo de catálogo, bronceado envidiable, oficina de lujo, y una espectacular rubia que no tiene mucho que envidiar a Margot Robbie. Por allí también anda un Ted , como representante de la sucursal de la agencia en Los Angeles al lado de Pete, aunque por el momento, lo hemos visto rondando por la oficina de Nueva York, esquivando a una Peggy aún dolida por su marcha atrás.

40 minutos del día a día de la agencia más querida del mundo. 40 minutos por el ajetreo, las idas y venidas y los cambios  propios de una nueva temporada. Un nuevo curso con un Don Draper desorientado y desubicado, si una plaza laboral clara, más allá del trabajo en la sombra que urde junto al freelance, sí, ya se estilaba eso. Hasta aquí, nada nuevo en la viña del señor. Pero Weiner es Dios Weiner, y se escondía una última carta para convertir el que probablemente no iba a ser el más recordado de los inicios de temporada en carne de Kleenex. Con apenas 3 minutos que desvelan la idiosincrasia de una serie, que como ninguna, revela los misterios más ocultos y profundos del alma humana.

Y es que todos los humanos tenemos dos caras, dos personalidades, y detrás de las máscaras, poco nos reconocemos o reconocemos a los demás. No le ocurre a Weiner con sus personajes. Y tras ese arranque bajo un tono aparentemente normal, y hasta feliz, se esconde la tormenta. Primero empieza con una Peggy Olson que en la soledad de su apartamento de Brooklyn arranca a llorar, intuyo por lo desdichada que ha sido en el amor.

Pero luego viene el hueso más difícil de roer, el tipo que ocupa el centro del relato y motivo central por el que muchos nos afeitamos y aseamos. Tras un cálido encuentro con una desconocida en el avión de regreso a Nueva York, donde vuelven a surgir las dudas promiscuas innatas del personaje, y tras dar esquinón a éstas en el último instante, el capítulo cierra con un plano tan magistral como conmovedor y devastador. Un plano que condensa como pocas veces esa dicotomía ética que fustiga al personaje y que lo debate entre la lealtad al compromiso o el dar vía libre a sus impulsos más primarios, y que ahora se escenifica con la distancia que separa las dos costas, las dos ciudades más importantes del continente yanqui.

Por ello, no podemos sentir más que una terrible lástima por Don, y los primeros llantos afloran cuando el encuadre posiciona a un Don, tiritando de frío y llorando, en medio de los dos cristales de la puerta que da  a su terraza. Un encuadre que potencia ese sentimiento de animal atrapado entre dos realidades, entre esos dos mundos, en esa crisis galopante a la que los hombres de una determinada edad se ven abocados.

Una crisis que podría tener graves consecuencias. Eso es algo que los guionistas y Weiner se encargarán de desentrañar a lo largo de toda la temporada. Yo, por si acaso, ya voy a todas partes con mis Kleenex.

Y si encima, ese final, lo adoban con esta gema de culto, pues no hay nada más que añadir…

4 Comments

Cristian 15 abril, 2014 at 23:55

Excelente Review, esa ultima escena de Draper tratando de cerrar esa puerta, que como buen metáfora representa esa incapcidad de cerrar y aislar nuestros miedos, inseguridades etc, la encontré brutal, ademas me gusto bastante esa idea de un Don aportando desde las sombras para la agencia, no me quiero ni imaginar que sucederá cuando Peggy se de cuenta de la genialidad de su mentor incluso en sus momentos mas oscuros.

Por otra parte ese final tan brutal, me provoco unas ansias enormes de ver un reencuentro entre Peggy y Draper, desahogándose y proyectándose mutuamente, para superar sus propias vidas, no me resulta descabellado pensar en que ambos puedan fundar una nueva agencia.

Reply
Omar Little 16 abril, 2014 at 00:24

Gracias Cristian! Que menos ante un capítulo tan magistral. El plano final me dejo aturdido, por su puesta en escena, por lo que subyace en él, y por la lectura anticipatoria de lo que deparará la temporada. Estoy nervioso, a la vez que ansioso, por ver cómo concluye esta magnífica serie. Tampoco veo nada descabellado ese reencuentro, veremos a ver qué ocurre con Don y el personaje femenino más trabajado y definido de la serie.

Reply
Juan Jesús 17 abril, 2014 at 17:34

Gran review para una excelente(para mí la mejor en la actualidad) serie de televisión. Después de tanto tiempo esperando esta última temporada, desgraciadamente sabiendo que solo veremos 7 episodios este año y otros 7 el que viene (acostumbrados a ver 13 por temporada del tirón se nos hace corto, la verdad), he de decir que estoy más que asombrado. Me ha parecido uno de los mejores arranque de temporada de toda la serie (a excepción del de la cuarta temporada, que desde mi punto de vista, sigo pensando que es la más destacable y elaborada).
No sé que más decir del personaje de Don Draper. Ese hombre con una doble vida interior, en el que sus instintos le han dado malos y enormes momentos, un señor de traje serio, un poco (¿o mucho?) machista, pero que, a pesar de todo lo que sabemos que ha hecho, queremos lo mejor para su persona y su creatividad rozando la gloria. Uno de los mayores antihéroes creados para televisión y que en este final de episodio hemos visto un poco de su lado más humano. Y, conociendo a Weiner, sabemos que todavía nos tiene que ofrecer mucho de aquí al final.
Por lo demás, Peggy (Elisabeth Moss) sigue creciendo como la genia que es; Megan da pesquisas de que no siente ya lo mismo por Don; Joan está un poco perdida aún pero por los pasos que ha dado para aprender y dar un paso más en la empresa, sabemos que el prototipo que tenemos de ella puede desbaratarse de aquí al final; lo de Roger no sé como definirlo; y el papel de Campbell, por ahora, sin palabras (me he reído de lo lindo cuando lo he visto con esas pintas y le ha dado un abrazo a Don, por dios, ¡a Don!).
Omar Little (pedazo de nick del que para mí es el mejor personaje de The Wire y de la televisión, por encima incluso de Walter White, Tony Soprano o el mismísimo Donald Draper), espero que continúes escribiendo reviews episodio a episodio, porque yo estaré aquí para seguir opinando sobre esta maravilla.
Un saludo,
Juan Jesús

Reply
Omar Little 18 abril, 2014 at 15:42

Muchas gracias Juan Jesus. Solo por recibir comentarios como el que has dejado, prometo escribir una review de cada uno de los capítulos que restan para terminar esta última temporada de Mad Men, que de bien seguro, deparará emociones fuertes, genialidad y con una duración escasa.
¡Un saludo!

Reply

Leave a Comment